Acceder a la web de Zenda XLSemanal
  • Georges Rurba
    Participante

    25 diciembre, 2017 a las 11:39 am #11766

     

    Hola y Felices Fiestas a tod@s.

    Aquí os dejo mi relato. Espero os guste:

    https://rushonlytattoo.wordpress.com/2017/12/25/un-milagro-en-los-bolsillos/

    también lo podéis encontrar en :

    http://www.sttorybox.com/stories/85720-un-milagro-en-los-bolsillos

    Salu2!

    25 diciembre, 2017 a las 3:38 pm #11767

    https://lapartituramagica.blogspot.com.es/2017/12/last-christmas.html

    Este es mi Cuento de Navidad para el Concurso en Zenda

    25 diciembre, 2017 a las 5:14 pm #11768

    Raul Serrano
    Participante

    25 diciembre, 2017 a las 5:18 pm #11769

    #cuentosdeNavidad #zendaApuros navideños.La caminata, a la luz del candil, ha sido larga. Por fin ha llegado hasta…

    Publicado por Raúl S. Vindel en Lunes, 25 de diciembre de 2017

    Buenas tardes.

    Arriba les dejo un enlace para su concurso de cuentos de navidad. Gracias por la iniciativa.

    Saludos

    25 diciembre, 2017 a las 6:59 pm #11770

    Buenas noches. Gracias a Zenda e Iberdrola por la oportunidad de permitirnos desatar la imaginación en Navidad. Felices fiestas a todos.

    Tarzán o el renacimiento

    Karolina
    Participante
    Sandy Torres
    Participante

    25 diciembre, 2017 a las 8:44 pm #11772

     

    Hola lectores, os presento un cuento que nació en Diciembre de 2017

    http://www.sttorybox.com/stories/85303-dias-tediosos

     

    También lo pueden encontrar en:

    DÍAS TEDIOSOS

    Gracias

     

     

    Lara Rodriguez
    Participante

    25 diciembre, 2017 a las 8:57 pm #11773

    Karolina
    Participante
    Marta Navarro
    Participante

    25 diciembre, 2017 a las 10:36 pm #11776

    Ana Llorente
    Participante
    Amilcar Barça
    Participante

    26 diciembre, 2017 a las 12:49 am #11778

    Indalecio Jiménez
    Participante

    26 diciembre, 2017 a las 3:04 am #11779

    Hola, aquí les dejo los enlaces a sendos cuentos de Navidad. Espero que los disfruten como yo al escribirlos:

    Tal vez mañana:

    http://indaleciojf.blogspot.com.es/2017/12/tal-vez-manana.html

    Mi Carmen:

    http://indaleciojf.blogspot.com.es/2017/12/mi-carmen.html

    Un saludo.

     

    Juan M Ramirez Garcia
    Participante

    26 diciembre, 2017 a las 3:37 am #11780

    Aquí dejo una entrada al concurso de cuentos de navidad, que lleva por título Papá no es.

    http://ajnuman.blogspot.com/2017/12/papa-no-es.html

    26 diciembre, 2017 a las 10:48 am #11781

    Estimado equipo de Zenda:

    mi nombre es Javier, y aquí os dejo el enlace de mi cuento de Navidad

    Cuento de Navidad – La distancia del silencio

    Felices fiestas!!

    José Marí-Olano
    Participante

    26 diciembre, 2017 a las 11:31 am #11782

    ¡Felices fiestas! Aquí les dejo mi cuento de Navidad:

                                          Cuento de Navidad.docx drive.google.com          

     

    <p lang=”es” dir=”ltr”>#cuentosdeNavidad por @zendalibros e @iberdrola https://t.co/FaWaXXewwC</p>&mdash; Pepe Marí-Olano (@PepeMari109) 24 de diciembre de 2017

    <script async src=”https://platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script>

     

    Miren Hurtado
    Participante

    26 diciembre, 2017 a las 12:28 pm #11783

    Eloy Serrano Barroso
    Participante

    26 diciembre, 2017 a las 12:44 pm #11784

    Buenos días.

    Este es mi enlace para participar en el concurso: https://lashoraslentas.com/2017/12/26/baltasar/

    Gracias y feliz Navidad a todos.

    Eloy

    Mª Dolores Romero
    Participante

    26 diciembre, 2017 a las 1:33 pm #11787

    ¡ Felices fiestas a tod@s !

    Mi relato para el concurso es el siguiente:

    01782

    26 diciembre, 2017 a las 1:52 pm #11788

     

    Un concurso me parece una gran iniciativa para divulgar textos inéditos.

    Aquí va mi registro y mi cuento:

    Autor: Juan José Flores Alcón    DNI.: 38484710Y

    Ha sido publicado en facebook de Juan José Flores

     
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: center; line-height: 200%;” align=”center”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”>El traje del diablo</span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: center; line-height: 200%;” align=”center”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”> </span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”>   Lola necesito ese traje, ya sabes cuál. Pagaré un anticipo generoso por el alquiler y también por los inevitables  arreglos que tendrás que hacerle. No creo que aún me valga,  he engordado aprisa desde la última vez, ya no soy tan joven. Así que ponte a la tarea, Lola: descoser y volver a coser. Sácalo de donde lo tengas, del fondo oscuro del armario de la trastienda, donde sin duda lo ocultas y tratas siempre de perderlo entre otros trajes vulgares, para así fingir que nada sabes de él, que no es cierto que el diablo en persona te lo dejó una noche, en prenda de lo que no quieres acordarte. De nuevo me urge ese traje. ¡Ay Lola! Por lo que más quieras, consigue que me sirva de nuevo y yo aparezca impecable ante mi destino. Lo importante es que no me tire de la sisa cuando haga lo que tengo que hacer. No te prometo devolverlo impoluto. Deberás eliminar luego las huellas de lo que con él se hizo: el posible desgarro, la mancha inclemente, rastros inevitables, sombras del infortunio. Te pagaré lo que me pidas, como siempre.             </span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”>  Sí, Lola, ya sé lo que estás pensando. Te preguntas cómo es que te pido este traje, precisamente en estas fechas. Faltan dos días para la Nochebuena. ¿Crees que lo he elegido a propósito?   A veces estas cosas vienen así, inoportunas, no es la primera vez que…, aunque es cierto que nunca antes fue precisamente en Navidad. A quienes me mandan no parece que eso les importe, o sí les importa y se trata de una especie  de provocación. Tal vez es que quieren probarme. Fíjate, Lola, a mis años, me ponen a prueba. No creas que no lo he sopesado. Hay otros más jóvenes que yo que vienen pisando fuerte, ya lo sabes, puede que conozcas a más de uno. Pero no en todo el mundo se puede confiar para este trabajo. Sin embargo, saben que me hago viejo. La última vez vacilé, Lola. Solamente a ti puedo decírtelo, confío en que me guardarás también este secreto, como has hecho siempre. Fue durante un instante de nada, te lo juro, pero vacilé. Luego cumplí, como siempre. ¿Quién podría saberlo? A veces sospecho que me siguen, que me espían, para saber no sólo si cumplo, sino cómo lo hago. No puedo caer en estas disquisiciones, Lola, ya te imaginarás. Yo no debo pensar, solamente cumplir con mi cometido, aunque sea Navidad. Esos han escogido Navidad porque saben que es el tiempo de la memoria. Maldita memoria. </span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”>    Ya conoces el encargo, mañana volveré a buscar el traje. Aquí va el adelante prometido, más que generoso, me parece. El resto, cuando todo haya concluido. Pero no me mires así. Nunca antes lo habías hecho de este modo. También tú estás envejeciendo. ¿Qué más dará si es Navidad o carnaval, una fecha u otra? Las fechas no son nada, aunque pensarás que hasta las guerras más cruentas respetan la tregua de Navidad. ¿O eso era antes? Lo único que debe preocuparme es que ahora es invierno, y que deberé ponerme otra prenda sobre el traje.</span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”> </span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”> </span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”>   </span>    <span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”>Ha sido un acierto echarme la gabardina por los hombros, no sólo por el frío, sino para ocultar el traje. Qué liviano es, parece una segunda piel, tela de gran calidad, estupenda hechura que facilita los movimientos, cualquier movimiento; nada parece imposible con él. ¡Cómo cubre y disfraza la vergüenza original de saberse desnudo!; de pronto, desnudo y exiliado. Se diría que todo puede hacerse sin ser visto, tan admirable y terrible es este traje. Pero no conviene tentar la suerte hasta ese extremo.</span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”>   </span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”>  Las luces navideñas. ¡Cuántas! ¡Y qué colores!   Malditas luces, el reclamo para que la gente compre y compre. También Lola tenía luces en su tienda, y su mirada… </span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”>    Qué liviano parece siempre este traje al vestirlo y luego acaba pesando como un ropón inclemente. Siento ahora que las costuras se deshilachan, que los arreglos que a medida me hicieron se desbaratan a cada paso que doy, a cada gesto. El traje extraña de pronto mi cuerpo y yo desespero por afianzarme en este laberinto de descosidos, incluso de desgarrones, por los que se escapa mi ausencia. Con un afán desmedido he rebuscado en los bolsillos, por ver si algo de lo que ahí olvidaron  otros antes que yo pudiera ser una señal, pero todo cuanto he hallado en ellos era mío y sólo mío. En el lavabo de un bar he tratado de refrescarme la frente y no he logrado reconocerme en el espejo. Un desconocido vestía el traje atroz que el diablo tejió. En el último instante, me ha asaltado la tentación de despojarme de él antes de tiempo, de lanzarlo al río de aguas oscuras desde un puente solitario, y entregarme  desnudo e indefenso a mi destino, pero ya es tarde para eso, demasiado tarde, el tiempo casi se ha cumplido.</span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”> </span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”> </span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”>  Aquí tienes el traje odiado, Lola, te lo devuelvo. Casi como los harapos de un pordiosero te lo entrego, la saya raída de un peregrino, y ya siento la piel fría como un rencor antiguo. También el bulto mezquino y arrebujado de un sudario parecería que te devuelvo.  Pero antes de irme, te diré otro secreto, mi último secreto. No pude hacerlo, Lola. No pude y, al no poder, me he condenado. Esos no perdonan estos incumplimientos. Ya es como si estuviera muerto y un muerto es quien te devuelve el traje. ¿Qué fue? ¿Qué pasó esta vez que nunca antes había pasado? ¿Me hago viejo? Fue la luz de tu mirada, esa mirada de tregua inesperada, y las luces de Navidad, malditas sean todas. Me obnubilaron, me perdieron. ¿Por qué tenías que mirarme así? Sólo tenías que arreglarme el traje. </span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”> </span></p>
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”> </span></p>
     
    <p class=”MsoNormal” style=”text-align: justify; line-height: 200%;”><span style=”font-size: 14.0pt; line-height: 200%;”> </span></p>
     

Debes estar registrado para responder a este debate.