Acceder a la web de Zenda XLSemanal
  • Karina Sainz Borgo
    Participante

    25 febrero, 2017 a las 10:25 am #209

    Son muy distintos entre sí. Eso hay que decirlo. Pero cada uno es a su manera una joya.

    Elsa Morante -como la Ginzburg- me está haciendo muchísimo daño al mismo tiempo que me fascina. Un libro duro. Se trata de Mentira y sortilegio (su primera novela con enjundia, publicada por Einaudi y ahora editada por Lumen) es espectacular. Es una saga familiar en la Sicilia de finales del XIX.

    Velibor Colic, un desesertor de la Guerra de los Balcanes y refugiado en Francia. Escribe ‘Manual de exilio’, con el cual siento cierta identificación. Así arranca esta joya: “Tengo 28 años y llego a Rennes con tres palabras de francés por todo equipaje: Jean, Paul y Sartre”. Está publicado por Periférica.

    Orfancia es un libro raro, pero tocado por la belleza de las historias auténticas. Escrita por el italiano Athos Zontini (es su primera novela) , el protagonista de Orfancia es un niño débil, delgado y sin apetito. Se siente perseguido por sus padres, que quieren verlo rollizo y feliz. Una historia de hambre y afectos, potentísima y trágica (o tragicómica) mezcla. Está publicado por Destino.

    Hay otro que no he comenzado, pero tiene una pintaza. Es de Jorge Volpi. Puede que sea probablemente uno de los libros más íntimos de su obra, Examen de mi padre (Alfaguara), un título que funciona como autopsia personal y colectiva, un examen público donde atraviesa la vida de su padre tras su muerte, en 2015, a la vez que recorre la vida de la sociedad mexicana: la violencia, el paso del tiempo. Es un ensayo sobre el cuerpo… propio y social.

    Raquel Jiménez
    Participante

    24 agosto, 2017 a las 1:58 pm #8053

    Coincido en lo de Velibor Colic, lo he leído este verano y deja huella

    Tengo muchas ganas desde hace mucho tiempo a Elsa Morante!

Debes estar registrado para responder a este debate.