• 25 noviembre, 2017 a las 8:57 am #11467

    https://www.zendalibros.com/el-gran-marfuz/

    Luis Fuentes
    Participante

    25 noviembre, 2017 a las 5:41 pm #11472

    En Chile tenemos un refrán: "La culpa no es del cerdo, sino de quien le da de comer".

    Georges Rurba
    Participante

    26 noviembre, 2017 a las 3:07 pm #11477

    ¡Qué gran artículo de Óscar lobato! (como siempre). De la época me vienen a la memoria tóxicos como Eugenio Siragusa y un elenco de programas de radio en donde la onda de la explicación pseudocientífica se alzaba en cátedra atractiva para quienes denostaban la búsqueda de la información científica e histórica de rigor. Rememoro y no justifico , pero es que entonces, en la centuria anterior,  era más fácil acceder a la basurciencia que  encontrar libros críticos empapados de seriedad. Con suerte, si se tenía curiosidad innata, la cultura a blanco y negro se ofrecía desde el escaparate de la caja tonta,  en programas como el de Mas Allá, del dr. Jiménez del Oso en la sobremesa de domingos, al alcance de una demografía de clase media en eclosión (entonces, hoy en día en peligro de extinción), en difícil lid con Todo está en los libros, Encuentros con las letras o la vespertina y  noctámbula La Clave de Balbín. Sólo a base de querer saber más podías entrar, con suerte, en una visión crítica y discriminatoria de la información, pero claro, eso llevaba su esfuerzo y  su tiempo.

    Siempre habrán Danikens, falta de discriminación de la información, vates y  trujamanes(gracias sr. Lobato por devolver tan ilustres sustantivos a la palestra de artículos periodísiticos). Entretanto,y antes de que sea demasiado tarde, me adscribo a la lista propuesta por don Óscar para nobeles y príncipes asturianos en igualdad de condiciones a Benítez y Jiménez, puesto ya, propongamos al gran Marx.

    Pero respondo a la pregunta que encabeza el título del foro: "¡Y si así fuera, qué!!" Es algo que sólo se podría haber evitado con la discriminación de la información; tal y como ocurre hoy en día, y como  seguirá ocurriendo, en donde ni antes, ni ahora, ni creo que mañana, se enseñará a hacer, así que: ¡vengan pues los Danikens del XXI, que aquí los  estamos esperando!

Debes estar registrado para responder a este debate.