Acceder a la web de Zenda XLSemanal
  • Zenda
    Moderador

    6 marzo, 2017 a las 7:47 am #370

    Lo de las profesoras con velo no es una anécdota banal, sostiene Arturo Pérez-Reverte en su artículo de este domingo. Aquí podéis leerlo:

    Maestras con hiyab y otros disparates

    ¿Qué os parece?

    6 marzo, 2017 a las 12:30 pm #376

    Lo que me aterra es que podamos tener a estas señoras inculcando ideas a nuestros chicos.        Por supuesto que estoy en contra de todo signo religioso en la escuela, pero mientras lleven su reverenciado velo al menos sabemos quienes son y donde están. ¿Y si se lo quitaran?…

    Manuel Gamero
    Participante

    6 marzo, 2017 a las 12:48 pm #378

    Una muestra más de los tiempos absurdos que nos han tocado vivir. Todos aquellos que de forma constante y reiterativa exigen la supresión de cualquier expresión que suponga un menoscabo de la mujer, guardan silencio y asumen una de las mayores muestras de sumisión de dicha mujer al hombre; todo por mantener en alto la bandera de la integración cultural. Sí a la admisión de expresiones de otras culturas, faltaría más; pero nunca a cualquier precio y renunciando a todo aquello que nos ha costado tantos siglos conseguir. En el ámbito privado cada cual puede hacer, vestirse, expresarse, etc., como mejor le venga en gana; pero en lo público, la sociedad debe marcar unas líneas que no se pueden traspasar. Mal nos irá si seguimos renunciando y transigiendo en aras de una modernidad mal entendida.

    rosa ceballos
    Participante

    6 marzo, 2017 a las 1:28 pm #379

    El hiyab es más cultural-tradicional que religioso.

    Y no sospecho de la profesionalidad de una profesora porque lleve un pañuelo en la cabeza, o zapatos de tacón de aguja o el pelo de color verde. No temo que adoctrine a nuestros hijos, además si lo intentase lo sabríamos enseguida. Supongo que impartirá la docencia en la materia que le toque y que será una persona inteligente y vocacional de la enseñanza que sabrá con quién trata: con niños, adolescentes, jóvenes, y las vulnerabilidades y fortalezas de cada etapa vital de esos alumnos. No tengo por qué dudar de que sea una buena profesora o, al menos, tan buena o mala como cualquier otra, sin que ello dependa de llevar el pelo cubierto por un pañuelo o la cabeza rapada al 1 por pertenencia a cualquier tribu o secta que vaya usted a saber las normas inflexibles que impone y la intolerancia que gasta…..Perdamos el miedo al que es diferente, sobre todo si muestra su diferencia abiertamente y no la esconde.

     

     

    romeiro
    Participante

    6 marzo, 2017 a las 1:58 pm #381

    Uma professora de cabelo verde, ou sem cabelo, de uma maneira ou de outra estaria transmitindo a seus alunos, mesmo sem falar nada, que é livre para ter o cabelo que quiser, verde, vermelho ou marrom. Em última instancia, estaria compartilhando seus valores de liberdade e assertividade da mulher. Uma mulher de hyjab, ao contrario, estaria transmitindo uma identidade religiosa, porque uma criança imediatamente associa o panuelo a religiao e não a uma forma de cultura. Novamente a esquerda procurando justificar o injustificavel..

    María Seguido
    Participante

    6 marzo, 2017 a las 2:17 pm #382

    Lo que tanto alarma al señor Pérez-Reverte que pueda pasar de aquí a unos años ya está pasando ahora mismo en la enseñanza concertada española, también pagada con los impuestos de todos. Mujeres con la cabeza tapada y vestidas con hábitos, indumentaria que tienen que llevar por razón de sus creencias religiosas, en este caso la católica, imparten clases a niños y niñas en muchos colegios españoles. No le oigo poner el grito en el cielo por ello.

    Si una profesora se limita a dar su asignatura (muy bien, mal o regular) debería dar igual que fuera con hábito de monja dominica, hiyab musulmán, boina a lo parisina o pañuelito de colores siempre que no aleccione al alumnado en sus creencias religiosas.

    Rogorn
    Moderador

    6 marzo, 2017 a las 2:29 pm #384

    En varios sitios donde se responde a este artículo hay gente que pregunta por lo que ha escrito antes Pérez-Reverte sobre la iglesia católica. Aquí hay una muestra: http://capitan-alatriste.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=2902 Lean los artículos número 333, 475, 481, 540, 557, 885, 926, 1015 y 1085. Entre otros.

    rosa ceballos
    Participante

    6 marzo, 2017 a las 4:16 pm #392

    Respondo al participante romeiro y con todo el respeto le digo que suponer a todas las mujeres de nuestro entorno cultural unos valores de libertad individual y asertividad como mujeres para lo que atañe a su aspecto físico y su atuendo…….es mucho suponer. Lejos de eso, lo que veo es que unas se dejan influir por su tradición y su cultura (intimamente ligada a los preceptos del Corán, que inciden en todos los aspectos de su vida, parece ser y, siendo así, sigue siendo cultura en sentido amplio y no sólo estrictamente religión) y otras nos dejamos influir por la publicidad, las modas, ciertos liderazgos que no entro a valorar, etc…..cuando no por las personas de nuestro entorno familiar más cercano. ¿Es esto anormal? Creo que es normal y que no es motivo ni justifica discriminar a las personas por su aspecto para el ejercicio de cualquier profesión, incluyendo a las que se ejercen con uniforme, pues ni siquiera el uniforme militar tiene por qué igualarse al milímetro, mucho menos el de una azafata de vuelo. Ésta, cumpliendo con los distintivos básicos de azafata reconocibles por los pasajeros, va sobrada. Si hemos viajado en avión sabemos que tras el despegue, las azafatas se quitan el preceptivo gorrito y cada una lleva el pelo y el peinado como le parece oportuno, a lo cual, nada que objetar.

    Mi madre en ciertas épocas en las que era práctica habitual cubrirse la cabeza con un pañuelo, lo hacía. Para desplazarse en coche descapotado y no llegar a destino “con greñas de a salto de mata”…..luego…. también lo hacía por recato, a su manera…..por el tan tradicional nuestro “qué dirán”.

    Sinceramente, armar tremolinas por un pañuelo en la cabeza…..mezclando con feminismo, con no sé qué más y algunas gotitas de demagogia….no acabo de entenderlo (Esto va para el Sr. Pérez-Reverte). Los alumnos de cualquier colegio están expuestos a cosas peores hoy día, por desgracia. Para empezar, están expuestos a los adultos y nuestros prejuicios, que no son de los chavales, son nuestros.

    Saludos

    Rodolfo V
    Participante

    6 marzo, 2017 a las 9:58 pm #413

    Yo siempre he sido partidario del donde fueres, haz lo que vieres, que es la antítesis del ¡vivan las cadenas! que emplean los llamados buenistas, que en realidad no son más que los serviles de hoy.

    6 marzo, 2017 a las 9:59 pm #414

    (Vuelvo a poner el comentario porque al darle enviar me ha salido un error, pone que he comentado pero no se puede visualizar. Si de casualidad sale doble, por favor, moderador eliminar uno de ellos para no hacer spam.  Gracias)

    Yo tengo un hijo de dos años y me gustaría tener la suficiente capacidad para poder educarlo en los valores del respeto a todas las personas, la libertad y la igualdad. No quiero adoctrinarlo en ninguna religión pero tampoco ocultarle el fenómeno religioso. A medida que vaya creciendo y aprendiendo espero que escoja su camino, yo le daré mi opinión sobre el mundo pero jamás le impondré mi criterio. Le dejaré aprender a tomar decisiones aunque, lógicamente, lo protegeré y ejerceré la autoridad materna cuando crea que exista algún riesgo verdadero para su integridad o su salud.

    Me preocuparía que, durante un curso académico completo, una persona que profesa de forma explícita una religión concreta se encargara de la formación de mi hijo. No se trata de velo sí o velo no. Se trata de enseñar a que hay que respetar las diferencias y hacerlo con el ejemplo. Imaginad que un día invito a esa maestra a mi casa y ella llega con su velo. Perfecto, no hay ningún problema. Ella, amablemente, nos devuelve la invitación y vamos a visitarla pero al llegar me pide que me ponga un velo para entrar en su casa porque en su casa se usa el velo. En ese caso le estaría transmitiendo a mi hijo un mensaje muy confuso. “Mamá, si nosotros respetamos que la maestra use velo en nuestra casa, por qué ella no puede respetar que tú no lo uses en su casa?”

    Pero no se trata solo de fe o religión o ciencia. Desde el punto de vista de la igualdad de género el velo es un símbolo de la supeditación de la mujer a una serie de doctrinas elaboradas por hombres. No tiene nada que ver con ponerse un pañuelo en un descapotable para no despeinarse. La mujer musulmana muchas veces no tiene opción o se pone la hiyab o el burka o lo que sea o va a tener serios problemas. Si en su cultura o religión se practica la ablación del clítoris cuando aún son niñas nadie les está dando a escoger. Pero muchas personas prefieren mirar a otro lado, relativizar el tema y disfrazarlo de religión cuando en realidad es opresión.

    Esto es a lo que se refiere Arturo Pérez Reverte y, además, simplemente se lamenta de que hay un sector de mujeres que se hacen llamar feministas que en lugar de luchar por lo que realmente importa, para darse notoriedad se preocupan de si Joaquín Sabina usa la metáfora “morir de amor” en sus letras porque te podría incitar a matar a tu pareja, lo que desprestigia al movimiento feminista serio.

    Chema de Aquino
    Participante

    6 marzo, 2017 a las 10:12 pm #419

     

     

    María Seguido
    Participante

    7 marzo, 2017 a las 10:14 am #425

    En España hay muchas mujeres inmigrantes y sobre todo hijas de familias inmigrantes que han nacido en España, segundas generaciones, que tienen todo el derecho del mundo a estudiar una carrera y a ejercer su profesión. Es más ése es el mejor camino hacia la integración social sea cual sea su religión o credo. E igual que una profesora católica puede llevar una cadena con un crucifijo visible en el cuello y nadie, espero, se lo va a echar en cara, supongo que le concederemos ese mismo derecho a las mujeres que profesen otra religión.

     

    rosa ceballos
    Participante

    7 marzo, 2017 a las 10:46 am #426

    Los musulmanes no te obligan a ponerte un pañuelo o hiyab (nadie ha hablado de un burka, no mezclemos)para estar en su casa. Esto es una patraña muy utilizada como argumento por los que tienen una imagen de los musulmanes más propia de un cuento de terror para niños que de un conocimiento real de ese colectivo humano.
    Y para atacar al feminismo cualquier excusa es buena.
    Especialmente lamentable cuando el ataque viene de mujeres.
    Saludos

    Solone
    Participante

    7 marzo, 2017 a las 2:52 pm #437

    Una vez más, este ser nos ofrece una muestra más de su polifacético rancio supremac/h/ismo. Ya el titular deja en evidencia una forma tipica de machismo, el minusvalorar el trabajo de las mujeres, que son identificadas como ‘maestras’ y no ‘profesoras’ o ‘docentes’ (por no decir ‘directoras escolares’ o ‘rectoras’)… Y ya iendo más al hierro del asunto: Arturo, ninguna de las personas que me enseñó en las Primarias, Secundarias y Universidad necesitó un pañuelo para ser homofoba y conservadora y conformista, porque el sistema del que Usted forma parte es ya lo suficientemente fuerte como para dominar las mentes y corazones del personal docente. Hasta tuve un profesor homosexual y homofobo a la vez, interamente producto de esta cultura laica y atea que tanto os empeñais en defender como más sana, más justa, y que a mi parecer alberga las mismas contraddiciones que cualquier otra. Lo unico que hay que defender es la libertad, y esto es justo lo unico que Usted no defiende.

    Pablo Coronel
    Participante

    7 marzo, 2017 a las 7:06 pm #451

    El hiyab es definitivamente un articulo religioso (Suras 7:46; 19:16-17; 33:53; 41:5; 24:30-31;  33:58-59; 42:51), y el punto basico es si hemos pasado tanto anios y dolores sacando los crucifijos de la vida publica, por que vamos a admitir otros simbolos?

    Quien lo ve desde el angulo de una pelea por el laicismo reciente que aun esta en la sangre y lo compara con la gente que por su complejo de culpabilidad, por creerse el mito de Al-Andalus, o simplemente por moda dice que se debe aceptar todo lo que viene de afuera, pero rechazar lo propio.

     

    Julia Escolar
    Participante

    7 marzo, 2017 a las 7:46 pm #453

    Soy profesora de español en una escuela secundaria de Fráncfort ( la llamo secundaria porque asi se denomina en Argentina) enseño en la 8 / 9 / y 10 clase del bachillerato , es una escuela pública que ofrece 3 lenguas vivas. Nos preocupa a todos mis colegas 97 profesores el tema de el uso de la hiyab,  aunque no tenemos profesoras que lleven hiyab pero si muchas alúmnas que lo llevan. Criticamos el permiso de llevarlo( admiramos la ley francesa) porque por otro lado está la dicotomía de enseñar a pensar a los alúmnos y enseñar la igualdad de derechos entre las personas , sin distinción de sexos. A pesar de todos nuestros prejuicios viví una experiéncia inesperada. Una mañana entró a la clase Amira,( una joven marroquí) y no la reconocí , se había quitado la hiyab , había cumplido 18 años y siendo mayor de edad había ejercido su libertad . Me sentí bien , habíamos enseñado a pensar en libertad.

    rosa ceballos
    Participante

    7 marzo, 2017 a las 11:38 pm #461

    Si para defender el laicismo en la sociedad atacamos a las personas religiosas…..apaga y vámonos.

    Las feministas defendemos a la mujer que lleva un pañuelo y a la que no lo lleva, criticamos al que obliga a llevarlo y al que obliga a no llevarlo.

    Pero a la mujer que lo lleva, cuidado, dejadla en paz.

    Menudo bodrio de artículo, Sr. Pérez-Reverte

    ¿Calladas como meretrices?

    Se le ha ido a usted la olla, “caballero”

    8 marzo, 2017 a las 12:51 am #467

    Sr. Solone, creo que está usted equivocado respecto al termino “maestras” usado por el Sr. Pérez-Reverte. Si fuese un lector habitual de su obra, vería que en nada minusvalora a las “maestras”. Por otro lado, tengo por suerte muchas amistades que se dedican a la docencia, tanto a nivel infantil como adulto, y muchos de los que se dedican a los niños, me han contado sus experiencias, sobre todo cuando empezaban en pequeños colegios de pueblos y, tanto adultos como niños los llamaban “maestros”, les tenían en alta estima. Que hoy en día se prefiera denominar de otro modo a los “maestros” o “maestras”( para no ofender a nadie ), no implica que ese término sea despreciativo, para nada. Y no creo que por ser mujer adquiera ese matiz. Respecto al resto de su parrafada, no voy a meterme pues eso es asunto del Sr. Pérez-Reverte, si considera oportuno. Y que usted tuviese un profesor homosexual y homófobo, puede ser, pues el ser humano es bastante sorprendente, complejo y a veces contradictorio. Y supongo que sería un ser atormentado. Pero eso ya es otro tema.

    Alejandro Núñez
    Participante

    8 marzo, 2017 a las 9:52 am #474

    Partimos de la base de la libertad individual a que cada persona elija y disfrute sus creencias y moral como le plazca. Una vez aceptada la libertad del individuo en el sentido más íntimo y privado, en aquellos ámbitos públicos y abiertos debe predominar la neutralidad, procurando no mostrar influencias religiosas de ningún tipo (vestimenta, objetos, etc). Por tanto, el hiyab, el crucifijo, la kipá judía, o las túnicas budistas deben estar prohibidas dentro de la educación pública. Fuera de ella, debe mantenerse la obligación de defender la libertad religiosa.

    Cyrano
    Participante

    8 marzo, 2017 a las 10:37 am #477

    Mi opinión sobre este tema es simple. En la escuela pública, que pagamos todos, ni hiyab, ni crucifijos, ni ningún símbolo religioso o político. En la privada, cada colegio es libre de imponer sus normas y sus requisitos a los docentes. Pero lo que no se puede permitir es que, cuando por fin (en líneas generales), estamos consiguiendo librarnos de los símbolos católicos en la educación pública,  sean sustituidos en mayor o menor medida por los de otras religiones.

Debes estar registrado para responder a este debate.