• 14 febrero, 2018 a las 8:01 pm #14398

    JUNTO AL MAR SENTADA

     

     

    El enigma que exhala tu semblante

    disfraza tu compostura. Serena,

    tan distante, tan cercana, al alcance

    de esa mano, que adivino de sirena.

     

     

    Sueños velados en tu mirada,

    promesas de amor en tu piel desnuda,

    no sé qué esperas junto al mar, sentada,

    ¿caricias salobres y besos de espuma?

     

     

    ¡Quién fuera nácar en tu madreperla!,

    meta, señuelo, estímulo, objeto.

    Eres la musa que, sin pretenderlo,

     

     

    inspira los versos de este soneto,

    soplo fugaz que alienta el misterio,

    luz que ilumina mi arcano secreto…

Debes estar registrado para responder a este debate.