• Marta Navarro
    Participante

    6 enero, 2018 a las 5:23 pm #12406

    Amarga traición

    https://cuentosvagabundos.blogspot.com.es/2018/01/amarga-traicion.html

    Monica Rita Bedana
    Participante

    6 enero, 2018 a las 5:27 pm #12407

    "La vida y otro huso horario"

    https://serenissimamo.wordpress.com/2018/01/06/la-vida-y-otro-huso-horario/

     

    Abrazos desde Turín,

    Monica

     

    Belén García
    Participante

    6 enero, 2018 a las 5:48 pm #12408

    Risas en la noche, huyendo de lo políticamente correcto.

    https://insumisaensumision.blogspot.com.es/2018/01/risas-en-la-noche.html

    6 enero, 2018 a las 6:03 pm #12409

    https://www.facebook.com/notes/angeles-navarro-peiro/bel%C3%A9n-viviente/10156120179793278/

    Belén viviente

    Feliz día de Reyes

    Andrea Calandra
    Participante

    6 enero, 2018 a las 6:08 pm #12410

    ¡Buenas tardes! Una anécdota de la Mari Lanari en Navidad.

    drive.google.com/file/d/1iyo_OF #cuentosdeNavidad 

    Saludos.

    Andrea Calandra

    6 enero, 2018 a las 6:14 pm #12411

     

    ">https://

     

    6 enero, 2018 a las 6:16 pm #12412

    #cuentosdeNavidad
    NAVIDAD SIN LUZ

    Faltaban pocas horas para celebrar la Nochebuena y que el cálido hogar de mis padres concentrara en una sola noche todas aquellas visitas frías que durante el año se pierden por el camino. Se había convertido por tradición en el lugar de reunión de mis primos, tios y abuelos. Siempre he pensado que la Navidad es como un imán iluminado que mantiene unidas a las famílias. Este período no debería tener acotado ni su inicio ni su final.

    Decidí dar un paseo hasta el centro de la ciudad y volver a aquel callejón que me había mostrado la cara oculta de la Navidad. Se trata de un callejón restringido al paso de vehículos, de apenas 20 metros de largo y una estrechez que te hace sentir diminuto cuando levantas la vista. Sus tres tramos forman un cuadrado perfecto con la calle principal de la que nace. Llegue al portal número 27 y la bombilla que lo coronaba habia dejado de parpadear, dejando en penumbra el callejón y camuflada la figura de aquel vagabundo. Sus ojos cerrados aumentaban la sensación de oscuridad. Parecía que ambos, bombilla y vagabundo, hubieran pactado el momento de dejar de brillar.

    Tres días antes, tras acabar mi jornada laboral, me propuse realizar mis últimas compras navideñas. Mi reloj de muñeca marcaba las 18:30 y el día llegaba a su fin dejando paso a la noche. Era el momento perfecto para contemplar la Navidad en su máximo esplendor. Toda su magia y luz alcanzaban su cenit en ese momento.

    El centro de la ciudad era como un espejo donde se reflejaba un cielo multiestrellado. Calles engalanadas con luces de colores que evocaban diferentes elementos de la Navidad, escaparates iluminados y transformados para la celebración navideña y el brillo de los ojos de la marea humana que inundaba las calles, creaban un microclima de fantasía y magia del cual era imposible evadirse y que te transportaba a la infancia.

    Embriagado por esa atmósfera realicé las compras que me convertirían en el Papá Noel de mis seres queridos. Nunca me ha gustado este lado materialista de la Navidad, si bien es cierto que los regalos, aunque pequeños e insignificantes, son necesarios para mantener encendido el espíritu navideño en cada uno de nosotros.

    De regreso a casa, repentinamente un pequeño callejón que se abría paso timidamente hacía un lateral de la calle principal llamó mi atención. Intrigado por la oscuridad que asomaba entre sus fachadas y que rompía toda aquella sinfonía de luz y color en que se había convertido el centro de la ciudad, me adentré en él. Conforme mis pasos me hacían avanzar una extraña sesación se apoderaba de mis sentidos. Era como entrar en un gueto de la ciudad que había quedado aislado de todo lo que le rodeaba y donde la Navidad no habia llegado. Nadie interrumpía mis pasos y los portales sin iluminación dejaban entrever la ausencia de inquilinos entre sus paredes.

    Solamente uno de los portales destacaba sobre el resto, donde una pequeña bombilla parpadeante agotaba su vida útil y mostraba una vieja puerta de madera en su entrada. El continuo ir y venir del reflejo de la luz insinuaba que dicha puerta había vivido tiempos mejores. Ahora mostraba un aspecto deteriorado, pero los múltiples detalles escúlpidos en su contorno evocaban tiempos no muy lejanos donde la Navidad si había dejado su aroma aquí.

    Junto al portal, entre unas mantas viejas y agujereadas yacía la silueta de un vagabundo. Su larga barba descuidada y el gorro de lana que cubría su cabeza apenas dejaban vislumbrar unos ojos tristes y a medio abrir, cuya mirada se perdía en un punto fijo que solo él conocía. No hacía falta leer el escrito que acompañaba a sus escasos enseres para entender que la Navidad no había llegado a su calendario vital.

    Parecía como si el destino, caprichoso y cruel, se hubiera metido en la piel de un pintor en su época más tenebrista y hubiera trazado sobre el lienzo de ese callejón aquella imagen tan desoladora que dejaba vacía de contenido la palabra Navidad. Ni magia, ni luz ni color afloraban en el ambiente de aquel recóndito lugar de la ciudad que tan cerca estaba de toda la vorágine navideña.

    De nuevo me encontraba allí y esa imagen tan impactante, ahora sin ningún haz luminoso, se quedó congelada en mi mente. Ni siquiera el resplandor de la luna dejaba adivinar un indicio de Navidad en aquella estampa más propia de los tiempos del blanco y negro. Di marcha atrás sobre mis pasos hasta encontrar un supermercado. Tras varias vueltas por los abarrotados pasillos encontré en un pequeño hueco lo que había ido a buscar.

    Volví al callejón, y rodeado de un silencio sepulcral, metí mi mano congelada por el frío en el bolsillo, recogiendo las monedas que quedaban en su interior. Sin poder intercambiar una mirada cómplice con el vagabundo, las deje en la destartalada caja de cartón que tenía a sus pies.

    Consciente de que no podia hacer nada más por el, ni ser la luz que guiara su Navidad, dejé el cirio que había comprado en un ricón del portal, lo encendí y volví a mi casa con la esperanza de que ninguna ráfaga de viento caprichosa ni ningún desalmado apagara aquella insignificante llama durante esa noche.

    Yolanda Martinez
    Participante

    6 enero, 2018 a las 6:20 pm #12413

     

    Un cuento en Navidad, por favor.

    https://www.facebook.com/yolandammar/posts/1892238014137972

     

    Saludos y agradecimientos.

     

    Yolanda Martinez
    Participante

    6 enero, 2018 a las 6:22 pm #12414

    Un cuento en Navidad, por favor.

     Saludos y agradecimientos.

    https://www.facebook.com/yolandammar/posts/1892238014137972

    Cristina Ruiz
    Participante

    6 enero, 2018 a las 6:41 pm #12415

    #cuentodeNavidad

    Tregua

    https://www.facebook.com/cristina.ruiz.31508/posts/10212754118760558

    6 enero, 2018 a las 6:46 pm #12416

    Mi cuento de Navidad: "Nacimiento"

    https://eltallerdelabuhardilla.blogspot.com.es/2018/01/nacimiento.html

    Francisco de Paz Tante

    6 enero, 2018 a las 7:07 pm #12418

    https://plus.google.com/u/0/108093067562226866642

    Cuento "Tres camellos", publicado en mi perfil de G+, para el concurso.

    Saludos cordiales.

     

    6 enero, 2018 a las 7:08 pm #12419

    https://www.facebook.com/francisca.delpinoalvarez

    Título del Cuento: La Celebración

    Mª Paz Ordinas
    Participante

    6 enero, 2018 a las 7:39 pm #12420

    Os dejo mi cuento para participar en el concurso "Cuentos de Navidad".

    https://mpazordinas.blogspot.com.es/2018/01/el-bomberola-mesa-estaba-puesta-con-el.html

     

     

    Mª Paz Ordinas
    Participante

    6 enero, 2018 a las 7:42 pm #12421

    Os dejo mi cuento para participar en el concurso "Cuentos de Navidad".

    https://mpazordinas.blogspot.com.es/2018/01/el-bomberola-mesa-estaba-puesta-con-el.html

    Margarita del Brezo
    Participante

    6 enero, 2018 a las 8:14 pm #12422

    Evolución

    https://escribirsobrelapuntadelai.wordpress.com/2018/01/06/evolucion/

    Un saludo

    6 enero, 2018 a las 8:19 pm #12423

    Los invito a leer mi cuento de navidad.

    https://manualdelescritormsanchez.blogspot.mx/2018/01/cuento-de-navidad.html

    Rocío Moreno
    Participante

    6 enero, 2018 a las 8:19 pm #12424

    Mi relato:

     https://elrinconderocimo.simplesite.com/438141826

    Francisca Medina
    Participante

    6 enero, 2018 a las 8:30 pm #12425

    Mi relato se llama "un cuento de rebecos".....

    https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10207974663204229&id=1827227685&refid=17&ref=bookmarks&_ft_=top_level_post_id.10207974663204229%3Atl_objid.10207974663204229%3Athrowback_story_fbid.10207974663204229%3Athid.1827227685%3A306061129499414%3A2%3A0%3A1517471999%3A-4035034085294926274&__tn__=%2As%2As-R

Debes estar registrado para responder a este debate.