• Nani Canovaca
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 9:38 am #39966

    Buenos días. Les adjunto mi apuesta:

    https://misrelatosyotrascosas.blogspot.com/2020/10/serrano.html

     

     

    https://www.facebook.com/nani.canovaca

     

    Reciban un saludo.

    Rafa Olivares
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 10:00 am #39968

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    En mi blog, https://potajedepalabras.blogspot.com/2020/10/efemeride.html, mi relato Efeméride para el concurso.

    Saludos.

    Paloma Morell Parera
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 12:22 pm #39970

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    ¡Hola!

    Soy Paloma Morell Parera.

    Aquí está el enlace a mi blog de mi relato.

    https://pmparera.home.blog/2020/10/16/un-dia-al-ano/

     

    16 octubre, 2020 a las 12:51 pm #39971

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenos días, participo con este relato en mi muro de Facebook, suerte a todos.
    https://www.facebook.com/chusco.somoza/posts/3342749635779553

    Diego Manzanares
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 1:25 pm #39973

    Hola!

    Os dejo aquí la entrada a mi blog de la historia rural de 'Dos niñas': https://maradona84.blogspot.com/2020/10/dos-ninas.html

    Un saludo y gracias por estos concursos!

    Ibone Gómez Tobarra
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 1:32 pm #39975

    Hola,

    Participo en el concurso con mi relato Renacer.

    Mucha suerte al resto de participantes. :)

    Un saludo,

    Ibone Gómez

    maRio
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 1:35 pm #39976

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenos días:

    Adjunto la historia rural (La España vacía) en este enlace: https://twitter.com/Fragmentoslite1/status/1317064851932483584

    Y también por aquí:

    Los vetustos, musgosos y ennegrecidos tejados se van derrumbando; las sombrías hiedras, de reptantes tallos y firmes raíces, se van extendiendo más y más por sobre los muros, paredes y árboles, anclándose, explorando, conquistando nuevos territorios; las fértiles tierras, cultivadas durante cientos de años por campesinos, con mimo, van dando cobijo y paso a una multitud de hierbas silvestres y de espinosos arbustos que preludian al bosque; los ejércitos de bueyes y personas dedicadas a las tareas agrícolas han sido sustituidos por gigantescos tractores, comandados por solitarios generales, los cuales no tienen ya tiempo para pisar y sentir la tierra; los cerdos, que antaño recorrían el monte en busca de bellotas, insectos y raíces, hoy en día son reclutados en minúsculos recintos cerrados, donde jamás verán la luz del sol, ni olfatearán y hozarán la tierra en libertad; las calles empedradas han sido colonizadas, en muchos casos, por el liso y monótono hormigón, donde los excrementos de vacas, cabras, ovejas, yeguas, burros o cerdos son una fotografía en blanco y negro; los pajares de las casas ya no guardan paja, heno, sino polvo y viejos artilugios que a nadie interesan; los corrales no reciben al ganado, a sus huéspedes, sino que sirven para otros usos, más modernos; los lavaderos y abrevaderos son ahora museos; los frutales, que raramente son injertados, van decayendo, perdiéndose antiquísimas variedades de gustos multidiversos; los jóvenes, con una población cada vez más menguante, poco a poco se van yendo, a la urbe, en busca de otros horizontes; los ancianos, estoicos, se atrincheran en sus casas ante la llegada del invierno, haciendo carburar las últimas chimeneas, alimentándolas con recios y secos troncos de haya, encino o roble, donde chisporrotean todavía las llamas del fuego; la rebosante España rural, jovial y llena de vida, también mísera como la madre que la vio nacer, esa de la que hablan nuestros mayores —recordando sus días azules—, es ahora apodada vacía.

    Y mientras tanto, en esa España vacía, todavía hay gente que cree, como así lo creía Whitman, como así lo creyeron también muchos campesinos, en el incesante discurrir del río y en la desmesurada fuerza del agua, en el tumultuoso canto de las grullas en vuelo y en el silencioso paisaje crepuscular, en los hechizados bosques impenetrables y en el desolado peñasco solitario, en el ululante canto del cárabo y en al angustiado graznido del cuervo, en el obstinado trabajo de la hormiga y en el rotundo sesteo de la vaca, en el vertiginoso vuelo del halcón y en la inquietante belleza que causa la incertidumbre de vivir al ritmo de los tiempos que marca la madre tierra.

    Muchas gracias a Zenda por la iniciativa. ¡Ánimo y suerte!

    Mario San Martín

     

    16 octubre, 2020 a las 1:38 pm #39977

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Cien gloriosos años

    Nunca supe como acabé en este extraño lugar, tan solitario a veces que ni la bruma ni el mismísimo silencio podrían haber ayudado a hacer de él un lugar más acogedor. Ni qué decir tiene que desde la ventana de aquella vieja y quejumbrosa casa podía verse un solo trozo de cielo azul. Los altos hayedos te tapaban la vista y te hacían sentir perdido en tu propia respiración y el canto de los pájaros.

    Recuerdo una mañana al despertar, que más bien podría haber sido un sueño de no ser porque el tacto contra mi piel era real. Apareció de repente, sin previo aviso, asomando su hocico por una esquina de la ventana, que chirriaba al pasar. Ese pequeño soplo de felicidad, que recorrió mis abandonadas entrañas, me hizo creer de verdad que por fin había llegado el momento, y que tantos años de vencida espera habían valido la pena. No me creeríais si os digo que tenía razón.

    No sé cuánto tiempo debió pasar, simplemente me quedé callada escuchando lo que venía a decirme.

    —Transcurrido un largo tiempo, he paseado por este verde y bello páramo el cual, tú, querida, tanto desaconsejas. Así como las praderas que acompañan el final de este oscuro camino me han convencido de que este no es tu lugar, ni el de ninguna persona sana en su propio juicio. ¡Al menos allí puedes ver el cielo! Aquí solo te quedan tus tormentos. Deberías, e insisto, venir conmigo.

    Me quedé pensativa. Por muy amable que pareciera esa extraña criatura no tenía intención de moverme. Me había llevado años construir aquel paraje protector que tan al fondo del camino se encontraba.

    — Amigo mío — le dije —, este es el lugar que me corresponde y que me merezco, y te agradecería que volvieras por ese camino tan embellecido que cuentas, pues me temo que si esperas aquí por más tiempo más vale que vayas encontrando un hueco en estas hostiles y grises esquinas. Una vez que te hundes, es muy difícil salir.
    —Me quedaré el tiempo que sea necesario. A pesar de ser todo niebla y miedo, oigo el cantar de algun pájaro perdido. Aún tengo esperanza.
    —Como quieras — le advertí—. Esta solitaria casa atrapa a las mentes más elocuentes y risueñas que en un tiempo fueron.

    Salí al jardín. Él seguía allí sentado, impasible, como si no le pesara el tiempo.

    Haciendo mis recados conseguí distraerme un poco. Mantener una casa como aquella podía tenerte ocupado todo el día. Aunque en este caso daba igual lo que hicieras, aquellas cuatro paredes eran imperturbables. Ningún hombre, mujer o criatura extraña podría hacer desaparecer la historia que la acompaña, ni convertir en polvo el recuerdo de aquellos años compartidos.

    enlace: https://twitter.com/Marta48729226/status/1318439275558567936

     

    16 octubre, 2020 a las 1:59 pm #39978

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Hola a todos:

    Aquí dejo mi aportación al concurso de historias rurales:

    https://twitter.com/Infiltrada24/status/1317071059695378432

    ¡Mucha suerte!

    Pablo Demaio
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 2:12 pm #39981

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Hola, van dos relatos:

    https://pablohdemaio.blogspot.com/2020/10/mensajes-de-antes-del-whatsapp.html

    https://pablohdemaio.blogspot.com/2020/10/miedo.html

    Raquel García Muñoz
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 2:40 pm #39984

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Hola envío enlace de una entrada de mi blog para participar en el concurso  #historiasrurales

    Un saludo

    Raquel

    https://historiasdepueblo.blogspot.com/2018/02/fuera-de-contexto.html

    Rafael Casas Anel
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 3:11 pm #39985

    Buenas tardes:

    Participo en el concurso de historias rurales con el siguiente texto ilustrado, publicado en mi Facebook:

    https://www.facebook.com/133975820702445/posts/727911501308871/

    16 octubre, 2020 a las 3:26 pm #39987

     

    Hola, aquí envío mi participación. Un saludo!

    https://www.manuelmanteca.com/generoso/

    16 octubre, 2020 a las 3:30 pm #39988

    Ahí les dejo el enlace de mi relato para historias rurales

    https://www.facebook.com/312827902061707/posts/3794179507259845/

    Lucas Sánchez
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 3:38 pm #39989

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    https://soylucassanchez.tumblr.com/post/632139712302317568/el-destino

     

    Adjunto mi material.

    Saludos

     

    Alicia Serén Gómez
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 3:42 pm #39990

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Hola participo con mi historia "La maldición de Ágata" publicado en mi blog. Se puede leer en el siguiente link:

    https://milpensamientosdiarios.site123.me/

    También la escribo aquí por si acaso:

    La maldición de Ágata

    Amanda conoció a Jaime por internet. Él vivía en el campo y pasaba por una mala situación económica. Amanda era menor, y no tenía permiso para ir a visitarle. Últimamente Jaime estaba algo distante, pero el día de su 18 cumpleaños la llamó por sorpresa. Parecía el de siempre, y la invitaba a venir al campo ahora que ya era mayor de edad. La idea le parecía estupenda.

    Tomó el tren y bajó en una estación desértica a las afueras de su ciudad. Jaime estaba esperándola en un coche viejo, con la mirada cabizbaja y una expresión fría. Ella no parecía percatarse, ya que estaba emocionada de encontrarse con él.

    –Feliz cumpleaños. Siento no darte el regalo que esperabas, pero tengo esperanza en que algún día lo comprendas.

    –¡El mejor regalo es que podamos estar juntos por fin! Aún no me lo puedo creer.

    El paisaje en el coche estaba despertando sensaciones extrañas en Amanda. Sentía escalofríos, y tenía la sensación de haber estado antes allí. Pero claro, eso solo eran sensaciones suyas.

    Al bajar del coche, le enseñó la granja en la que vivía. Un bosque rodeaba aquel lugar, la hierba era muy alta, la casa era de ladrillo visto, de dos plantas y un gran balcón.

    Amanda miraba los alrededores del lugar, preguntándose cómo sería la vida tan lejos estando tan solo.

    –¿No tienes vecinos? Me da cosa imaginarte tan lejos y solo.

    A Jaime se le descompuso la cara.

    –Ellos no suelen venir aquí… pero hoy quizá nos hagan una visita, ya que estás tú aquí.

    –¿Me conocen? Siento que este lugar me es familiar, pero eso es imposible, siempre he vivido en la ciudad.

    –Estarás cansada. Ve a darte una ducha arriba, y baja a cenar. Mis padres vendrán más tarde.

    Arriba vio un dormitorio y entró por curiosidad. En la pared descubrió una foto de una chica que se parecía muchísimo a ella, con un vestido rojo… Tras la fotografía estaba escrito el nombre de Ágata.

    Miró en el armario, y encontró el mismo vestido. Le encantó así que, tras ducharse, se lo puso. Una sensación nostálgica hizo que amara más ese vestido.

    Cuando bajó, Jaime volteó a mirarla y dejó escapar un pequeño grito de sorpresa al verla.

    –¿De quién es esta maravilla? Siento si he sido atrevida al ponérmelo, es que me ha encantado. Me dijiste que no tenías hermanas, ¿Es de tu madre, quizá?

    –Amanda, debo contarte algo. Siéntate y come, por favor.

    –¿No vienen tus padres?

    –Aún no…

    –¿Sabes por qué este pueblo está tan deteriorado? Hay una leyenda que cuenta que se cierne una maldición sobre él.

    Hace muchos años, el nombre de este pueblo era famoso en todas partes. La economía era envidiable, ya que los productos de aquí eran muy ricos e interesaban muchísimo a las personas de la ciudad. A nadie le faltaba el trabajo, las familias criaban a sus hijos con la barriga llena. Aquí, había una familia que tenía una sola hija.

    Al cumplir los 18 años, se enamoró perdidamente de un joven granjero que vivía cerca de aquí. El granjero estaba prometido con una chica de las afueras, y ambos estaban muy enamorados.

    Cuando su hija se enteró de que el corazón de aquel chico pertenecía a otra mujer, perdió los papeles y se dedicó a maldecirles cada día. Incluso se dice que comenzó a usar magia negra, con ellos y contra todo el pueblo. Se dice que hacía que la desgracia acompañara a aquellos que ella maldijera.

    Su familia intentaba hacerle entrar en razón, pero no consiguieron nada, incluso se marcharon del pueblo asustados por su poder. En un intento desesperado por que esta situación acabara, el chico del que estaba enamorada fue a su puerta y le pidió de rodillas que acabara con esto. Ella comenzó a reírse y lo echó de mala manera de su casa.

    De pronto, Amanda soltó una risita en voz baja. Hasta ella misma se quedó sorprendida de su reacción y pidió disculpas a Jaime. Éste, continuó con la historia.

    Esa noche, el pueblo entero tuvo que huir de sus casas porque un incendio devoraba sus casas y sus terrenos. Alguien vio tras las llamas a la chica con vestido rojo, portando una antorcha.

    –¡HA SIDO ELLA!¡LA BRUJA HA QUEMADO NUESTRAS CASAS Y NUESTRAS VIDAS!

    Todo el pueblo fue a casa de la chica a buscarla. Aporreaban su puerta y gritaban su nombre:

    –¡ÁGATA, BRUJA, SAL DE AHÍ, NOS HAS CONDENADO A TODOS!

    Amanda sintió un escalofrío al oír ese nombre. Jaime le dedicó una mirada acusadora y acabó la historia.

    Entonces, Ágata, con una sonrisa, se subió a la barandilla de su balcón mientras, con una soga al cuello, decía:

    –¡Aquí os dejaré en eterna desgracia, maldigo este lugar y os maldigo a todos! ¡Esta maldición comienza con mi muerte, y nunca podréis acabarla!

    Tras decir estas palabras, Ágata acabó con su vida con sus propias manos.

    –Dicen que algún día volverá, y ese día será nuestra… Podremos acabar con todo esto.

    Jaime, con una mirada culpable, le dijo:

    –Te queda igual que a ella.

    Entonces se volvió para cogerle la mano con los ojos muy abiertos, y esta le quitó la mano levantándose con violencia, pero los pies no le respondían bien.

    –¿Qué me has echado en la comida?

    –Sabes que aquí no puedes ir a ninguna parte.

    Amanda salió como pudo corriendo de la casa. Fuera estaba todo oscuro y desierto. En el campo no había farolas, ni coches, se había hecho de noche y ni siquiera había cobertura.

    Mientras huía, vio una luz al final de la oscuridad… y también escuchó a  Jaime corriendo tras ella.

    De pronto, escuchó que muchas personas se acercaban y comenzó a ver la luz cada vez más cerca. Entonces, tropezó con una piedra y se cayó. Cuando quiso levantarse, unas treinta personas estaban acechándola desde arriba.

    Y una de ellas dijo:

    –Bienvenida a casa, Ágata…

    16 octubre, 2020 a las 3:58 pm #39991

    https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=3452492331502125&id=100002241767212

    16 octubre, 2020 a las 4:29 pm #39995

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenas tardes,

    Este es el enlace a mi segundo relato: https://liacice.blogspot.com/2020/10/el-duende.html

    Gracias, un saludo

    16 octubre, 2020 a las 4:31 pm #39996

    Aquí pongo el link al hilo de twitter: https://twitter.com/Paquita33465972/status/1317087016316817416?s=19

    Muchas gracias y mucha suerte a todos.


    MI PUEBLO, UN DÍA CUALQUIERA

    Viviendo en un pueblo de Córdoba y en el año 1956, mis 3 hermanos y yo no sabíamos lo que era salir de vacaciones. Nuestras vacaciones consistían en seguir en el pueblo y estar jugando todo el día en la calle.

    Yo era la tercera de cuatro hermanos y tenía 5 años.

    Tampoco sabíamos lo que era ver el mar.

    Yo lo supe, cuando cumplí los 23. No lo echaba de menos, ya que no lo conocía.

    Teníamos un río no muy lejos e íbamos de vez en cuando a bañarnos.

    Nuestra madre, que nos obligaba a dormir siesta, ese día salió a la ciudad después de comer y le pidió a la vecina que nos echara un ojo.

    -La verdad es que éramos bastante traviesos.

    Nada más oír la puerta que se cerraba, mi hermano mayor nos dijo, ya podéis levantaros. Él tenía 13 años.

    Era agosto y hacía un sol de justicia, salimos fuera de casa sin hacer ruido, no sea que se enterara la vecina.

    Decidimos acercarnos al río, parándonos por el camino persiguiendo a las lagartijas y todo bicho viviente.

    A mi hermana pequeña de tan solo 3 años, en un momento dado la perdimos de vista y desapareció. Estuvimos buscándola sin parar.

    No muy lejos de allí, había un paso a nivel donde estaba la estación de tren. Teníamos prohibido acercarnos.

    De repente, vimos cuatro o cinco perros merodeando por las vías, nos fuimos acercando poco a poco y cual fue nuestra sorpresa. Allí estaba, tumbada al lado de las vías y dormida. A su alrededor, todo lleno de moscas, la pobre se había hecho caca y estaba toda embadurnada y colorada como un tomate por el soletón que le estaba dando.

    Al oír el barullo, el jefe de estación, que tenía su casa allí, salió despavorido para avisarnos de que el tren pasaría en breves minutos.

    Cogió a mi hermana con cuidado para no mancharse mucho y la llevó a su casa. Su mujer salió de la cocina al oír el alboroto y quedó sorprendida al ver a 4 chiquillos invadiendo su casa. La pequeña seguía adormilada. La mujer la lavó y la tumbó en el sofá. Le dio un poco de agua y vomitó. Notó que estaba ardiendo.

    La verdad que el jefe de estación y su mujer no nos conocían apenas, llevaban poco tiempo allí y no se dejaban ver mucho por el pueblo. Le dijo a mi hermano mayor que fuera a buscar a nuestra madre.

    Se acercó a casa y madre aún no había llegado. Salió la vecina, que preguntó por los hermanos y le tuvo que contar lo que pasaba.

    La mujer le acompañó a la casa del jefe de estación. La vecina al ver a la pequeña, dijo que nos llevaba a todos a casa. Trató de bajarle la fiebre con algún medicamento y esperó a que llegase nuestra madre.

    Cuando llegó, le extrañó el silencio y no vernos fuera del portón.

    La vecina le contó todo lo que había pasado y mi madre, ni corta ni perezosa, no se quitó las zapatillas, ya que no las llevaba puestas, pero fue a su habitación a cogerlas y todos nos escondimos debajo de las camas. Empezó a lanzar zapatillas por debajo hasta que se cansó y nosotros, ya aburridos,  tuvimos que salir.

    Nada, toda la bromita de escaparnos un rato nos costó una semana castigados. Bueno una semana y algo más...

    El algo más fue por las risitas de la cena.

    Estabamos en la mesa y no hablábamos ninguno, pero fue mirar a la cara a uno de mis hermanos y empezar a reír uno detrás de otro. ¡Callaos! Soltó madre, no sé si por los nervios o qué, pero no podíamos parar de reír. ¡Se acabó! Dijo.

    Y esa noche nos quedamos sin cenar.

    -Padre, perdona que no te mencione, sé que estabas todo el día trabajando y ya sabes que madre se encargaba de contarte nuestras travesuras y de ponerte la cabeza como un bombo...

    Gracias por todo y una gran sorpresa que esté de Jurado Juan Gómez-Jurado.

    Saludos,

    Paquita.

    16 octubre, 2020 a las 4:35 pm #39997

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    http://jumapeto.blogspot.com/2019/07/peaje.html?m=1


    PEAJE
    Tres años cambiaron todo el paisaje.
    Juan había trabajado esas tierras toda su vida. Allí nació y allí sigue todavía, ochenta años después. Su mundo era aquella casa de campo en la colina, aquellos valles y vaguadas, aquellas lomas, las praderas, los sembrados y los barbechos. Desde los doce o trece años trabajó la tierra con la yunta, con su padre hasta que murió, luego a solas con su sombra, casi cincuenta años más. Dedicó toda su vida a labrar y cuidar la tierra, acarició sus crestas, le dibujó horizontes, peinaba sus cosechas, lavaba sus heridas, y hasta las propias arrugas de su rostro semejaban los surcos del arado. La vida le regaló dos amores, una esposa durante casi diez meses y una hija que se cambió por ella en el parto. Lentamente, sin sobresaltos, el tiempo parecía no pasar, sino expandirse. Allí la teoría de la expansión del universo se confirmaba mirando el tiempo, no el espacio.
    Tres años lo cambiaron todo.
    Juan ya estaba entrando en esa nebulosa expansiva. Su hija, por las mañanas, empezó a sacarle su sillón al aire libre, a unos pasos de la casa, y lo sentaba mirando al oeste. La obra de la autopista le entretenía, le fascinaba ver las máquinas abrirse paso por los montes, avanzar y seguir avanzando. Él veía que aquella suerte de construcción también lo era de destrucción. Los árboles grandes y altos que durante muchos años habían albergado tanta vida, los pájaros con sus nidos, las ardillas, sus propios brotes verdes, ya no estaban. Las aves seguían revoloteando por allí, a veces se las veía, y a las ardillas también, pero estaban como locas, desorientadas, irreconocibles. A Juan también se le descolocaban sus recuerdos, sus constancias, sus querencias. Parecía que se iban, poco a poco, tomando la autopista.
    En tres años todo cambió.
    Juan ya no reconocía su casa de campo en la colina, ni sus valles y vaguadas ni sus lomas. Su horizonte quedó plano, sin relieve. Limpios los arcenes, recta la calzada, todo gris. Ya tampoco era Juan. Ni su sillón era el mismo.
    -        --  Papá, hoy vamos a contar cuántos coches de color rojo vemos pasar ¿vale?
    Así intentaba la hija darle una ocupación a la mente de su padre, quería que permaneciera atento al mundo y no absorto en la nada. Que estuviera comunicativo, que le hablara de vez en cuando…
    -          --  Allí va uno… ¿ves, papá?
    Tampoco ella se daba cuenta de que todos los coches, de todos los colores, iban siempre en la misma dirección (una colina separaba los carriles del otro sentido de la marcha, que quedaban ocultos desde allí), que solo había viaje de ida, que de allí no se regresa, que ya estaba en camino el coche negro, el último coche en la autopista de Juan.

Debes estar registrado para responder a este debate.