• 16 octubre, 2020 a las 8:20 pm #40102

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenas tardes,

    Mi nombre es Juan de la cruz he participado en #historiasrurales desde mi cuenta de

    https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1137271203335173&id=100011569113152

    16 octubre, 2020 a las 8:22 pm #40103

    Buenas tardes,

    Mi nombre es Juan de la cruz he participado en #historiasrurales desde mi cuenta de Facebook

    https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1137271203335173&id=100011569113152

    Erica Pérez Prada
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 8:27 pm #40104

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenas noches,

    Aquí les dejo el link a mi pequeña historia:

    https://igualmentejuntos.tumblr.com/post/632157027975708672/no-hablemos-comamos

    Muchas gracias, un cordial saludo.

    Erica Pérez Prada.

    16 octubre, 2020 a las 8:42 pm #40105

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    https://www.facebook.com/100011569113152/posts/1137441019984858/

    Mi nombre es Juan de la cruz y participo en #historiasrurales con este texto.

    Un saludo para todos

    Belén Calvo
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 8:45 pm #40106

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Hola:

    Mi historia, in memorian a las mujeres rurales fallecidas en este triste año.

    https://m.facebook.com/belen.calvo.79?ref=bookmarks#!/story.php?story_fbid=10225366024320210&id=1311889543&refid=17&ref=bookmarks&_ft_=mf_story_key.10225366024320210%3Atop_level_post_id.10225366024320210%3Atl_objid.10225366024320210%3Acontent_owner_id_new.1311889543%3Athrowback_story_fbid.10225366024320210%3Astory_location.4%3Athid.1311889543%3A306061129499414%3A2%3A0%3A1604213999%3A-226550853890411976&__tn__=%2As%2As-R

     

    16 octubre, 2020 a las 8:49 pm #40107

    Buenas noches:

    Adjunto mi historia. Espero que les guste.

    https://www.facebook.com/hashtag/historiasrurales

    ¡Muchas gracias!

     

    Miguel Bautista Ruiz
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 9:07 pm #40108

    Buenas noches,

    adjunto el relato titulado "Recuerdos" para el concurso #historiasrurales.

    Saludos.

    https://tarantula80.wordpress.com/concurso-de-historiasrurales/

    16 octubre, 2020 a las 9:16 pm #40109

    Hola!!! Soy Lola López Hinojosa. Encantada de participar. Espero que os guste. Mi enlace es el siguiente:

    https://www.facebook.com/notes/lola-l%C3%B3pez-hinojosa/una-historia-rural/4481192301952973/

    Os copio yo también el micro relato:

    UNA HISTORIA RURAL

    Anochecía...Una tarde de finales de mayo espléndida: La musicalidad del silencio como compañía, el trillo descansando en la era, los dos grandes eucaliptos observando.

    Sentada contigo bajo la parra, rodeada de decenas de macetas que regabas con orgullo día si y día no. Me escuchabas.

    Estabas cansada.Tenías tanta tarea en aquel cortijo tan grande que los días se hacían eternos y tú, ya no tenías fuerzas para la eternidad.

    Yo te cogía de la mano, y así jugando a adivinar el por qué de cada una de las marañas que marcaba tu piel, pasabamos el tiempo.

    La oscuridad llegó. La calma con la que la noche nos arropaba sólo era el merecido descanso a un rutinario día más de trabajo bien elaborado.

    Y de repente recordé, necesitaba devolver urgentemente en la mañana el préstamo a D. Pascual: el libro, en el pueblo, yacía olvidado.

    Rompí el silencio con unos golpes acuciantes en tu hombro. Entreabristes alarmada tus ojillos exhaustos. Tu sonrisa me tranquilizó.

    Te quitaste tu delantal, te atusastes el pelo como tú solo sabias hacer, aprestaste mi mano.

    Y juntas, bajo la luz de la luna caminamos.

    Una niña, una abuela, cientos de pasos cansados en la noche...Una historia rural. Un amor sin condiciones.

     

    Isabel Del Río Luna
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 9:26 pm #40110

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Os dejo el enlace a mi relato. Mucha suerte a todos!

    https://ciencialiterata.wordpress.com/2020/07/18/la-tia-concha/

    David Benedicto
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 9:35 pm #40111

    Dejo aquí dos relatos para participar en el concurso:

    El búho y los cerezos: https://thetiningas.blogspot.com/2020/10/el-buho-y-los-cerezos.html

    Final de verano con sabor a uvas: https://thetiningas.blogspot.com/2020/10/final-de-verano-con-sabor-uva.html

    Un saludo

    16 octubre, 2020 a las 9:37 pm #40112

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenas noches,

    Aquí os dejo mi historia, "Rinconcito" que he publicado en el blog https://mercedesvazquez.com/2020/10/16/rinconcito/

    Siempre le había gustado volver a aquel lugar, era pequeño, con todas las aldeas que se extendían por aquella tierra de magia, brujas y nieblas, pero era su rinconcito.

    Ahora, estando acostumbrada a la gran ciudad podía visitarlo de vez en cuando, debido a su trabajo, y la posibilidad de viajar y trabajar desde un lugar en el que solo necesitaba su ordenador e internet. Quién les hubiera dicho a sus abuelos que desde dentro de aquella antigua casa empedrada podía hacer una llamada al otro lado del océano y charlar un ratín con su familia, nunca se lo hubieran imaginado.

    Pasar unos días allí era único, con su hija de vacaciones, pudiendo compartir la comida con sus padres y sobre todo, una vez terminado su trabajo, las largas cenas debajo de una parra que poco a poco escondía el sol, y daba paso a esas historias de recuerdos y cuentos del lugar, algunos días, un vecino o algún familiar se la aldea se unía a ellos amenizando la velada.

    Conseguía a duras penas que su pequeña se durmiera queriendo enterarse de todo lo que allí se contaba.

    Mami- hay un pajarito que está en la finca y no puede volar- decía, dejando atrás ya su lengua de trapo.

    Vale- contestaba ella con dulzura- mañana lo vemos y te prometo que le curaremos, y que va a volver a volar

    A su lado, por fin ese pequeño amor se dormía, soñando ya con  nuevas aventuras.

    Al día siguiente, como le había prometido, buscaron el pajarito, entre la hierba y los árboles tardaron en dar con él, cuando lo encontraron vieron que tenía una de las alas quebrada. Con ayuda de los abuelos pudieron sujetarla para que fuera poco a poco curándose.

    El abuelo había dicho que era una cría de cotorra, y que su madre se encontraría en un pequeño bosque cerca de la aldea, así que podrían llevarla con su familia cuando estuviera curada.

    Pasaron los días y la pequeña cría cada vez estaba mejor, la atención de la niña y los cuidados sobre todo de la abuela lo conseguían poco a poco.

    Llegaba el final de aquellas pequeñas vacaciones y tenían que regresar, pero sabían que también el pequeño pajarito tenía que volver a su lugar con su familia.

    El último día, con un sol radiante fueron hacia el bosquecillo y allí, el abuelo les decía que buscaran los nidos de las cotorras, que no debían estar lejos. Así fue como encontraron alguno, vacío pero seguramente su madre no estaría lejos, así que, aún con las lágrimas de la pequeña, dejaron por fin a la pequeña cría en su lugar, sabiendo que estaría mejor con su madre que seguro pronto la buscaría.

    Buena suerte a todos!

    Mercedes V.

    León Molina Pantiga
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 9:38 pm #40113

    Hola. Adjunto dos historias rurales publicadas en mi sitio facebook. Saludos.

    LOS SALTICOS
    El viejo todavía podía cargar a su espalda con un pequeño hato de leña. Y podía transportarlo lenta pero firmemente por el sendero que ascendía por el monte hasta el pico de El Golerón. Al llegar a la cima repetía siempre la misma operación; dejaba la carga de leña en el suelo, se sentaba en un piedra cuadrada y sacaba su petaca, liaba un cigarro de tabaco verde cultivado por él mismo y lo fumaba sin moverlo de la comisura de los labios con el ojo del mismo lado semicerrado. Luego orinaba, no siempre, pero casi siempre. Apretaba la cuerda que sujetaba la leña, la cargaba a su espalda de nuevo y con otra cuerda y movimientos precisos conseguía rodear la carga y apretarla contra él haciendo un nudo sobre su pecho. Se erguía y movía sus brazos tanto para desentumecerlos como para acomodar bien la carga. Se frotaba la cara con sus manos de dedos retorcidos y finalmente daba un pequeño salto en el vacío. Mientras planeaba en el aire sus ojos eran apenas dos finísimas líneas bajo sus pobladas cejas y las mejillas flácidas casi se le juntaban con las orejas. Pasaba rozando la copa del nogal de El Sapillo, cosa que hacía con cuidado, pero que realmente le divertía. A partir de ese punto se inclinaba hacia adelante y se lanzaba casi en picado hacia el valle. Durante unos minutos cerraba los ojos completamente y se concentraba en sentir el aire sobre su cuerpo. Mientras volaba le gustaba hacer algunos juegos como variar un poco la dirección y abrir un segundo los ojos y comprobar si había adivinado el punto justo por donde estaba pasando, o pegarse un poco más a la falda del monte para asustar al rebaño de su amigo Julián. Cuando se acercaba a las escuelas viejas, en las afueras de la aldea, iba poniendo su cuerpo vertical y reduciendo su velocidad. Cuando pasaba junto a la espadaña de la ermita ya casi iba parado. Finalmente caía con suavidad en la placeta de arriba junto a la puerta de sus casa que su mujer tenía llena de macetas con geranios y gitanillas. Ella siempre salía a recibirlo con mala cara. El abuelo deshacía el nudo sobre el pecho y dejaba caer el hato al tiempo que decía
    - Inés, ahí tienes la leña.
    Y entonces escuchaba la canción de siempre:
    -Madre mía, qué hombre este, de verdad, ¿es que no puedes decirle a Senén que te prepare la leña, que mil veces te ha dicho que nos la trae a casa y todo? Tú no, tú es que has sido toda la vida igual, que ya no estás para estas cosas, madre mía qué hombre éste, de verdad, que te sales por ahí y yo ya se a lo que vas y me quedo en un ay, que estoy contigo que la entrego, de verdad…
    Y él contestaba
    -Vale, bien, que sí, que no pasa nada ¿ves tú que me pase algo? pues eso…
    Y luego, al llegar al bar a echar el carrasqueño escuchar entre aburrido y orgulloso los mismos comentarios de El Molato, que si hoy un cuando has pasado por el corral de Antonio ibas un poco fuerte, que si llevabas la carga torcida, que si un día te vas a estampar en la tapia del corralón y te vamos a tener que arrancar de la pared con una espátula…
    Y siempre también la misma respuesta:
    -Madre mía qué cansino que eres Molato, mira que siempre con las mismas monsergas, venga, ahora di que llevo la calva llena de mosquitos chafados, que esa no la has dicho hoy todavía… Y tú rubia, échame la goteja y que te la pague el cansino este, y a la Inés, chitón, que me he tomado un café con sacarina y punto, que me rencilla más con el aguardiente que con los salticos esta mujer, que ya es decir ¡hay que joderse!

    EL DUENDE
    Yo soy el duende de este bosque. Y que conste que hasta el día de hoy en que te lo estoy contando, esto no lo sabían en la aldea más de cuatro.
    Que sí hombre, que sí, que soy duende ¡me cago en diez.! ¿O es que tú te crees que todos los duendes son como los pintan en los cuentos, con ropajes extraños y la cara lo mismo verde que azul? Pues no. Los duendes en la vida real somos personas normales y corrientes.
    Aquí en la aldea todos se creen que soy adoptado, pero no es verdad. Yo era antes el tío Pascual, ése del que habrás oído contar que era tan fuerte que un día levantó dos burros, uno con cada brazo. Pues ése era yo.
    Ese día estábamos de fiesta porque se casaba la chiquilla mayor de la Eufemia yo me había bebido un par de copas de coñá y eso a los duendes nos va muy mal. Y me dio la tontuna por levantar los burros, pero no se lo cree nadie porque no queda vivo ninguno de los que me vio.
    Pero a lo que iba, que me voy de una cosa a otra y acabo por lo cerros de Úbeda. El tío Pascual era yo. Y cuando cumplí ochenta y dos años como tío Pascual, tuve que morirme para poder seguir la marcha, porque los duendes no nos morimos. Tampoco nacemos, porque es imposible acordarse de tantas vidas. Yo, desde un alfarero que fui en La Nava, la aldea que está al pasar el pico de La Morra, hace de esto más de doscientos cincuenta años, la verdad es que más para atrás ya ni me acuerdo.
    Usaba yo entonces un horno que dejaron los moros y lo cierto y verdad es que yo con la alfarería disfrutaba muchísimo, y era un alfarero de primera. ¿Has visto la cuervera que hay en casa de El Moniato? pues esa la hice yo en aquella vida. Desde Hinarejos venían a comprarme los lebrillos que hacía. Hasta una vez pasó por allí otro duende buscando mis lebrillos y enseguida comprendió por qué eran tan buenos, porque los duendes entre nosotros nos conocemos. Pero era un duende de otra clase, un duende del llano, que son muy samugos y andan siempre como alma en pena y vivan la vida que vivan, están así como amargauzos. Pero bueno, ellos sabrán. Los duendes del bosque, la verdad, es que tenemos más salero y lo pasamos bien.
    Un día, si me deja descubrirle el secreto, te voy a presentar a Andrés, el duende de La Atalaya. Andrés es un fenómeno de duende. Andrés hace más de ciento cincuenta años que no sale del bosque a vivir con la gente porque la última vez, que era mulero por la parte de Fontezuela, se enamoró de una muchacha de allí que lo dejó y se fue con un señorito. Y a los duendes ni el amor ni las amistades se nos borran así como así y el pobrecillo lo pasó fatal esperando a hacerse viejo y morirse y volverse al monte. Y dijo que ya no bajaba más. Ahora le enseña a hablar a las liebres, a los pajaricos y a otros animales y dice que tan ricamente, que está allí muy feliz y que para qué volver
    ¿Tú no has visto a veces que las piedras esas que hay al lado del pico de La Atalaya se llenan de pájaros? Pues eso es que los pájaros han ido a hablar con Andrés y él les echa de comer y ellos le cuentan cosas que ven por ahí. Es muy buena gente Andrés y muy simpático y, desde luego, el duende con más arte para la magia que yo he conocido. Ya te lo presentaré, si me deja, ya te digo.
    Pero bueno, lo que te iba a decir, que el tío Pascual era yo y que cuando cumplí ochenta y dos años me hice el muerto y un año o así después, que aparentaba tres o cuatro años, me trajeron aquí otros duendes, porque los duendes nos hacemos siempre estos favores, diciendo que era huérfano y que no tenía a nadie que me cuidara y que si alguna persona buena quería hacerse cargo de mí. Juana Molina fue la que se echó para adelante. Y vaya que si era buena. Mi madre Juana era un cielo de mujer. Y desde entonces he vivido aquí en la aldea, aunque ya había vivido aquí otras veces, porque me gusta estar cerca de mi bosque ¿No has visto que todos dicen que soy un andarrín y que me paso las horas andando por esos caminos? Pues claro, porque estoy en mi bosque y me encanta hablar con los pinos y que me cuenten sus cosas y hablar con los ciervos que hablan con la cabeza sin decir palabras y son muy listos y muy nobles. Todo esto lo hago con mi magia ¿con qué lo iba a hacer?
    ¿Volar? volar también si quiero, pero sólo vuelo por las noches, porque si volara por el día y alguien me viera, figúrate la que se podría montar.
    Que sí, que si me guardas el secreto, una noche, cuando todos estén durmiendo, nos venimos y vuelo un rato para que me veas.
    Pero venga, que por hoy ya está bien. Y ahora tu abuelo se va a levantar que tiene el culo cuadrado de estar sentado en esta piedra. Vámonos yendo para la casa a ver qué nos dan de cenar, que tu madre debe estar rezongando por ahí, que a los de capital, cuando se hace noche les da el yuyu, como dice tu hermano.

     

     

     

    J Bueno García
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 10:08 pm #40114

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Aquí os dejo el enlace a mi historia. ¡Gracias por la oportunidad!

    https://www.facebook.com/ameba84/posts/10217278872190674

     

    Jesus Bautista Vasco
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 10:13 pm #40115

    Buenas Noches desde Extremadura. Participo con el relato Rural: Lo he insertado al ver a otros pero el Link en Facebook es: https://m.facebook.com/story.php?story-fbid=4960146887332430&id=100000115025322. Deseo esté todo bien. Me lío a veces con estas modernuras. Gracias

    VIENTOS DE QUIMERICAS HISTORIAS

    Hoy, ha llegado a su casa una canción que habla. Que dice. Que piensa. Que recuerda. En años antiquísimos, cuando la soledad y el ser malquerido no podía definirlo, por obviedad, las narraciones de otros, sus “amigos” lo entretenían. Es cierto, que los años 70, fueron un fuelle importante, de lo mejor en su vida, para fundir su dolor con la creatividad que, como todo en él, no podía desarrollar.

    _ “Una vez me contó mi abuelo, mientras vigilábamos la era de noche, que sobre las viejas murallas de Jerusalén, había escondida una reliquia que perteneció, dicen, a Thomas el Viejo, un conocido de Jesús el Nazareno. La reliquia era, fulgente y líquida, hecha de aromas de la selva. Quien la poseía, tenía la particularidad de dormir a todo un pueblo por donde pasaba y, así, descubrir los tantos pecados del ser humano. Su peste se expandía por las poblaciones y Thomas, a partir de las 3 de la noche, entraba en los pueblos. Calle por calle. Con el aroma extendiéndose por cada rendija habitada. Cuando estaban todos dormidos alzaba las manos a los cielos y pronunciaba unas palabras: “Qué el Amor todo lo venza, Señor, así sea”

    _ “Hostias, sigue, decía otro niño”. El hijo de Marcelo que también pernoctaba sobre los haces de trigos y cebadas con nosotros.

    Para mí, los años 70 en el pueblo olían a inciensos. Veranos limpios, entre tormentas y rosarios encima de las camas. Aquelarres de la vecindad, vencidas quizás por la ignorancia o las costumbres. A casas limpias blanqueadas con cal. Aromas navideños inconfundibles. Y, sobre todo, a las músicas que salían de los soportales. A aquellas ventanas de costuras que daban a la calle donde criticaban todo. A paseos en el verano con sus terrazas repletas del bar Triana y su música con dos altavoces minúsculos pero potentes, amenizando los veladores. De la radio de mamá y la abuela donde del Cairo me iba a Barcelona, Londres o Madrid, su dial era así. Carlos Santana era su eje principal. El rey. La perfección con su delirio. Los vientos del mar de quimeras, aquellos respiros de un mar interior, en ebullición, resoplaban, descubriendo y embriagando la vida de aquel niño narrador. Atornillado a la grandeza de historias que le erizaban la piel…

    Las noches, De Todos Los Santos, de vientos fuertes y lluvias persistentes esperando a las ánimas, muerto de miedo. Sentados al braserito, a la espera de sucumbir a otras edades. Arropados por enaguas amigas. Con el juego de la Oca o el Parchís ya con demasiado empacho para seguir su magia, otras historias, eran contadas para seguir en la reunión que jamás pensaba iban a irse de allí:

    _ En la guerra Civil “eso lo contaba mi abuelo Antonio” una noche nevaba mucho en un cortijo muy alejado del pueblo y de que los moros mataban a los pastores, a todo “kiski” atravesándoles con sus espadas en la guerra Civil, las entrañas con los sueños incluidos “hostias ¿sí?” “Claro chiquillo” Bueno, pues una noche de nieve y tormenta llamaron a la puerta del cortijo. El hombre no habló y con un azadón en la mano avanzó hasta la ventana y apago la vela. “No veía a nadie” Seguían llamando a la puerta quien fuera y seguía sin ver a nadie. A la no sabe cuántas llamadas, con un miedo que lo consumía, se atrevió a abrirla. No había nadie. Dio unos pasos hacia adelante y nada. Recorrió la finca helada y nada. Al irse dirección a la puerta por donde había salido, dicen, que oyó una voz por los pesebres del ganado. Al asomarse, contempló, una túnica blanca, muy resplandeciente que cubría a una oveja primeriza que estaba pariendo y al lado, un hombre desnudo, sin frío, sin manos ni pies, pero él veía que era un hombre que le sonreía y le dijo: “Tú, no morirás buen hombre” A la mañana siguiente se lo encontraron muerto, sonriendo.

    – ¡Hostias abuelo ¿y qué más, sigue? …

    Solo los vientos de las quimeras veneran el paso de mis tiempos. De todos los tiempos del universo interior. Y me protegen de todas las guerras con sus mentiras. Solo aquellas historias de niño para calmar la hambruna de la necesidad son ahora este alimento de un adulto que sostiene una sonrisa hacia aquellos pasados que lo alimentaban y hacen feliz. Creando mil historias para ser contadas. Gracias abuelo por tantas …

    Ignacio Cortina
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 10:15 pm #40116

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Aquí dejo mi participación:

     

    https://ignaciocortina.wordpress.com/2020/10/16/el-huerto/

     

    ¡Suerte a todos!

    Ignacio Cortina
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 10:22 pm #40117

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Mi segunda participación. ¡Suerte!

     

    https://ignaciocortina.wordpress.com/2020/10/16/corre-conmigo/

     

     

    Fernando Kosiak
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 10:39 pm #40118

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Hola les comparto La Esquila

    La esquila

     

    Las pequeñas motas de lana van cayendo sobre el piso de cemento rajado del tambo. Hoy las tres vacas fueron ordeñadas más temprano para dar paso a las decenas de ovejas que tienen que pasar por la esquila. Mi abuelo mete, con movimiento rápidos, la tijera, hecha de una sola pieza de metal, entre la lana apelmazada y sucia de cada una de las ovejas. Por una puerta del tambo entran de uno en uno los animales a tijeretear y por la otra salen con un nuevo aspecto, más blanco, más liviano. Una vez que mi abuelo Juan agarra las cuatro patas del ovino y lo obliga a tumbarse sobre el suelo frío, éste deja de debatirse entre la huida, se resigna al recorte. Los puñaditos de lana caen y mi tío los recoge y los vuelve vellón con pocos movimientos. Mi abuela ceba mate a los hombres y a cada rato desaparece para controlar la comida que prepara en la cocina de afuera. Mi papá se encarga de devolver las ovejas renovadas al campo y traer a las aún no podadas. A simple vista yo no estoy en el cuadro. No se me ve porque estoy dentro de una bolsa de arpillera que triplica mi altura, sostenida verticalmente por una estructura de madera. Mi mamá arroja hacia este interior los vellones que mi tío le alcanza, no sin antes decir “va”. Intento barajarlos en el aire, los acomodo bajo mis pies y salto sobre ellos para apretarlos contra el fondo, junto a los otros vellones. El calor es pesado dentro de la bolsa gigante y el olor ácido a lana recién cortada impregna bolsa y niño. Mis pies transpiran bajo la calidez sedosa de la lana. Mi hermano está parado junto a mi madre y le pide que le deje arrojar alguno de los vellones. Ella sabe que su fuerza no es suficiente, que la lana no llegará a la boca de arpillera, pero de todos modos le pasa la mata que el arroja.

    El sol comienza a bajar y uno a uno nos bañamos bajo el hilo de agua que cae de un tubo en la pared. El agua del tanque se acaba, así que hay que volver a encender el motor para que extraiga líquido del pozo. Mi abuela sirve en una bandeja los trozos de la gorda pizza sin queso que sólo prepara los viernes. Cada uno toma un pedazo. Ella apoya la bandeja sobre la mesa y la cubre con un repasador, por las moscas.

    Cuando llega la noche los hombres mayores se van a caminar hasta la tranquera, sin nada que hacer más que mirar las primeras estrellas que brillan. Mi hermano y yo nos quedamos con mi mamá, y todos con la abuela. Cantamos himnos que sabemos de memoria, y las palabras se pierden en el campo. Quizás mañana cantemos los mismos acordes en la iglesia.

     

    Pero los recuerdos se desvanecen con tanta facilidad, se funden a lo lejos.

    Quizás aquellos himnos sean los que cantamos en el funeral de mi abuelo.

    https://www.facebook.com/ProduccionesFernyKosiak/posts/10157203740251012

    Fernando Kosiak
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 10:41 pm #40119

    Hola les comparto: Peras en almíbar

     

    Peras en almíbar

     

    Mi abuela se sienta a la mesa del patio interno de casa, debajo de la enredadera que hace un pequeño techo de sombra donde comemos en días de calor. Pela cada una de las diminutas peras. Son del tamaño del puño de un niño de tres años. Cada tira de cáscara casi transparente es un intento de no sacarle parte de la escasa pulpa. Les quita el cabo y las deposita dentro de la olla con un puñado de azúcar y después comienza con una nueva pera, repitiendo el proceso casi mecánicamente. Cuando ve la olla casi llena se detiene y agrega dos jarras de agua. Camina hasta afuera apoyando la olla sobre sus senos y la deposita sobre los círculos concéntricos de la cocina a leña. Agrega un palo más al fuego y tapa la olla. Veinte minutos después comienza el hervor.

    Las peras fueron arrancadas del árbol de enfrente, fuera del patio interno, fuera de la protección inmediata. La siesta, hora predilecta de los loros, se desarrolla en réplicas de nubes en el cielo. En las horas muertas, mientras los adultos duermen la tarde, yo leo en la galería que rodea la mitad de la casa. Me siento en la mecedora a la altura del peral, acompañado de dos o tres piedras para arrojar al árbol cuando aparezcan los loros. Cuando las frutas comienzan a madurar se las arranco, quitándoles el manjar a las aves, apropiándomelo. Mi padre hace guardias de mañana, caminando con la gomera debajo de los eucaliptos, buscando los entretejidos nidos de los loros y esperando distinguir su color verde de las hojas de los árboles para así poder bajarlos de un piedrazo.

    Cuando nos sentamos bajo la enredadera a almorzar, el postre, las peras en almíbar, tienen un gusto más dulce, saben a venganza.

     

    https://www.facebook.com/ProduccionesFernyKosiak/posts/10157203740251012

    Aida Mateos Fuentes
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 10:52 pm #40120

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    ¡Hola!

    Aquí está mi relato: A por patatas (http://www.historiasmasala.com/a-por-patatas/).

    ¡Gracias!

    Aida

    Marta del Riego Anta
    Participante

    16 octubre, 2020 a las 11:03 pm #40121

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    https://www.instagram.com/p/CGaysoNjNHM/

Debes estar registrado para responder a este debate.