• RAFAEL ARROYO SANCHEZ
    Participante

    17 octubre, 2020 a las 8:50 pm #40231

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    VIAJE DE NOVIOS

    Antes de que ningún gallo anticipara la madrugada, se levantaba de la cama y sin encender la luz, se vestía con la ropa de faena: pantalón de pana, botas de cuero, camisa de franela y jersey de lana, después dirigía sus pasos al lavabo instalado en el cuartillo cercano a la cocina para vaciar la vejiga urinaria y lavarse cara y manos. Se preparaba el tazón de leche caliente con el pan “migao” y salía de casa cuando aún los cerros, los barrancos, árboles y todo su mundo rural, no eran sino una amalgama de sombras con un fondo sonoro de cabras balando en el corral.

    Todo su patrimonio era aquel rebaño de cabras majoreras. El ordeño de las setenta y dos ubres le llevaba casi dos horas y, una vez concluida tan pesada labor, llevaba los cantaros de leche a la casa. Su mujer, además de bautizar la leche, se encargaba de transportarla al pueblo a lomos de la vieja mula y venderla.

    Cuando la luz bañaba de plata montes, veredas y cañadas, cogía el zurrón, el bastón de acebuche, el capote y volvía al corral para darle a las cabras su indispensable cuota de libertad vigilada para que ramoneasen por los campos; si alguna se apartaba del rebaño desatendiendo sus voces y silbos, siempre tenía la honda de esparto para lanzar una certera piedra y corregir tan rebelde individualidad.

    La mañana se presentó plúmbea. Las tetonas cumbres de los montes habían desaparecido bajo la negra preñez de unas nubes amenazantes. Toda la sierra estaba envuelta en una oscura quietud que le transmitía malos presagios.

    Después de un par de horas de pastoreo, en el horizonte comenzaron a dibujarse cortinas de agua balanceándose como grandes piezas de tul brillantes. El lejano sonido de un trueno en medio de aquel océano de jaras, lentiscos, romero y encinas, fue la señal inequívoca para volver a casa.

    Cuando las ornamentales cortinas de acuoso tul se convirtieron en cascadas de agua, decidió cambiar de dirección y arrear las cabras hasta una pequeña cueva para guarecerse de la lluvia. La pequeña oquedad no pudo dar albergue a todo el rebaño, pero cuando los truenos y relámpagos parecieron anunciar la llegada de Zeus abriendo los cielos, las cabras se apretaron con fuerza unas a otras.

    Sentado en un rincón, notó como un chorrito de agua caliente y reconfortante le entró por el cuello de la camisa dando calor a su aterido cuerpo, se volvió buscando el origen de aquella milagrosa fuente térmica, y de un empujón apartó a la cabra que en ese momento cumplía con una de sus funciones fisiológicas.

    En cuanto la lluvia amainó salió de la cueva, contó las cabras y emprendió el camino de regreso a casa. Llegó anocheciendo. Metió las cabras en el corral y empapado de agua y tiritando de frío entró en la casa. Su mujer se abalanzó sobre y lo abrazó al tiempo que le daba las gracias a Santa Bárbara por escuchar sus plegarias. En el suelo y sobre algunos muebles ya estaban colocadas las sempiternas cacerolas y ollas viejas para evitar que las goteras encharcaran la casa.

    Mientras se cambiaba de ropa y se lavaba, su mujer le preparó un tazón de sopa caliente. Se sentó en la mesa que estaba bajo la única lámpara que colgaba del alto techo y antes de dar el primer sorbo a la sopa, volvió a tronar con fuerza y los canutillos de cristal que colgaban de la lámpara, asumiendo la función de eventual sismógrafo, chocaron entre sí preludiando un sonido de inminente desgracia.

    Se acostaron más temprano que de costumbre, aunque los constantes y descompasados repiqueteos de las goteras cayendo en los recipientes les impedían conciliar el sueño.

    Sumido en un intranquilo duermevela, se despertó sobresaltado al oír una explosión distinta a un trueno. Miró hacia el techo y comprobó horrorizado que una parte de él había rendido pleitesía al dios Eolos.

    Se levantaron y se vistieron apresuradamente; cogieron una manta y al dirigirse a la puerta de acceso a la vivienda, bajo sus pies gimieron con un llanto de cristal los canutillos de la lámpara.

    Fuera de la casa el fuerte viento les impedía andar con facilidad. Se acercaron al corral de las cabras y vieron que seguía firme e intacto. Decidieron bajar por el camino del pozo para atravesar la loma del ciervo y así llegar al pedregoso camino que iba paralelo a la vía del tren. Veinte minutos después avistaron las luces de la estación, aunque antes de llegar a ella, se toparon con unos vagones de mercancías anclados en una vía muerta, sin dudarlo, abrieron el portalón de uno de ellos y entraron. Cansados y acurrucados se quedaron adormilados en un rincón cuando de nuevo la lluvia volvía a repiquetear con fuerza en el techo del vagón.

    Despertaron cuando el vagón ya rodaba enganchado a un convoy, abrieron el portalón y contemplaron el paisaje de un mañana soleada, limpia y de un color verde rabioso. Su mujer preguntó a dónde iban, él contesto con humor: “de viaje de novios”. Rieron y tras acomodarse esperaron que el convoy se detuviese en la siguiente estación. Cuando el tren se detuvo bajaron y le contaron al jefe de estación lo ocurrido la noche anterior. Con billete gratis y en un tren más cómodo, hicieron el camino de vuelta al pueblo.

    Por la tarde pudieron comprobar que parte del techo de la casa había desaparecido, pero tanto las cabras como el resto de enseres habían resistido el embate de la tormenta. Todo era cuestión de volver a techar la vivienda, arreglar los desperfectos y seguir anclado a la naturaleza, al pastoreo y al mundo rural de su existencia.

    17 octubre, 2020 a las 8:50 pm #40232

    Este es el enlace al concurso de relatos rurales

    http://marianorodillo.blogspot.com/2020/10/un-surco-de-tierra-mojada-en-la-frente.html

     

     

    Bàrbara Moral
    Participante

    17 octubre, 2020 a las 8:53 pm #40233

    Dejo el enlace para el concurso.

    https://www.instagram.com/p/CGdJJinFnyf/

    Un saludo.

    17 octubre, 2020 a las 8:56 pm #40235

    RAFAEL ARROYO SANCHEZ
    Participante

    17 octubre, 2020 a las 9:01 pm #40237

    Laura Susmozas Campos el 17 de octubre, 2020 a las 18:38

    Buenas tardes. Mi aportación al concurso de #HistoriasRurales: «El Molino» https://lassusmozadasdelaura.wordpress.com/2020/10/17/el-molino/

    Gracias a Zenda y suerte a todos.

    Buenas tardes mi aportación al concurso de hisorias rurarales: "Viaje de novios"  -  https://www.facebook.com/Faliarroyo-101463918423209.  Garcias. Saludos

    Txomin Requeta Jerez
    Participante

    17 octubre, 2020 a las 9:28 pm #40240

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Aquí mi relato para el concurso:

    https://lacuartillaymedia.blogspot.com/2020/10/el-oro.html

    17 octubre, 2020 a las 9:29 pm #40241

    #historiasrurales

    Enlace de mi historia: https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10217993894586049&id=1446127704

    Rogelio, el zapatero remendón.

    Estábamos en la aldea de Trazo, en la cocina de Mercedes, quien me había invitado a pasar unos días en su casa. Ella se había instalado junto al fuego. Miraba su móvil mientras yo lavaba los cacharros.
    - Oye, ¿la máquina de fotos de tu perfil del WhatsApp es tuya? -inquirió Mercedes.
    Mi antigua profesora era una amante de la fotografía. Dejé mi tarea y me senté a su lado. Le contesté, sonriendo:
    - Sí, una pieza de museo, una Voigtänder Bessa Voigtar de 1930. Era de mi tío Rogelio y la heredé. ¿Nunca le conté la historia?
    - Nooo.
    - Pues, verá. Mi tío Rogelio era hermano de mi abuelo, originarios ambos de Requejo, de la zona del lago de Sanabria. Su afición era la fotografía, pero trabajaba como zapatero. El mejor zapatero remendón de la provincia de Zamora, sin duda. Decía que estaba segurísimo de que su Cenicienta sería aquella que luciese unos pies perfectos. Era muy fetichista Rogelio. Pues, estando un día en el río, había una joven tomando el sol. Él contaba que se fijó en sus pies de cuento, ni siquiera en su cara o cuerpo, y se flipó. Hubiera dado lo que fuese por fotografiar aquellos pies, pero la época, años 30, ya sabe... El caso es que días después esta chica acudió al taller. Quería arreglar unos zapatos. Pues, bien, Rogelio estaba tan, pero tan hechizado por aquellos pies, que a falta de éstos fotografió, con la Voigtänder, durante esa semana, los zapatos. Cuando vino la chavala a recogerlos le regaló una de esas fotos. Él pensaba que se iba a reír, burlar del detalle; pero, no, ella era una enamorada de este arte. Y así comenzaron, por unos pies, unos zapatos y una foto. ¿Qué le parece?
    - Una historia molona, que dirías tú -repuso Mercedes, con la mirada brillante.
    - Pues ésta es la historia de amor de mis tíos, Rogelio y Carmen. Nunca una mujer fue tan fotografiada y amada. Carmen, una muchacha de pueblo, llegó a modelar en la capital, gracias a las fotos de su marido, pero ésa ya es otra historia.
    - ¿Me la contarás otro día? ¡Me encantan estos cuentos con sabor añejo. ¡Hay que cuidar esa máquina, eh! Ha visto mucho.
    - Sí, Rogelio, el zapatero remendón, protagonizó muchas aventuras...
    Y nos reímos, como niñas chicas.
    Autora: Cristina Montes Calvelo

    17 octubre, 2020 a las 9:41 pm #40242

    Buenas Tardes

    Este es el enlace de mis publicaciones realizadas por medio de facebook , para el concurso de historias rurales

    https://www.facebook.com/gilberto.mendozavillela

    Se publicaron para el publico en general, los títulos de los cuentos son: El aullido y El angelito

    Atentamente

    Gilberto Mendoza Villela (Amadeus)

     

    17 octubre, 2020 a las 9:47 pm #40243

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Hola,

    A continuación incluyo la dirección donde he publicado el relato:

    https://www.facebook.com/unaspalabrasma2

     

    17 octubre, 2020 a las 9:49 pm #40244

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenas noches, me llamo Cristina Montes y participo en este concurso de #historiasrurales con: "Rogelio, el zapatero remendón". El micro, que creo que lo he duplicado en otra respuesta (si es así, ruego me perdonen), está recogido en este enlace: https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10217993894586049&id=1446127704
    Gracias y suerte a todos los participantes.

    C.M.

    Carolina Gomez
    Participante

    17 octubre, 2020 a las 9:55 pm #40246

     

    Buenas tardes, participo con el relato publicado en facebook  para participar en el concurso #historiasrurales, titulado " El puente maldito".

    https://www.facebook.com/carolina.gomezguerrero.3/posts/3405803329486534

    Un saludo a todos.

     

    17 octubre, 2020 a las 10:45 pm #40249

    Casi no llego. Uno que cree que la tecnología no se le resiste y ... ya ves.

    Llaves las que me desaparecieron a mi y cuando llegué a casa la tenía toda llena de gatos.

    ¿Tenías ocupada la casa por gatos?

    ¡¡Digo!!

    https://www.facebook.com/juane.delasheras/posts/101700201732710

    ESTE O  ÉSTE

     

    -         Vamos. Vamos hacia el este.

    -         Y tú ¿Cómo sabes que vamos al este?

    Me preguntas mientras ya comenzamos a bajar la curva que nos lleva a la subida de calle empinada. Yo, distraído, sigo mirando cada uno de los carteles medio arrancados de la plaza, el horario del estanco y al farmacéutico de esa casona amarilla y roja de dos plantas, deshabitada desde hace tantos años como los que él lleva fallecido.

    Estas impresiones, sensaciones pasan en un milisegundo. Por lo que la respuesta es inmediata…

    Tú eres más joven, pero yo recuerdo que en los doblaos de casa entre los muchos libros que sigue habiendo, estaba una enciclopedia. En ella venían todas las materias que se impartían durante el curso. Imagínate, un solo libro para todo. Recuerdo el color amarillento de sus hojas y hasta su olor, olor a papel viejo…

    Ya vamos pasando bajo el viejo ficus. Viejo y  gigantesco que abarca más de la mitad de la calle. Es el punto más empinado y vamos un poco resollando, animados porque en unos pasos alcanzaremos la cima, bajaremos más tranquilos y afrontaremos las que nos quedan, que no son pocas. Dentro del pueblo se nota más el calor del verano, aunque sea tarde la tarde y creamos que ha “refrescado”.

    …Pues en la enciclopedia, supongo que en la parte de geografía, hay un dibujo de un crio con los brazos en cruz,

    Paso de explicarle la simpleza de los dibujos de la enciclopedia. Hechos como a pluma con trazos simplísimos, blanco y negro, o blanco y amarillo más bien. En este caso no se ve la cara del muchacho, porque está de espaldas a los espectadores, cuales quiera que ls abrieran y estudiaran los puntos cardinales con la ayuda del rapaz con pantalón corto y las medias caídas. De todos los que llegaran a esa página desde los años cincuenta hasta la actualidad  nadie le vio la cara, pero él a nosotros tampoco. Me hubiese gustado entablar alguna conversación con él. De chico mi imaginación me llevaba a estos desvaríos, pensar en que era un ser real, que lo habían encerrado en un libro y que tal vez necesitaría algo, un poco de agua, comida… Cosas de críos

    extendidos uno a cada lado de su cuerpo, el derecho apuntando con la palma cerrada hacia un sol infantil saliendo entre dos montes representados por curvas convexas,el izquierdo igualmente apuntando a otro sol más escondido en unas planicies con unos cuantos árboles. Bajo la mano derecha está escrita la palabra Este, bajo la izquierda la palabra Oeste,

    Seguimos caminando hacia arriba, a la última cuesta. En frente ya tenemos el antiguo monasterio. Éste si que lleva aquí tiempo, más que cualquier persona del pueblo, ¡que ocurrencia! Su fachada de un solo cuerpo, la campana, que es más una campanilla y su portalón oscuro y remachado con la puerta pequeña para entrar unas veces abierta, otras cerrada, aunque si empujas puedes abrirla. Bajar los cuatro escalones de ladrillo con el pasamanos encalado de siglos y refrescarte un poco sentado en uno de los poyos de baldosa que hay a cada lado. Porque más allá no se puede entrar por las rejas que no hace mucho colocaron.

    A la derecha un S. Judas, a la izquierda una Virgen de tantas como hay en esta ermita, que fue recogiendo todo santo y santa de ermitas derruidas en tiempos modernos. Ya hemos entrado alguna vez, pocas, por nuestra poca devoción y –creo- falta de calor

    al frente –y no recuerdo que hay- del niño está la palabra Norte y a su espalda a los pies Sur… Desde entonces siempre sé dónde está cada punto, aunque esté perdido

    te paras a reír sin carcajada, inclinándote hacia atrás y, dando un paso al frente, te pones de nuevo en camino como si nada hubiera pasado.

    -                Que interesante.

    -          ¿Interesante? ¿Saber cómo descubrir los puntos cardinales? Si tú lo dices.

    Nada más en la esquina de la iglesia comienzan los árboles, por fin podemos decir que vivimos en un pueblo. Ya escuchamos a los que están sentados a la vuelta de la esquina, en la plaza del pilar, unas cuantas mujeres y hombres casi siempre silenciosos los más, sin saber si escuchan a quien habla, el murmullo del caño o no escuchan más que sus pensamientos. Pasamos rápido.

    -          Buenas tardes.

    Y se oyen como respuesta -aunque no todos lo hacen-

    -          Buenas tardes.

    Esto ya está más llano y saliendo del pueblo por el camino de los Capellanes seguimos hacia el este. Este al que más lejos llegamos desde tiempo atrás.

    A la derecha olivares y olivares que escalan hasta lo más alto de la sierra, circundados todos por paredes de piedra derruida por el tiempo, las lindes marcadas por amarillentas hileras de hierbas secas, cardos y retamas. Y seguimos a lo largo del camino cercados por más retamas, hinojo

    -          Que bien huele el hinojo

    -solemos decir a menudo- y cardos como los de linderos, más pardos que amarillos.

    Apretamos el paso por el descenso, esquivamos los ladridos de los mastines en nuestra conversación. Los olivares se extienden ya también a nuestra derecha, el hinojo, las retamas y cardos franquean el camino y nos asaltan avispas, abejas y abejorros de cuando en cuando, porque competimos con ellos al acariciar las plantas.

    Y en nuestra prisa se entrecortan las palabras.

    Y en nuestro despiste chocamos las manos. Al principio era todo

    -          Perdona

    -          Perdona

    Y ahora hasta nos empujamos y reimos de nuestras educadas tonterías

    Nos atropellamos hablando a la misma vez, pisándonos las ideas,

    robándonos las palabras, compitiendo por las pocas flores con abejas y abejorros.

     

    Hemos llegado a la falda del Este, por donde sale el sol cada día.

     

    -          ¿Y ahora?

     

    Preguntas

     

    -         Ahora volvemos atrás

     

    Te digo señalando con la mano derecha el camino de vuelta, al oeste

     

     

    -          Pero la derecha ¿no era el este?

    -     Este o éste.

     

    Tomás del Rey Tirado
    Participante

    17 octubre, 2020 a las 10:47 pm #40250

    Hola:

    Aquí va mi homenaje a Delibes, el primero de mis relatos: http://3breves.blogspot.com/2020/10/los-inocentes.html

    También está en mi perfil de facebook y en twitter (@tomasdelrey)

    Enhorabuena por la iniciativa y mucha suerte a todos los compañeros.

     

    Pablo Núñez
    Participante

    17 octubre, 2020 a las 10:50 pm #40251

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Aquí os dejo mi relato. Gracias.
    https://elbazardelassorpresas.home.blog/2020/10/17/guerras/

    Pablo Núñez
    Participante

    17 octubre, 2020 a las 10:53 pm #40253

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Les dejo por aquí mi segundo relato. Saludos.

    https://elbazardelassorpresas.home.blog/2020/10/13/viajera-eterna/

    17 octubre, 2020 a las 11:03 pm #40255

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenas tardes.

    Esta es mi segunda aportación al concurso.

    https://elblogdemispalabras.wordpress.com/2020/10/17/el-sanatorio-psiquiatrico-del-pueblo/

    Muchas gracias y un saludo.

    17 octubre, 2020 a las 11:05 pm #40256

    Hola, participo con mi historia rural: 'De regreso a sus origines'.

    El enlace es el siguiente:

    http://gcarrion.blogspot.com/2020/10/de-regreso-sus-origenes.html

    Suerte a todos.

    Saludos,

    Giovanni.

     

    17 octubre, 2020 a las 11:05 pm #40257

    Muy buenas. Me llamo Víctor y participo con el cuento "Unas jornadas de aventura".

    El link del cuento, en mi blog es:

    https://manualexpressdesupervivencia.blogspot.com/2020/10/unas-jornadas-de-aventura.html

    Un saludo.

     

    Virginia Erena
    Participante

    17 octubre, 2020 a las 11:08 pm #40258

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    https://www.instagram.com/p/CGdYTReD36V/?igshid=13t815hsl152o

    El texto en Instagram en dos partes.

    Gracias!!!

    Analia Ghirardotti
    Participante

    17 octubre, 2020 a las 11:10 pm #40259

    Hola!! Adjunto la dirección de “La luz mala” para el concurso “Historias rurales”. Desde ya, muchas gracias!

    https://www.instagram.com/p/CGdVeB0BnPAcAGrOGZTwjdxTtYgWSqGBVVtZdM0/

    Analía Ghirardotti

Debes estar registrado para responder a este debate.