• Luciano Daniele
    Participante

    18 octubre, 2020 a las 2:12 pm #40358

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenos días. Les paso los links con mis dos cuentos.

    Saludos

    La mirada de la lechuza

    Culpa compartida

    ROSA OCAÑA MEJIA
    Participante

    18 octubre, 2020 a las 2:16 pm #40359

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    MI FLOR.

     

     

    El otoño ya está aquí. Como llegan las primeras sombras, los atardeceres tempranos, las sopas calientes y las hojas doradas, así llega el otoño. Sopla el viento y me abrigo un poco con la rebeca de lana. La lana es cálida y muy confortable, me da calor a la vez que deja respirar mi piel. Huele a oveja y a recuerdos de infancia.

    Mi padre era pastor. El campo era su escuela, las ovejas sus maestras. Así transcurrió su infancia hasta que en la adolescencia dio el salto a la agricultura. Quizá por ello en casa nunca faltaron cabras y ovejas, cerdos y palomas, perdices, conejos, gallinas… El corralón era una mini granja. Las siembras tampoco faltaban, ni las cosechas. En nuestra inmensa llanura castellana sembrábamos maíz, garbanzos, patatas, cebollas, olivos…

    La llegada del otoño era el preludio de la matanza del cerdo y el ordeño del olivo.  Con la llegada del frío llegaba la matanza. Aún suenan en mis oídos los chillidos agudos, suplicantes y terroríficos del cerdo. Olor a agua caliente y pelo quemado. Trabajo en equipo, distribuido por géneros: los hombres cogían al cerdo, le mataban, le desangraban, le colgaban, le destripaban. Las mujeres preparaban las tripas, hacían chorizos, morcillas, jamones y otras viandas. Yo, niña, observaba asustada desde la ventana de la cámara. Y una tarde soleada, pero fría, de finales de otoño o principios de invierno, estratégicamente escogida por Cata, íbamos a recoger aceitunas. Desde el olivar se veía el pueblo, marcado por la torre de la iglesia. Cata vareaba el olivo mientras nosotros recogíamos las aceitunas, del árbol o del suelo. Comíamos tortilla de patatas y filetes empanados. Luego íbamos al molino y cambiábamos las aceitunas por aceite de oliva, virgen, extra. Algunas olivas las dejábamos en casa y las aliñábamos para hacerlas comibles: dos cortes de navaja en cada oliva. Se metían en salmuera, previamente lavadas. Había que lavarlas mucho y mantenerlas en salmuera al menos un mes hasta quitar el amargor. Aromatizábamos con limón y tomillo. Deliciosas. ¡Me encantan las aceitunas!

    Creo que mis raíces, mis días de campo y de ganado, han alimentado la mujer que soy hoy, amante de la gastronomía, disfrutadora de paisajes bucólicos, sensibilizada con los animales, adoradora del sol y la luna y las estrellas, capaz de vibrar con el beso del sol en mi rostro y la caricia del viento en la piel. Fuerte y débil. Ruda y sensible. Ignorante y literata.

    Hoy, también, soy una mujer que escribe un cuento para un concurso:

     

    “Érase una vez un mundo cerrado y un cielo abierto.

    Érase una vez un rayo de tormenta y un sol radiante.

    Érase una noche con su día, un árbol con su hoja,

    un tallo con su flor, una oveja con su lana y

    un  s u s u r r o  en el viento.

    Érase una vez una mujer libre”.

     

     

    FIN

     

     

     

     

    ROSA OCAÑA MEJÍA

    Diego Guallart Gil
    Participante

    18 octubre, 2020 a las 2:17 pm #40360

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    INCIERTO DESTINO.

     

    -El hombre tiene que oler a hombre – me decía siempre mi abuela.

    No se refería al olor tras el esfuerzo físico en las labores del campo, ni a la Brummel del baño. Cualquier variación del guion establecido para el heredero de la casa, estaba censurado. Rogaba que en un futuro, mi primogénito fuera varón y si no procrear hasta traer uno al mundo. La cultura familiar y aldeana debía guardar las apariencias, las licencias afectuosas con otros machos del lugar, eran perfume de mujer.

    Mi único tío, Rufino «el tardano», murió joven sin descendencia. Por ende, Diego casi Martín como su abuelo por el calendario católico, asumiría el salto generacional, heredando los yugos y las tristezas del secano. Estudié cuanto pude en la capital, negándome a hincar codos en lo agrícola, ciñéndome a lo abstracto. Tampoco hubiera servido, en Aguas todo pasaba por tres factores: el calendario Zaragozano, escuchar a Guara y la posición de la pareja de la casita de madera, un pequeño oráculo francés. Con apenas una decena de otoños, tenía encallecidas las manos, el oído afinado, conocía el santoral, dichos y siembras, y un portagrados para analizar en el “Amelie les Bains”, el balanceo de las vicisitudes. De lunes a viernes mis manos eran letras, el resto lo que Dios quisiera. Así, hasta la pubertad y la cosecha. El tiempo de asueto llegaba con las fiestas. Santiago y San Román, descanso físico, no mental. Me impregné del guiñote, donde también se leía el futuro del cereal y del almendro. También era tiempo de tender alianzas lejos de las del monte, donde el intercambio de bota y tocino, daba paso a las fotos raídas de las «vedettes» y al consuelo, a veces mutuo, cosas de hombres decían. El baile era lugar para emparejamientos, tras la hoguera a dos bandas. Poco había donde elegir, más con la despoblación, y las conversaciones previas de los ascendientes. El hombre ponía la casa y el sustento, la mujer la dote. Pero conmigo no iban chismes para emparentar, ni las decisiones unilaterales de mi futuro. Marta de casa Arrendador, era la candidata, la única próxima a mi edad; yo, de casa Acebillo, dos años más joven, el capricho de su familia. A todos se le escapaba un detalle, el más importante, Marta no entraba en mis planes. Tampoco lo hacía otra mujer, más cuando el servicio militar me amplió miras en Barcelona. Probé y decidí. Aun así, nos manteníamos cerca, pues ella estudiaba allí, mas sin vernos tan apenas. Algo tendría que ver su familia en la Capitanía, para no tenernos separados.

    Con la «la blanca», llegó el verano, el trigo y las habladurías. De la calle baja salió el San Benito junto con mi nombre. Cruzó la plaza y cuesta abajo por la alta, llegó junto a la cruz de termino frente a la fuente. Mis abuelos me pidieron explicaciones y aludí a los celos.

    -Tienes el destino escrito -mantuvo mi abuelo.

    -El hombre tiene que oler a hombre – sentenció Felicitas.

    Tomé el Supermirafiori sin llegar al destino. En el banco de la iglesia estaba ella con otras casaderas.

    -Tú que vas diciendo de mí. ¿Qué sabrás tú?

    -Hablo de tu colonia, no es de hombre -dijo altiva.

    -Sube y en el monte, te lo explico.

    Iba a besarla lascivamente, y aun dándome asco a mi mismo, buscaría su desnudez, no había alternativa; renunciaría a lo que era.

    -No voy contigo a ningún lado, ¡marica! -exclamó.

    -¿Tienes miedo? -pregunté.

    -Miedo no, arcadas.

    -Pues ven, a mí también me das asco.

    Subió al coche. Guardamos silencio, nadie nos seguiría, esperarían nuestro regreso. La miraba de reojo buscando una motivación. Pelirroja, con un corte de pelo convencionalmente masculino, muchas pecas y un pecho sinuoso. De ser heterosexual tampoco le hallaría virtudes. Ella a la inversa, se reía de la futura escena.

    -¡Para! -gritó. Tenemos que hablar.

    Hice caso omiso, pase de largo el pantano y llegué hasta casa Estebañon, donde el guarda forestal, solitario ermitaño, evitaría cualquier enfrentamiento entre ambos; siendo el perfecto juez de paz. Conocía de sobras los acontecimientos, llevándose cuando compraba en el despacho de ultramarinos, las noticias frescas en sus oídos. Un tímido saludo, nos dejó a solas con nuestras alegaciones, esperando su sentencia.

    -No me gustas, nunca te llegaré a amar, pero podría quererte. No quiero que me pongas una mano encima, para demostrar una hombría que no tienes. Soy una mujer, con gustos particulares, masculinos -me confesó.

    -Y tú, ¿tú qué eres? -preguntó.

    -Soy Diego, sabes lo que soy, pero solo tú lo pregonas y afirmas. Somos diferentes al resto y yo guardo silencio al respecto - concluí.

    -Podéis ser vosotros mismos y lo que se espera de vosotros. Solo tenéis que elegir el lugar adecuado -sugirió el guarda. Yo lo soy, aunque el lugar no es el más adecuado. Quien me conoce, sabe donde encontrarme.

    Aceptamos la improvisada sentencia. Nos abrazamos como no lo habíamos hecho con nadie. El guarda firmó nuestra sentencia, estampando nosotros una promesa para todos los públicos.

    Nos casamos en la Iglesia de Santiago, en Aguas. Poco después llegó, Román por el santoral, calmando el ansia tradicional de los ancestros. Con él, todos tomaron el irremediable rumbo con tranquilidad y nosotros el nuestro. Dejamos en manos de otros un medio de vida, cambiándolo por una urbe desconocida. Marta ejercía el magisterio y yo deambulaba con la escritura de un artículo a otro.

    Nuestra casa es un hervidero, dormimos juntos en apariencia, aunque cada uno deshace la cama con otros partenaires. A Román ya no le llaman la atención nuestras amistades, sabe que nos queremos y a él lo amamos.

    Pero Aguas está ahí mirándonos, a través del “Amelie les Bains” sobre los muebles. Román no lo necesita, confía más en sus conocimientos universitarios. Escuchamos a Guara y esperamos cada 25 de julio, para volver, y cada 18 de noviembre para que vuelva él.

     

     

    18 octubre, 2020 a las 2:21 pm #40361

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenas, participo en el concurso #Historiasrurales con el relato "La biblioteca" publicado en mi perfil de FacebooK: https://www.facebook.com/raul.alcanduerca

    El relato es el siguiente:

     

    La biblioteca

    Después de tanto tiempo no recuerdo bien qué partes son ciertas y cuáles imaginadas. Manuela, la bibliotecaria, me contó esta historia cuando ya había cumplido los noventa y tres años. Tenía unos diez cuando entró por primera vez en aquella biblioteca. Pertenecía a una familia que desapareció del pueblo sin llevarse un solo libro. Nunca más se supo de ellos. El siglo de abandono en el caserón, la humedad atravesada de cristales rotos, las faunas que se colaban desde el robledal cercano dejaron el papel convertido en harapos.

    Manuela había podido comprobar que todos aquellos anaqueles contenían antiguos tratados de botánica. Láminas de plantas, desmigadas en sus manos apenas las tocaba. Sentía un gran desasosiego cada vez que recorría  aquella estancia con olor a madera noble y podredumbre.

    Al tiempo escuchó que iban a derribar la casa para construir una residencia. No sabía qué hacer con aquellos libros desvencijados, acabarían mezclados entre escombros.

    Siempre recuerda la noche del insomnio. No pudo dormir hasta los primeros cantos de oropéndola. Cuando despertó del poco sueño, apareció en su cabeza una frase que escuchaba con frecuencia a su maestra: …”entonces, solo entonces, abonarás los árboles con libros”. Y así fue. Marchó a la casona, cogió un carretillo destartalado y empezó a sacar cargas de andrajos y jirones de palabras donde aparecían nombres náufragos como Mutis o Dioscórides y latinajos de  Atropa belladona.  Una semana tardó en cubrir los robles vecinos de páginas torturadas. A pesar del aparente desastre, aquella extraña arboleda, ahora letrada por ella, tenía una pátina de armonía y sensatez.

    Y llegó la irrepetible tormenta. Un fenómeno meteorológico electrizante que descargó agua y luz sobre el pueblo. Dejó un halo verdecino, tan anónimo como presente. Al amanecer Manuela subió al monte, donde no quedaba una sola palabra de todo su trabajo. La lluvia lo había lavado.

    Pasó un otoño y un invierno entristecida pues creía que su esfuerzo serviría para algo. Ella, que había abonado los árboles con libros esperaba algo, no sabía qué, pero algo.

    La primavera se arrimó al pueblo extrañamente canora. Agateadores y trepadores reptaban agitados por los troncos de los robles; carboneros y herrerillos aguardaban expectantes sobre las ramas. Manuela caminaba inquieta mirando los brotes rosados de los melojos. Pronto vio que las hojas estaban naciendo con formas anormalmente geométricas. Moteaduras armónicas se delineaban al crecer; adquiría el conjunto formas familiares.  Al día siguiente no hubo dudas, pudo leer perfectamente en una de las hojas el nombre de Carl von Linné. En otra acertó a deletrear imparipinnada y una tercera le hizo exclamar ¡Quercus pyrenaica!.

    Había ocurrido, ese algo que esperaba sucedió y cada árbol regeneraba  en sus hojas el tratado botánico con que había sido abonado. Todos y cada uno de los libros empezaban a madurar al cabo de nueve días. Mejoraban las caligrafías y tipografías, intensificaban sus tintas, enriquecían de sombras y matices las láminas e ilustraciones. En un mes de crecimiento el bosque se convirtió en una biblioteca arbolada. Fue el único caso de fotosíntesis literaria de la historia. Todo el mundo es hizo eco y pasó a ser una de esas leyendas que se cuentan al fuego.

    Hoy, sentado en la escalinata de la biblioteca trato de recordar qué era cierto y qué no. Pero la biblioteca existe.

     

    Manuel López
    Participante

    18 octubre, 2020 a las 2:22 pm #40362

    Buenos días, aquí os dejo el enlace de mi segunda historia. Es posible que se hayan enlazado las dos historias destacadas en instagram. Las dos, pertenecen a este concurso, aunque la primera ya está en otro mensaje en este foro.


    https://www.instagram.com/s/aGlnaGxpZ2h0OjE3ODUyNDYxMjA4MzExNDkz?igshid=1nsi3x45x8z6y&story_media_id=2422654805959641300_43787674665

    Carmen Hernández
    Participante

    18 octubre, 2020 a las 2:28 pm #40363

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenas, espero que os guste

    https://carmenhernandezpastor.blogspot.com/2020/10/otono.html

    18 octubre, 2020 a las 2:28 pm #40364

    Buenas tardes:

    He publicado en mi perfil de FAcebook el relato a concurso: https://www.facebook.com/raul.alcanduerca

    Lo adjunto a continuación. Buen día.

     

    La biblioteca 

    Después de tanto tiempo no recuerdo bien qué partes son ciertas y cuáles imaginadas. Manuela, la bibliotecaria, me contó esta historia cuando ya había cumplido los noventa y tres años. Tenía unos diez cuando entró por primera vez en aquella biblioteca. Pertenecía a una familia que desapareció del pueblo sin llevarse un solo libro. Nunca más se supo de ellos. El siglo de abandono en el caserón, la humedad atravesada de cristales rotos, las faunas que se colaban desde el robledal cercano dejaron el papel convertido en harapos.

    Manuela había podido comprobar que todos aquellos anaqueles contenían antiguos tratados de botánica. Láminas de plantas, desmigadas en sus manos apenas las tocaba. Sentía un gran desasosiego cada vez que recorría  aquella estancia con olor a madera noble y podredumbre.

    Al tiempo escuchó que iban a derribar la casa para construir una residencia. No sabía qué hacer con aquellos libros desvencijados, acabarían mezclados entre escombros.

    Siempre recuerda la noche del insomnio. No pudo dormir hasta los primeros cantos de oropéndola. Cuando despertó del poco sueño, apareció en su cabeza una frase que escuchaba con frecuencia a su maestra: …”entonces, solo entonces, abonarás los árboles con libros”. Y así fue. Marchó a la casona, cogió un carretillo destartalado y empezó a sacar cargas de andrajos y jirones de palabras donde aparecían nombres náufragos como Mutis o Dioscórides y latinajos de “Atropa belladona”.  Una semana tardó en cubrir los robles vecinos de páginas torturadas. A pesar del aparente desastre, aquella extraña arboleda, ahora letrada por ella, tenía una pátina de armonía y sensatez.

    Y llegó la irrepetible tormenta. Un fenómeno meteorológico electrizante que descargó agua y luz sobre el pueblo. Dejó un halo verdecino, tan anónimo como presente. Al amanecer Manuela subió al monte, donde no quedaba una sola palabra de todo su trabajo. La lluvia lo había lavado.

    Pasó un otoño y un invierno entristecida pues creía que su esfuerzo serviría para algo. Ella, que había abonado los árboles con libros esperaba algo, no sabía qué, pero algo.

    La primavera se arrimó al pueblo extrañamente canora. Agateadores y trepadores reptaban agitados por los troncos de los robles; carboneros y herrerillos aguardaban expectantes sobre las ramas. Manuela caminaba inquieta mirando los brotes rosados de los melojos. Pronto vio que las hojas estaban naciendo con formas anormalmente geométricas. Moteaduras armónicas se delineaban al crecer; adquiría el conjunto formas familiares.  Al día siguiente no hubo dudas, pudo leer perfectamente en una de las hojas el nombre de Carl von Linné. En otra acertó a deletrear imparipinnada y una tercera le hizo exclamar ¡Quercus pyrenaica!.

    Había ocurrido, ese algo que esperaba sucedió y cada árbol regeneraba  en sus hojas el tratado botánico con que había sido abonado. Todos y cada uno de los libros empezaban a madurar al cabo de nueve días. Mejoraban las caligrafías y tipografías, intensificaban sus tintas, enriquecían de sombras y matices las láminas e ilustraciones. En un mes de crecimiento el bosque se convirtió en una biblioteca arbolada. Fue el único caso de fotosíntesis literaria de la historia. Todo el mundo es hizo eco y pasó a ser una de esas leyendas que se cuentan al fuego.

    Hoy, sentado en la escalinata de la biblioteca trato de recordar qué era cierto y qué no. Pero la biblioteca existe.

    Manuel López
    Participante

    18 octubre, 2020 a las 2:29 pm #40365

    Ruego disculpen, si en el mensaje anterior, se enlazaron las dos historias destacadas en instagram . La primera, ya publicada en este foro y para este cincurso, y la segunda, que es la que quería publicar. En todo caso, son sólo dos historias en total, tal como se especifican en las bases.

    Manuel Valera García
    Participante

    18 octubre, 2020 a las 2:35 pm #40366

    Muy buenas, amigos. Participo en el Concurso de historias rurales con "Weekend rural", publicado en mi web, mvalera.es, y que se puede leer en el siguiente enlace:

    http://mvalera.es/weekend-rural/

     

    Tal y como veo que se empieza a hacer, reproduzco a continuación el breve cuento.

    Muchísimas gracias. Un saludo.

     

     

    Weekend rural

     

    Llegaron al pueblo el viernes, después de tres horas de viaje por carretera. La madre, el padre y los dos hijos: la jovencita de trece años y el niño de nueve.

    Las llaves no dieron problema. La casa olía a cerrada, pero estaba fresca, con sus gruesas paredes y sus techos altos. Y, sobre todo, iba el WIFI y había buena cobertura.

    – ¿Veis la sierra, ahí enfrente? Ahí subíamos de niños, a perdernos por el monte. ¿Te acuerdas, cariño?

    – Ya, vale, papá. ¿Y aquellas de allí encima son las antenas de los móviles?

    – Sí, supongo que sí. Ahí siempre estuvo lo del repetidor de las radios y de las teles. Digo yo que ahora serán de los móviles y de internet. ¿Te acuerdas, cariño, de las excursiones de los sábados?

    Pero no sabemos si ella recordaba algo anterior a la semana pasada.

    Colocaron las cosas e hicieron una compra básica en la tienda de la Paca.

    – Ya no aguanto esto de la cola en un mostrador, viendo cómo otros hacen su compra. Qué pérdida de tiempo. Tanta charla…

    – Es que la Paca habla mucho. A mí tampoco me gusta que me hablen cuando compro. Me gusta ir con los cascos, escuchando mis pódcast.

     

    En menos de hora y media habían cumplido con todos los protocolos y se habían instalado.

    El padre consiguió que la plataforma de deportes enganchara con la tele. Tenía por delante diez partidos a lo largo de todo el fin de semana.

    La madre se puso su serie del momento en el ipad, con los auriculares. Ya estaban disponibles los diez episodios que le faltaban por ver de la segunda temporada.

    La niña hablaba con sus amigas por WhatsApp.

    El niño, en red, jugaba a algo donde todos podían matar a todos. Sólo podía quedar uno.

     

    Así transcurrió el viernes.

    Y el sábado.

    Y el domingo hasta el almuerzo.

     

    Salieron de casa después de comer. Calculaban llegar para las seis y media.

    Conducía de vuelta la madre, con un podcast tras otro en la radio.

    El padre, de copiloto, se concentró en tuitear durante todo el camino.

    La niña hablaba con sus amigas a través del WhatsApp, no sabemos contándose qué: el fin de semana, no, desde luego.

    Y el crío se agazapó en su asiento, con el móvil y los cascos, preocupado por que no lo mataran en el juego.

    El coche hizo la rotonda y salió hacia la carretera de la capital, pasando junto a la tapia del cementerio.

    «Civilización o barbarie, valga la redundancia», rezaba una pintada en el muro.

    Ninguno de los cuatro reparó en la frase.

    Subieron las ventanillas y le dieron a tope al aire acondicionado.

    Y siguieron adelante.

    Civilización o barbarie, valga la redundancia.

    18 octubre, 2020 a las 2:41 pm #40367

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenas tardes, comparto el enlace para mí participación en el concurso:

    Facebook

    https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10217265382653029&id=1425816238

    Un saludo

    18 octubre, 2020 a las 2:45 pm #40368

    Hola,

    Envío mi segundo texto para el concurso #historiasrurales que se encuentra en:

    https://triestinas.com/2020/10/18/la-bendicion-historiasrurales/

    también en: https://www.facebook.com/lourdes.gdp/

    Gracias, gracias.

    Lourdes

    ISIDRO CATELA MARCOS
    Participante

    18 octubre, 2020 a las 2:58 pm #40369

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Ahí va "El hombre del saco", mi historia para #historiasrurales

    Un cordial saludo

    https://www.facebook.com/notes/isidro-catela/el-hombre-del-saco/10158777459928288

    18 octubre, 2020 a las 3:01 pm #40370

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenas tardes,

    Participo con "Persistencia de las cenizas" publicado en:

    • https://www.instagram.com/p/CGfFMziDmSeRzbFnK8qTxT5eLJHCw6HLiRAOiE0/?igshid=9c3vo9j4dna6
    • https://twitter.com/LuciaPinero_/status/1317810856223248386?s=20
    • https://www.facebook.com/story.php?story_fbid=2762770114003336&id=100008111239437&scmts=scwspsdd

    Muchas gracias.

    Fdo.: Lucía Piñero Aguilar

    18 octubre, 2020 a las 3:04 pm #40371

     

    Mucha suerte a todos los participantes. Gracias por la oportunidad de ser parte y por el gusto al poder recordar y plasmar, momentos que aún permanecen en la memoria.

    Este es el enlace al relato en una entrada en mi blog.

     

    https://evamariarubiomartin.com/con-aroma-de-resina-y-trigo/

    Elías Jürghen
    Participante

    18 octubre, 2020 a las 3:05 pm #40372

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Participo con "El río Libül" https://www.instagram.com/p/CGfFS9qFTCR/

    Éxito a todos.

    Radhika Vélaz López
    Participante

    18 octubre, 2020 a las 3:45 pm #40373

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenas tardes,

    Participo con dos relatos publicados en Facebook:

    -> 1.  VERDE: https://www.facebook.com/photo?fbid=4817121988328097&set=a.1114179951955671

    -> 2.  PIEZAS DEL PASADO: https://www.facebook.com/photo?fbid=4817068141666815&set=a.1114179951955671

    Un saludo!

    Jose Milla
    Participante

    18 octubre, 2020 a las 3:45 pm #40374

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

     

     

    https://www.instagram.com/p/CGfKLfDAxBL/?igshid=apfnkurtc4ro

    Jorge García
    Participante

    18 octubre, 2020 a las 3:49 pm #40375

    Aquí os dejo esta participación. Espero que os guste.

    Muchas gracias, como siempre, por la iniciativa.

    EL MÉDICO

    18 octubre, 2020 a las 4:00 pm #40376

    Zenda el 6 de octubre, 2020 a las 10:47

    Escribe una historia rural, ambientada en nuestro tiempo o en cualquier otro tiempo, en el campo, en un pueblo, en la naturaleza, real o ficticia,  y participa en el nuevo concurso de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. Aquí te explicamos cómo participar en este concurso, con el que queremos rendir homenaje a Miguel Delibes, en su centenario.

    Manda tus historias aquí, en este foro, hasta el 18 de octubre.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias rurales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del martes 6 de octubre de 2020 al domingo 18 de octubre de 2020 a las 23:59. El miércoles 21 de octubre publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 23 de octubre de 2020 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasrurales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    Buenas.
    Aquí dejo este relato para participar en este maravilloso concurso de #historiasrurales

    ¡Muchas gracias por la iniciativa!

    http://blogheada.daaira.eu/es/un-cuento-diferente/

    Un saludo.

    18 octubre, 2020 a las 4:04 pm #40377

     

     

     

Debes estar registrado para responder a este debate.