• MARÍA J. LLANOS
    Participante

    18 enero, 2021 a las 11:11 pm #42844

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    Buenas noches! Encantada de participar en el concurso  Mi mejor maestro.

    Aquí dejo el enlace a mi blog donde se puede leer mi relato LA SEÑORITA LOLI.

    https://micuarentenaliteraria.blogspot.com/2021/01/la-senorita-loli-mi-mejor-maestra.html

    Buena suerte a todos!

    18 enero, 2021 a las 11:50 pm #42845

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    #MiMejorMaestro

    ¡Eh Mijares!

    https://www.facebook.com/jean.carlos.50309277/

    ¡Eh Mijares!

    En lo hasta ahora vivido he tenido tres padres, el primero de ellos es Carlos o Merengue como muchos lo conocen, él me engendró y tengo una relación amena, de confianza ,  es una de las personas más trabajadoras que conozco; el segundo es mi tío Manuel, mejor conocido como Manolo, desde mis trece años se convirtió en mi amigo, quien me ha enseñado muchas cosas y ahora que soy un adulto joven es mi compañero de cervezas algunos viernes; y el tercero es mi primer profesor de guitarra, bueno, mejor les contaré como lo conocí.

    En una vieja casona de finales del siglo XIX, ubicada en una popular zona caraqueña llamada Catia,  es la sede del Centro Cultural José Fernández Díaz, esta casa vieja un tanto deteriorada por el pasar de los años y el abandono de los muchos gobiernos, es el refugio de centenares de jóvenes que sienten algún deseo artístico. La primera vez que fui allí, me llevó mi tío Manuel, para aprender a tocar guitarra.

    Al llegar me senté en una de las sillas que estaban afuera del salón donde se impartían las  clases de guitarra, mi tío ingresó a su clase y yo me quedé esperando su llamado para pasar. De pronto comencé a escuchar el sonido de los instrumentos al afinar y una voz un poco ronca que decía: “Súbele, un poquito más, a ésa bájale, muy bien déjala así”, minutos después esa misma voz dijo: “Manuel dile a tu sobrino que pase”.

    Mi tío abrió la puerta, esta emitió el típico sonido de bisagras desaceitadas, se asomó, y al verme me llama con la mano, invitándome a pasar. El salón era agradable, contaba con tres ventanales enormes que permitían buena iluminación, aún en la noche, entre las paredes hallé enmarcado un poema de Juan Antonio Pérez Bonalde (venezolano), ya ha pasado tanto tiempo que no recuerdo el título. En ése momento  estaba asustado, expectante y un poco emocionado.

    Pero lo que hizo que mis brazos se adormecieran, fue ver a mis compañeros de clase, eran casi todos  mayores de cuarenta años, sus rostros sonreían, como diciendo: “tranquilo, no estés nervioso”,  pero en ese momento los nervios me jugaban una mala pasada, tenía un leve malestar estomacal, veía, escuchaba, pero me hallaba ausente. En eso vuelvo a escuchar la voz anterior, y me dice: “ Hola hijo, tu tío me dijo que quieres aprender a  tocar, yo soy Oscar Mijares y seré tu profesor de guitarra, debo decirte que no suelo aceptar gente ya finalizando el año - si la memoria no me falla estábamos en noviembre- , pero como él me insistió le dije que te trajera, ¡eso sí! tienes que estudiar y nivelarte con el grupo que inició en septiembre, pero dime chico ¿ Cómo te llamas? ¿Cuántos años tienes? ¿Qué quieres aprender a tocar?

    Aún me encontraba de pié con la guitarra que mi tío me había prestado, como no tenía forro todavía, la envolví en una bolsa negra de basura y la llevaba con mucho cuidado, a pesar de ser una guitarra vieja y económica,  era la primera que tenía en las manos y eso le daba un gran valor. En ése momento, vi por primera vez al maestro Oscar Mijares, él era un hombre moreno, muy alto, posiblemente cercano a los 190 cm, manos largas y fuertes, cabello crespo peinado hacia atrás, con escazas cicatrices blancas, a pesar de ser mayor de 60 años, su físico denotaba sus años de juventud en los que había practicado fisicoculturismo, sus brazos eran corpulentos;  iban perfectamente combinados el color de sus zapatos con el de su correa, y estos encajaban con el de su ropa, un pañuelo para secar el sudor de las manos – de tantas horas tocando guitarra – y un reloj metálico en su muñeca izquierda que sonaba mientras tocaba. Su trato era diáfano, de modales cuidados, de carácter fuerte sin ser  demasiado estricto

    Me llamo Jean Carlos Beltrán- respondí con voz casi inaudible- , tengo trece años, estoy cursando el octavo grado en un liceo náutico, quisiera aprender a tocar las canciones de los Beatles, Rolling Stone, baladas y  también me gusta el tango. Así conocí a una de las personas que más ha influido sobre mi vida.

    A los pocos días de haber iniciado mis estudios de guitarra, se realizó la celebración de fin año, pero esta no era una celebración común, donde suelen darse amigo secreto y  hacer una comida, no, esta era una reunión bautizada como: “La Mijarada”, haciendo alusión al promotor de la fiesta, el maestro Mijares, previamente a las reuniones se solía dar un concierto para las personas de la comunidad, tocábamos boleros, danzones, bossa nova, y los estudiantes más avanzados mostraban sus piezas de música académica. Posteriormente venía una comilona  donde todos colaborábamos con lo que pudiésemos y si alguno no podía con nada, pues su presencia era más que suficiente, pero entre risas, abrazos y cantos, la guitarra no dejaba de sonar; sonaba sin tapujo, sin  competencia, sin miramientos y acompañada de un grito que decía: ¡Eh Mijares! A esta reunión solían ser invitados grandes maestros de la guitarra clásica y popular, ellos tocaban  improvisaciones virtuosas de jazz o acompañaban a un adolecente de trece años a cantar tangos. En esta reunión conocí a alumnos egresados del maestro Mijares, entre ellos estaban Luigi González, Luis Sierra, Luis Hernández, jóvenes que con el pasar de los años se harían mis hermanos.

    Gracias al maestro Oscar Mijares obtuve una familia, donde él es considerado el padre de una generación, con su ejemplo,  pasión, entrega desinteresada, amistad, y el compromiso más profundo  con el arte y con la música nos abrió los ojos, nos inculcó el amar aquello que hacemos, más allá de cualquier interés.  En el año 2018 tras batallar con una cruel enfermedad el maestro murió, y siento que me faltó decirle: “Gracias maestro por dedicar su vida a modelar la nuestra”.#MiMejorMaestro

    Emiliano Nikolajczuk
    Participante

    19 enero, 2021 a las 2:22 am #42846

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    Con mucho gusto y aprecio describo a mí maestra de 1ro y 2do grado de la primaria: https://www.instagram.com/p/CKNMF_dhqaX/?igshid=bgpeikv7x58l

    19 enero, 2021 a las 11:51 am #42849

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    Buenos días. Comparto el enlace del relato con el que participo. Mucha suerte.

    https://m.facebook.com/103383341229531/photos/rpp.103383341229531/235778907989973/?type=3

    SOY EL VIENTO DEL PUEBLOLo volví a ver cuando no era más que una caricatura de sí mismo. Nada del hombre de talla imponente y personalidad arrolladora que iluminaba el aula con su sola presencia. El maestro que me hizo amar la literatura hasta el punto de hacer de ella mi vida. El amigo que supo guiar mis pasos con mano experta cuando decidí aventurarme por las inhóspitas tierras de la escritura.
    En mi memoria conservo con cariño nuestras intensas conversaciones del café Suiza que se alargaban hasta bien entrada la madrugada. Me formó incluso cuando no sabía que lo hacía, contribuyó a mi educación incluso cuando no quería que lo hiciera. Y con la publicación de mi primera novela, aceptó sin dudar escribirme un prólogo que, con encendida pasión, glosaba méritos que ni yo ni mi ópera prima merecíamos.
    Luego perdimos el contacto. No fue algo premeditado, pero ocurrió. Yo me marché a la ciudad y, de forma paulatina, cometí el mayor y el más humano de los errores: olvidé mis orígenes, y él iba en ese paquete. De vez en cuando, su imagen regresaba a mi memoria pero apenas se me antojaba el fotograma de una película antigua que muy poco o nada tenía ya que ver conmigo. Al menos, hasta que recibí la llamada de Alberto, mi compañero de andanzas infantiles.
    ─Es don Miguel. Se muere.
    Una avalancha de recuerdos se precipitó entonces sobre mí hasta sepultarme por completo. Necesitaba verlo, necesitaba ser una vez más el alumno sediento de sus enseñanzas, el amigo con el que discutía cada argumento literario.
    Acudí esa misma tarde al hospital movido por la certeza de que un aliento de vida se me escapaba con él. Cuando entré en la habitación, me costó reconocerle en aquel cuerpecito ajado, carente de toda fortaleza.
    ─¿Quién eres? ─me preguntó con una expresión de desconcierto en sus ojos.
    No me recordaba y no le culpo por ello. No solo porque la enfermedad le hubiera devorado la mente, sino porque yo había decidido marcharme y apartarlo a un lado y ahora ya no éramos más que dos extraños.
    Mientras conducía camino del hospital, había pensado sobre lo que iba a decirle en cuanto lo viera y las palabras se me resistían, posiblemente porque era más intenso el sentimiento de culpabilidad que me azotaba el alma. Sin embargo, en ese momento lo tuve claro:
    ─Soy el espíritu de un caballero templario vagando por el Monte de las Ánimas. Soy el capitán pirata de un velero bergantín con diez cañones por banda. Soy un exconvicto perseguido implacablemente por el inspector Javert. Soy uno de los mosqueteros del rey de Francia. Soy una adolescente judía relatando sus vivencias mientras se esconde de los nazis. Soy el viento del pueblo. Y, lo que es más importante, soy todo eso y mucho más gracias a ti.
    El viejo maestro me sonrió, con un gesto esforzado y melancólico. Entonces tuve la certeza de que, tal vez no me había reconocido a mí, pero al menos, había conseguido reconocerse a sí mismo por un instante.

    Txomin Requeta Jerez
    Participante

    19 enero, 2021 a las 12:03 pm #42850

    Aquí mi relato para el concurso:

    https://lacuartillaymedia.blogspot.com/2021/01/seguir.html

    Saludos y salud.

    19 enero, 2021 a las 12:14 pm #42851

    Hola buenos días:

    Dejo enlace al escrito que presentó a este concurso.

    Un saludo.

    https://entrenegroyblanco.com/blog-en-voz-alta-1/f/el-color-de-los-cristales

    19 enero, 2021 a las 12:39 pm #42852

    Hola buenos días:

    Hace un rato envié una nota para el concurso, pero cometí un error en la dirección de acceso.

    Les mando la correcta.

    Gracias, un saludo.

    https://entrenegroyblanco.com/blog-en-voz-alta-1/f/el-color-de-los-cristales

    19 enero, 2021 a las 12:51 pm #42853

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    Buenos días.
    Gracias por la idea y oportunidad de agradecer a aquellos que han moldeado nuestra mente y forjado nuestro carácter.
    https://www.facebook.com/historiasquecruzaneloceano

    19 enero, 2021 a las 1:06 pm #42855

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    Envío mi respuesta con un relato muy personal que espero que guste.

     

    http://marberutich.home.blog/mi-vuelta-al-colegio/

    Angélica
    Participante

    19 enero, 2021 a las 1:06 pm #42856

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    Buenos días,

    Aquí os dejo mi participación, espero que os guste.

    https://despertandoemociones.wordpress.com/2021/01/19/tizas-mimejormaestro/

    Gracias,

    Un saludo.

    19 enero, 2021 a las 1:55 pm #42859

    Mi homenaje, en forma de relato, para quien construyó puentes que hoy día sigo recorriendo.

    Lo comparto a través de Twitter: https://twitter.com/ArantxaCastill/status/1351501170725031938

    19 enero, 2021 a las 2:27 pm #42862

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

     

    Hola,

    Mi nombre es Miguel Nombela. Podéis echar un vistazo a mi pequeña historia en el siguiente enlace:

    https://eltiempoesmuypoco.blogspot.com/2021/01/concurso-de-relatos-mimejormaestro-2021.html

    ¡Suerte a tod@s!

    Juan Luis Ares
    Participante

    19 enero, 2021 a las 2:28 pm #42863

    El link de mi relato está en

    https://www.facebook.com/juanluis.rinconares/posts/10222409095688741

    Juan Luis Ares
    Participante

    19 enero, 2021 a las 2:29 pm #42864

    Hola, mi relato  "Gonzalo" está en

    https://www.facebook.com/juanluis.rinconares/posts/10222409095688741

    Gracias todos y en particular a Zenda.

     

    Gonzalo

    Gonzalo es un fraile pasional,   de mano fácil para las collejas repentinas y las chascas arrojadizas pero con un corazón tan gigante como sus orejas. “El Mono”, tal es el cariñoso apodo con el que la maldad de sus compañeros lo  ha bautizado. Los frailes apestan más que los maestros en un arcoíris de intensidades  a rancio y a sudor.  Las manos de Gonzalo, por la tardes, sólo huelen a naranjas.

    En  una ocasión intentó explicar a los más mayorcitos  el misterio de la reproducción humana. Lo del Apolo 11 ya no les interesaba. Juan  salió de aquella charla semanal preguntándose qué era y dónde estaba el citado “órgano cenital de la mujer” que, según Gonzalo,     “ se dilata para permitir “el orto” de las criaturas humanas”. Juan se aclarará en ese tema  por su cuenta mucho más tarde pero aquella aproximación tan ajena al currículo lasaliano,  le resultó enormemente enternecedora. Lo que sucede en la navidad posterior, le va a  dar firmeza a ese sentimiento.

    Con frecuencia, se organizan en La Salle colectas de alimentos con los que “ayudar a los pobres”. Los gitanos de la Calle de La Rosa no dudan en acercarse al colegio a pedir cuando la situación se vuelve más apurada que de costumbre. Ellos son los más indigentes entre los desheredados locales. Gonzalo reserva siempre  parte de esa ayuda para las familias de algunos niños de la escuela de los que sabe su precaria situación familiar: un padre fallecido, una madre enferma o una casa destruida por un derrumbe o un incendio, tan frecuentes ambos, suelen sumir  a las  familias de los alumnos  en un nivel de precariedad muy superior al resto. Gonzalo  siempre procura socorrerlas de alguna manera. Algunos de los camaradas de clase se benefician de estos repartos azarosos y cuando esto sucede, Juan se queda mirando sus rostros entre alegres y azorados. Juan no sabe cómo se apunta la gente en esas listas. Su nivel de “riqueza”, está seguro,  no excede ni mucho ni poco  a la de sus compañeros. Aún no sabe de silencios orgullosos ni se imagina que en su casa puedan decir tal o cual cosa.  Por eso, el último día del primer trimestre, cuando Gonzalo ya ha llamado aparte, discretamente, a los “menesterosos”, Juan, un poco remiso,   se dispone a salir del aula  y en ese remoloneo le oye decir: “Tú, Rendón, vente también con nosotros que me parece que a tu familia también…” No dice más. Circulan rápidos siguiendo el vuelo de los bajos de su sotana negra hasta llegar a  una habitación escondida. Juan la conoce. La  ha vigilado con envidia en otras ocasiones,  cuando se hacían los repartos.

    Las bolsas ya están preparadas. Gonzalo les va colgando dos o tres  en cada mano. Pocos después ya tienen blancos y agarrotados los dedos por la falta de circulación. Juan tiene la sensación de ser un intruso en aquella ceremonia pero no puede dejar de pensar en la cara de alegría que pondrá su madre a verle llegar. O la de sus hermanas porque hasta turrón hay.

    Cuando ya han terminado, Gonzalo recuerda algo y pregunta  al aire: “¿Tenéis nevera en la casa?” Sin esperar a que se articulen los noes, empieza a sacar troncos de merluza congelados de un arcón chorreante y los coloca haciendo equilibrios difíciles dentro de las bolsas  ya repletas. ”Esto se tiene que cocinar ya, decírselo a vuestras madres” “¡Corred, corred para casa antes de que os estropeen los mantecados!” Es la primera vez que Juan ve alimentos congelados así,  de cerca: ni en la tienda de José Vinagre, ni en la infausta parada  de El Morita donde su madre y su abuela  dejan fiados los mandaos ha visto productos semejantes. Al salir, Gonzalo lo mira tierno y le revuelve el pelo.

    A pesar de sus escasas fuerzas y del miedo que le remueve de nuevo las tripas,  cruza corriendo el machón de las chabolas dispuesto a defender  con su sangre las provisiones. Tiene suerte. Quizás los gitanillos estén  haciendo cola por la otra puerta de la escuela esperando su ración de caridad.

    Cuando alcanza al grupo de sus amigos que remolonea en el regreso, se siente seguro y descansa un momento. Ninguno se ofrece a auxiliarle.  Juan tampoco está seguro de quererlo. No se fía. Por eso, cuando empiezan a menudear las preguntas sobre las bolsas y, sobre todo, cuando Luque sugiere de manera grosera     “¡Rendón, qué cariño te tiene el hijoputa Mono! ¿Tú le pone la manita debajo de la sotana o es el cura el que te…?” – Juan lo mira con odio. Ya teme que en aquello de las bolsas tendrá mucho que callar y que ocultar pero el comentario, que no llega a entender bien, le ha quitado la alegría y le ha metido veneno en el cuerpo. En el colegio se habla a veces  de “manos largas que tocan a los niños” pero a Juan le pasa como con  lo del “órgano cetinal”,  que no sabe muy bien a qué se refieren las leyendas y que no se atreve a preguntar. A él, los únicos tocamientos que le han alcanzado o que ha podido ver  en la escuela han tenido forma de bofetadas El mundo de los rozamientos y las caricias, más allá de los juegos con  sus vecinas en el patio y en los que acababa calladamente excitado,  se escapa  a sus entendederas. Ni su hermano Pepe ni los vecinos mayores están cerca para instruirle.  No hay quien le cuente y Juan permanece ajeno. Ni se despide de sus amigos. Vuelve a coger carrerilla, supera sudando y dolorido  la esquina del callejón Espelete y  sube jadeando la cuesta de Ganado. Entra por el patio como una exhalación para que no lo vean las vecinas. Su madre, suspira.

    Esa Nochebuena cenan merluza con guisantes. Hay hasta postre. Su padre  y su abuela María siguen demasiado serios. Apenas prueban la comida. “Huele a naranjas” comenta su madre y le guiña un ojo con picardía. Juan sonríe.

     

     

    Javier Bozalongo
    Participante

    19 enero, 2021 a las 2:38 pm #42871

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    Entraba en clase sigilosamente, como si no quisiera interrumpir el bullicio que armábamos una treintena de adolescentes, arremolinados en grupos, sentados en los pupitres y casi siempre hablando de lo mismo, de las chicas del colegio de enfrente o criticando a algún profesor o profesora que no nos caía tan bien como este, que se llamaba Xavier y esperaba pacientemente a que alguien se diera cuenta de que ya estaba dentro del aula y silbara o dijera ¡shhhh! con voz potente para que el resto de compañeros se dieran la vuelta hacia la puerta y se sentaran cada uno en su sitio. En ese pequeño lapsus de tiempo Xavier ya había escrito en la pizarra el tema del día o el autor del que iba a hablar durante la siguiente hora. Los alumnos solían mostrar un entusiasmo desigual por la literatura, pero yo esperaba esas tres clases semanales como un agricultor esperando la lluvia para que sus plantas crezcan. Él supo inculcar en mí el amor a las palabras y a los libros. Era sacerdote y a pesar de lo que se pudiera esperar de alguien de su condición en una escuela católica –todas lo eran en esos años previos a la llegada de la democracia-, nunca decía que no a una lectura que le propusiéramos, dotándonos a los más interesados en la literatura de las herramientas necesarias para elegir libros y autores que nos pudieran gustar. Fue él quien leyó mis primeros y titubeantes poemas, malas imitaciones de los poetas que entonces me asombraban y que hoy siguen estando entre mis lecturas favoritas.

    Muchos años después, una vida después, un cura muy mayor entró a visitar a mi madre en la habitación del hospital donde estaba ingresada. Lo reconocí de inmediato, pero pensé que él no se acordaría de mí. Me miró con sus ojos pequeños, dejó el misal y la cajita de plata donde llevaba la comunión que le ofrecería a mi madre poco después y se acercó hasta mí, me abrazó y me dijo: -Ay, hijo mío, siempre supe que serías escritor. ¿Me recuerdas? –Claro que sí –le dije-, y no sé qué me emocionó más, si el hecho de encontrarlo tantos años después o pensar que la misma persona que me había hecho descubrir un mundo nuevo que me acompañaría el resto de mi vida, fuera la misma que ahora consolaba a mi madre en lo que parecía ser la despedida de la suya, como un círculo que se cierra, como una historia que sólo los libros y los buenos maestros son capaces de enseñarnos: la vida misma, que se expande y se agranda cuando otro la escribe para nosotros y alguien nos señala el cauce por el que podemos navegar sin naufragar. Y Xavier nos lo enseñó a los dos.  Mi madre lo llama religión. Yo lo llamo poesía.

    Javier Bozalongo
    Participante

    19 enero, 2021 a las 2:40 pm #42872

    Publicado en Instagram @fbeisti

    Entraba en clase sigilosamente, como si no quisiera interrumpir el bullicio que armábamos una treintena de adolescentes, arremolinados en grupos, sentados en los pupitres y casi siempre hablando de lo mismo, de las chicas del colegio de enfrente o criticando a algún profesor o profesora que no nos caía tan bien como este, que se llamaba Xavier y esperaba pacientemente a que alguien se diera cuenta de que ya estaba dentro del aula y silbara o dijera ¡shhhh! con voz potente para que el resto de compañeros se dieran la vuelta hacia la puerta y se sentaran cada uno en su sitio. En ese pequeño lapsus de tiempo Xavier ya había escrito en la pizarra el tema del día o el autor del que iba a hablar durante la siguiente hora. Los alumnos solían mostrar un entusiasmo desigual por la literatura, pero yo esperaba esas tres clases semanales como un agricultor esperando la lluvia para que sus plantas crezcan. Él supo inculcar en mí el amor a las palabras y a los libros. Era sacerdote y a pesar de lo que se pudiera esperar de alguien de su condición en una escuela católica –todas lo eran en esos años previos a la llegada de la democracia-, nunca decía que no a una lectura que le propusiéramos, dotándonos a los más interesados en la literatura de las herramientas necesarias para elegir libros y autores que nos pudieran gustar. Fue él quien leyó mis primeros y titubeantes poemas, malas imitaciones de los poetas que entonces me asombraban y que hoy siguen estando entre mis lecturas favoritas.

    Muchos años después, una vida después, un cura muy mayor entró a visitar a mi madre en la habitación del hospital donde estaba ingresada. Lo reconocí de inmediato, pero pensé que él no se acordaría de mí. Me miró con sus ojos pequeños, dejó el misal y la cajita de plata donde llevaba la comunión que le ofrecería a mi madre poco después y se acercó hasta mí, me abrazó y me dijo: -Ay, hijo mío, siempre supe que serías escritor. ¿Me recuerdas? –Claro que sí –le dije-, y no sé qué me emocionó más, si el hecho de encontrarlo tantos años después o pensar que la misma persona que me había hecho descubrir un mundo nuevo que me acompañaría el resto de mi vida, fuera la misma que ahora consolaba a mi madre en lo que parecía ser la despedida de la suya, como un círculo que se cierra, como una historia que sólo los libros y los buenos maestros son capaces de enseñarnos: la vida misma, que se expande y se agranda cuando otro la escribe para nosotros y alguien nos señala el cauce por el que podemos navegar sin naufragar. Y Xavier nos lo enseñó a los dos.  Mi madre lo llama religión. Yo lo llamo poesía.

    19 enero, 2021 a las 2:50 pm #42873

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    https://www.facebook.com/javier.martinezlopezguillen.5

    SU AMIGO EL PROFESOR

    Junto a una gran ciudad, había unos grandes terrenos con sus típicas casas huertanas y, en una de ellas, la cual estaba bastante ruinosa y se encontraba lindando con la ciudad, vivía un niño aparentemente feliz, a pesar de haber nacido en un hogar donde había muchos problemas, pues sus padres se pasaban todo el día bebiendo y discutiendo, rompiendo todo lo que se encontraban a su alcance, pero Juan, estaba más que acostumbrado, además, sabía cuándo llegaba el momento de irse a jugar fuera, donde pasaba todo el día con los bichillos que por allí se encontraba, también jugaba en las acequias buscando ranas, o subiéndose a los árboles frutales para coger y comer fruta, en donde observaba en los nidos que habían hecho los pájaros a sus pajaritos. Todas las gentes que allí en la huerta vivían, que por cierto, eran muy gentiles, lo conocían muy bien, y le dejaban la puerta abierta para que entrase a beber cuando quisiera, o a lavarse, incluso le hacían bocadillos o le ponían un plato de comida caliente.

    Algunas personas de las que vivían en la ciudad y elegantemente vestidos, además de perfumados, llegaban a casa de Juan con bolsas de alimentos y alguna botella de vino, pero a Juan no le gustaba mucho como le miraban y pensaba, que los que vivían en la ciudad eran todos bastante raros, excepto el profesor, que iba cada siete días, él fue quien le enseñó a contar los días y a llamar a cada uno de los siete días por su nombre, también le llevaba libretas y lápices, enseñándole a escribir y leer. Pasaban bastante tiempo juntos dibujando números, sumándolos o rectándolos unos con otros, resultándole emocionante ver aquellos números como crecían juntándose unos con otros o como se hacían más pequeños al separarse unos de otros y de cómo iban encajando perfectamente todos. Un día le trajo un reloj y quedó desconcertado, pues nunca había visto uno desde tan cerca ni tenía claro para que servía, pero cuando le enseñó a entender lo que aquel juguete le decía según se movía, quedó maravillado, y le resultó el mejor regalo de todos los que le habían hecho. Desde ese día empezó a relacionar su mejor juguete con el sol y la luna, incluso a saber exactamente cuándo llegaría su amigo el profesor, pues, llegaba a las seis de la tarde en punto y todos los lunes. También le traía libros de historia, de planetas, ríos y montañas, todos le enseñaban mucho y eran junto con el reloj sus mejores regalos.

    Un día llegó con su hijo y su mujer, y mientras ellos hablaban con los padres de Juan se fueron corriendo por los huertos, donde le enseñó a coger ranas de las acequias y también los pajarillos de los nidos, incluso se lo presentó a las gentes de la huerta, también le enseñó todos los juguetes que tenía en una gran habitación que había detrás de casa.

    —¡Madre mía! ¡cuántos juguetes!

    —Me los traen las personas de la ciudad pero a mí me aburren, no me dicen nada, además siempre es lo mismo.

    —¡Qué raro que eres! —Sonriendo.

    Al día siguiente que por cierto era martes y muy temprano, llegó el profesor con una carpeta bajo el brazo, Juan se encontraba en su escritorio del porche junto a la fachada. Le dijo que iba a concretar un asunto con sus padres y al terminar le contaría algo muy interesante. Quedó sorprendido e intrigado, pero confiaba mucho en su amigo el profesor. Al salir, dijo de dar un paseo.

    —¿Te gustaría ir al colegio?

    —¡No lo sé! —dijo desconcertado.

    —No tienes que tener miedo, además, irías con mi hijo a mi clase y te podrías quedar a comer en el comedor del colegio o incluso venirte a mi casa con mi hijo a comer. Vas a tener muchos amigos y aprenderás todo lo que quieras.

    Se paró en un gran y bonito vehículo y abrió el maletero.

    —¡Toma!, un macuto escolar para ti, dentro llevas todo lo que vas a necesitar en todo el curso, y mira, también toda la ropa y calzado que tendrás que ponerte para cada ocasión, y para tus padres también les he traído algo de ropa, ya que tendrán que acompañarte al colegio, aunque solo sean los primeros días.

    Cuando llegó su primer día de colegio, fue muy emocionante, su madre le ayudó a vestirse y estuvo todo el tiempo llorando, pero decía que era de la alegría que le producía el verle tan guapo. Sus padres también estaban guapísimos, parecían de la ciudad, incluso se echaron perfume. Al llegar al colegio estaba todo repleto de padres y alumnos, y en la gran puerta esperándolos con una agradable sonrisa, se encontraba el profesor y su hijo. Los padres se quedaron hablando de sus cosas con otros padres, y ellos, cogidos de la mano, entraron con sus macutos y con todos los demás niños.
    Los padres de Juan no volvieron a acompañarlo, pero él, no dejó de ir un solo día, además el profesor pasaba a recogerlo todos los días. Tanto le gustaba aprender que llegó a ser un famoso catedrático.

    La comunidad autónoma quiso expropiar los terrenos con las típicas casas huertas para construir grandes edificaciones, y Juan consiguió que las gentes de la huerta mantuvieran sus casas a cambio de ceder parte del terreno para pequeñas urbanizaciones y jardines…

    19 enero, 2021 a las 4:20 pm #42874

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    Mi relato de " Mi mejor Maestro"

    19 enero, 2021 a las 4:28 pm #42875

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    He recibido correos solicitándome permiso de acceso a mi relato "Mi mejor Maestro" y por ello os doy dos opciones de acceso

    1ª - sobre este texto directo al documento "Mi mejor Maestro"

    2ª - desde mi Blog "Mi mejor Maestro"

    3ª - desde el Blog

    Disculpad las molestias, y un cordial saludo o tod@s

    y en último recurso aquí mismo

    Mi mejor Maestro

     

    La verdad es que, hubo en mi vida de estudiante y posteriormente como profesional, muchos buenos Maestros, que merecerían ser relatados por mí. Hay uno, en concreto, que cuando yo estudiaba bachillerato, me dejó a mí y a muchos de mis compañeros, un grato y memorable recuerdo.

    Don Roberto, como a él gustaba le llamaran, era de estatura baja y complexión extremadamente delgada, embutido un traje impecable aunque algo raído, bien peinado aunque sin demasiado pelo, solo lo imprescindible, los zapatos relucientes, la camisa muy blanca aunque le sobraba la mitad del cuello, su corbata buen anudada y siempre limpio y aseado.

    Nos contaba, que de pequeño lo habían metido para “Cura” en el Seminario y debido a que la sotana le quedaba muy larga, decidió que no era lugar para él. Dado su mal latín y su poca salud, sus padres lo enviaron a vivir con una tía, hermana de su madre, casada con un veterano de la división azul, con los que seguía viviendo junto con la hija de ambos, hacía ya diecinueve años.

    Era soltero comprometido, pues contaba que siendo muy joven tuvo una novia natural del pueblo de Ronda, y que durante su noviazgo había desaparecido misteriosamente sin quedar rastro de ella. Por ello, él, estaba convencido que alguna vez podría aparecer, motivo por el que guardaba esperanzado, su amor prometido.

    Nos daba clases de Matemáticas, que por aquel entonces era la asignatura de “muerte súbita”, y era ten exigente y observador, que sabía en todo momento quien había estudiado o no, quien sabia un fórmula desarrollándola o de memoria plena, en cuyo caso al susodicho, le trataba mentalmente al terminar las clases hasta que conseguía  un razonable desarrollador del problema o formula. Eso, si no lo había conseguido con la participación de los que por el contrario, sí que parecía lo habíamos conseguido.

    A Don Roberto, que hubiéramos observado alguna vez, nunca pudimos verle comer otra cosa que una taza de café bien cargado, con leche, y un buen cigarro largo de PARTAGAS, que tenía un aroma extraordinariamente fuerte. Puede que esta dieta, lo mantuviera siempre despierto, pues presumía de dormir escasamente tres horas al día, siempre dedicado a la lectura, incluso cuando iba de paseo.

    Su clase de Matemáticas era implacable y efectiva, e incluso, le daba tiempo a comentarnos sobre Historia, Geografía, Literatura, Latín o algún partido de futbol.

    Este hombrecillo, era para todos los de la clase, una enciclopedia viviente y matemáticamente ordenada. Conjugaba una fórmula con su historia y su personaje postulador y con su designación en griego (Pitágoras con su teorema y su filosofía). Incluso nos ayudaba a alguna de las dudas que teníamos de la clase de latín (análisis, declinación y traducción). Pero es que en Literatura, dominaba la poesía (le gustaba mucho Espronceda, Bécquer…), nos narraba partes de obras (de Lope de Vega…) y de tal manera, que no nos dábamos cuenta del final de la clase, y eso que estábamos deseando terminar las Matemáticas.

    Sus enfados, motivados por algún atisbo de holgazanería, consistían en amenazar con contar a los padres del “susodicho holgazán”,  que su hijo o hija: “¡no valen para estudiar y por tanto, sáquenlo del colegio, y lo pongan a trabajar de inmediato!”, esto con mayor énfasis cuando se trataba de un chico y con mayor benevolencia cuando se trataba de una chica. Inmediatamente del arrebato, se servía un buen tazón de café con leche que se servía de un termo, que siempre llevaba consigo, y que parecía tener una capacidad sin fin.

    Cuando llegaba la hora de la clase de Matemáticas, casi todos estábamos tensos, pero enseguida nos tranquilizaba contándonos cualquier anécdota, del partido de futbol del día anterior, de algún descubrimiento científico, de una historia dinástica, de alguna terminología derivada del latín, le encantaba recitarnos versos cortos de los grandes maestros de la Literatura, nos recomendaba obras de teatro, películas de cine o libros de lectura.

    Arremetía de inmediato con las matemáticas y la geometría, sin que nos diéramos cuenta, salvándonos del mal trago de los nervios, con una destreza y una agilidad singular.

    No suspendió a nadie al final de curso, y eso que nos exigía el cumplimiento de los deberes a rajatabla. A la vez, exigía que si alguno de la clase no había, medianamente, comprendido una determinada explicación o problema, se aplicaba con el correspondiente, hasta que lo conseguía, durante o fuera de la hora de clase.

    Como todos, padres y alumnos, lo teníamos por muy buena persona, al final del curso se le hizo un regalo, que a él, le hizo muy feliz. Un traje a medida con su camisa, y corbata, en sustitución del raído que llevaba de tanto visitar la tintorería. No obstante, la camisa tenía el cuello con una capacidad, que abrochada, le hubiera cabido por la cabeza sin tocarle una sola oreja, de lo extremadamente delgado que era; pero él, decía que le gustaba así para que no le molestara, ¡desde luego que no!

    Cuando iba de paseo, presumía con orgullo de su nuevo traje y saludaba con mucha cortesía a cuantos conocidos se cruzaban con él.

    Siempre recordamos a Don Roberto, cuando me encuentro con alguno de mis pocos  compañeros que aún coincidimos de vez en cuando. Persona tan versátil, con una cabeza bien armada, con una sabiduría tan bien distribuida y con el método Maestro de desear fervientemente ser entendido y el afán de demostrando que cualquiera podía aprender lo que él trataba de enseñar.

    Estoy convencido que esta persona, Don Roberto, ha sido de los mejores Maestros de cualquier época, pasada, presente o futura. ¡Mi mejor Maestro!

     

     

    19 enero, 2021 a las 5:12 pm #42876

    https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=3712361425515213&id=100002241767212

Debes estar registrado para responder a este debate.