• 16 febrero, 2018 a las 7:05 am #14498

    Susana Rizo nos desvela en este artículo el misterio de "El tercer hombre". ¿Lo conocíais? ¿Habéis leído el libro de John Geiger?

    https://www.zendalibros.com/el-tercer-hombre-los-fantasmas-caminan-entre-nosotros/

    1 mayo, 2018 a las 12:20 pm #18973

    Miguel Ángel Santamarina el 16 de febrero, 2018 a las 07:05

    Susana Rizo nos desvela en este artículo el misterio de "El tercer hombre". ¿Lo conocíais? ¿Habéis leído el libro de John Geiger?

    https://www.zendalibros.com/el-tercer-hombre-los-fantasmas-caminan-entre-nosotros/

    Desde luego que sí. El libro de Geiger es interesantísimo. Y me ha parecido buena idea traer aquí éste caso.

    Hace un par de fines de semanas me reuní con unos amigos que han dado la vuelta al mundo a bordo de un velero. Les conozco de toda la vida y me sé de memoria su currículum como navegantes experimentados. He tenido la suerte de compartir alguna que otra singladura en su compañía. A lo largo de los años hemos hablado muchísimo sobre navegación y sobre la vida en el mar. Pues bien, jamás me habían contado, hasta ese fin de semana, los acontecimientos inexplicables que uno de ellos experimentó a bordo del velero durante la circunnavegación, en algunas de sus guardias en mitad del océano. Todo vino a colación por la referencia que hice a éste libro y a los casos reales que se cuentan en él.  Como el del navegante solitario Slocum que mientras ataba cabos en la proa, en mitad de un temporal, ve a alguien pilotando al timón de su barco en la popa. O la experiencia de Sackleton en la Antártida, entre muchos otros. Se me ocurrió preguntar si habían vivido cosas parecidas a las que se cuentan en “El tercer hombre” de Geiger. Se hizo un silencio bastante elocuente. Y me quedé a la expectativa. Hasta que uno de ellos dijo: “Anda, cuéntaselo”. Entonces, el aludido empezó a hablar. Explicó que al menos en cuatro ocasiones, estando de guardia sólo al timón, en mitad del océano, y mientras el resto de los tripulantes dormían en los camarotes, escuchó a personas manteniendo conversaciones a su lado. En las cuatro ocasiones se registró la incidencia en el Diario de a bordo o libro de guardia. Las presencias que relata Geiger, son benefactoras que ayudan a las personas en situaciones límite. Mi amigo no padece esquizofrenia ni nada parecido. Y jamás le ha vuelto a ocurrir nada de eso.  Pero está seguro que esas conversaciones que oyó en la popa de su barco, le ayudaron a mantenerse alerta en guardias muy puñeteras a las cuatro de la mañana. Le ayudaron a vencer el sueño y el agotamiento.

    Susana Rizo
    Participante

    3 mayo, 2018 a las 4:30 pm #18976

    Es una historia fascinante, Montse. Yo había leído en el libro de Geiger que a veces este tipo de "compañía" en alta mar no siempre era benefactora. En algunos casos algunos marinos se había arrojado al mar, siguiendo las instrucciones de esas misteriosas visiones. No creo que en esos casos se trate del mismo fenómeno que describe J. Geiger en su libro. El desdoblamiento de la propia conciencia es siempre en forma de ayuda. El caso de Slocum es el que más me llamó la atención...

    8 mayo, 2018 a las 11:40 am #18978

    Tienes razón, Susana. No siempre esas presencias son benefactoras. Y como tú dices, Geiger lo sabía.  En Málaga es muy famoso el caso de un experimentado navegante que se propuso el reto personal de dar la vuelta al mundo en su velero.  Es de dominio público que en sus últimos contactos por radio expresaba su angustia al ser molestado por pequeños seres que subían por el casco del barco hasta la cubierta. El resultado de todo aquello fue que finalmente encontraron el velero en el Golfo de Guinea sin su único tripulante. Lo más curioso del asunto es que faltaba el bote auxiliar, o zódiac, y su documentación se encontraba toda a bordo. Por lo que cabe especular que tuvo ocasión de abandonar el barco para regresar a él cuando cesaran aquellas molestias. Pero eso nunca lo sabremos.  Del navegante no se ha vuelto a saber nada. Como tú dices, no siempre esas presencias ayudan. También hay casos dramáticos que acaban en el suicidio del navegante en solitario del que dejan constancia en notas o cartas escritas sobre el padecimiento sufrido en alta mar...El fenómeno del Tercer Hombre tiene su cara y su cruz.

    Michael Quintero
    Participante

    30 julio, 2018 a las 6:14 pm #20781

    Ni idea, pero se ve que es realmente interesante.

Debes estar registrado para responder a este debate.