• 29 diciembre, 2021 a las 11:30 pm #48651

    DE LIBROS Y OTRAS COSAS

    INTRODUCCION

    Soy un usuario resistente a nuevas tecnologías, y por eso me atrevo con este blog con cierta timidez puesto que recién ingreso a este mundo. Superada la sexta década en esta Feria de Vanidades, me aventuro a descubrir mis apetencias literarias y otras, ya que como actor añoso pocas son las criticas que me harían suspirar.

    En todo caso, como aun sigue siendo parte de la comunicación el uso de letras, palabras y frases, aunque con abreviaciones que me son desconocidas, pretendo escribir sobre los libros que leo y que a mas de alguien pudiera interesar, buscando autores y temas que interesen, dependiendo del estado de ánimo.

    Pretendo escribir de libros, pero también con algunas digresiones hacia otras actividades que también ocupan mis intereses: mi jardín, noticias sobre pintura y/o museos, actividades culturales y otros temas que vayan surgiendo.

    LIBRO: LA FERIA DE VANIDADES: WILLIAM M. THACKERAY

    Recién termino de leer este gran libro (1.000 páginas). Obra mayor de Thackeray que relata una historia de varios personajes, algunos extremadamente malos (Rebeca Sharp), otros extremadamente buenos (William Dobbin), pero que en general dan un interesante vistazo a aquella sociedad inglesa que transita por los complejos días de Napoleón hundiéndose en Waterloo y el advenimiento de nuevas formas de pensar de segmentos de la esa sociedad; una aristocracia repulsiva, comerciantes igualmente inescrupulosos, y un sinfín de personas que deben soportarlos.

    Mas de alguno de los pasajes de este libro han sido recogido por películas de costumbre del mediados del siglo XIX, especialmente referida a la empeñosa insistencia de las mujeres de esta obra por conseguir algún caballero que la lleve al altar y así asegurar su futuro. Sobre este último punto podría desarrollarse una interesante discusión sobre el rol de las mujeres en esa sociedad y la necesidad irresistible de casarse para desde esa posición (Mrs.) lograr el control de su futuro y de sus propiedades (aunque no siempre eso resultaba, ya que como sabemos, el futuro es absolutamente incierto).

    Anteriormente había leído BARRY LYNDON, que muchos recuerdan más por la hermosa película de Stanley Kubrick (también recomiendo ver, y deleitarse además con la banda sonora), pero los detalles de este escrito, no incluidos en el film, son muy entretenidos.

    Del mismo autor descubrí EL VIUDO LOVEL, que trata mas bien de los personajes que circulan en su entorno.

    Del mismo modo UNA CENA EN CASA DE LOS TIMMINS y LA HISTORIA DE SAMUEL TITMARSH Y EL GRAN DIAMANTE HOGGARTY, son cuentos que van retratando esa sociedad inglesa a que hacía referencia anteriormente.

    Finalmente EL LIBRO DE LOS SNOBS, constituye una buena guía para comprender las ridículas formas que asumían los ciudadanos ingleses de mediados del siglo XIX. Un ejercicio entretenido respecto de este libro es buscar a cual tipo de snob corresponde el lector y su circulo mas cercano.

    Quizás lo mas característico de los libros de Thackeray es su modo de describir sus cuentos, interactuando con el lector, alejándose de los personajes, asumiendo una actitud de intermediario ausente, pero con conocimiento de los pensamientos y detalles de los personajes, entre los hechos que relata y la valoración de tales hechos.

    Su irónica forma de ver los acontecimientos, traduciendo los discursos de los personajes para darles un sentido diverso al que están expresando, permite mantener una sonrisa a medida que nos adentramos en los detalles de las diversas circunstancias que se abordan.

    Recomiendo especialmente BARRY LYNDON, que describe en iguales términos irónicos la vida de ese interesante personaje y de su madre especialmente, y el desarrollo de las diversas peripecias que sacuden su existencia, siempre por maldad de otros y nunca por su propia voluntad.

    En general puedo decir que el estilo irónico, muy británico, agudo de observar el comportamiento de los involucrados, y en su particular forma de escribir, hace a Thackeray un autor que podría acompañar simpáticamente este verano.

Debes estar registrado para responder a este debate.