• Anónimo

    26 febrero, 2017 a las 2:51 pm #211

    Mis respetos a quienes quieran debatir la pregunta que he planteado. Digo: si yo le tiendo una trampa a otra persona (Trampa: RAE-DLE: 8. f. Ardid para burlar o perjudicar a alguien) en un momento o lugar cualesquiera, estoy utilizando la manipulación (obtengo un beneficio de otra persona aprovechándome de una debilidad de esta última; en el caso de la escritora, ella saca provecho de la buena fe del lector y está mal, es inmoral y poco ético, porque ¿a tí te gustaría que alguien traicione tu confianza en cualquier ámbito de la vida? La escritora dice que la trampa que usó es un recurso. Yo le digo con respeto a la señora Redondo que los recursos en la escritura deben ser honestos, porque ¿a quién le gusta que lo traten con deshonestidad?  La escritora trata de legitimar la trampa que le ha tendido al lector utilizando el término recurso como si ello justificase su mal actuar.

    Cualquier persona debe ser tratada con respeto y no hay "recurso" que justifique no hacerlo.

    Rogorn
    Jefe de claves

    26 febrero, 2017 a las 5:31 pm #212

    Lo que escribió Soledad Redondo en este artículo: "En cuanto a la homosexualidad, en la mayoría de novelas que tratan el tema se narra el momento de la constatación de la propia identidad sexual, o el de hacerlo público a los demás. Pero existe otra realidad, la de que desde hace diez años en nuestro país existe libertad para casarte con quien te plazca, y de este derecho se han generado muchas parejas que desde hace años viven lo cotidiano del matrimonio como todo hijo de vecino, supongo que con los mismos dilemas sobre quién pone la lavadora y quién saca la basura, de cualquier hogar. Primero la intención de hablar desde lo cotidiano de la vida diaria de una pareja cualquiera, pero además la homosexualidad en esta novela es una trampa, un recurso utilizado para llevar al lector a la suposición inicial y errónea, que muchos ya han confesado, de pensar que si hay una pareja homosexual, existe una doble vida y una ocultación de aspectos importantes frente a la familia. El conflicto ha de provenir del hecho de que sean homosexuales y, claro, nada más equivocado: ya he dicho que la trama de la novela gira en torno a la codicia. Muchos lectores, incluso los que se creían libres de prejuicios, reconocen que inicialmente pensaron que el conflicto residía ahí. Nada es lo que parece, nada de lo que Manuel creyó saber es real. Tres hombres sin ninguna afinidad aparente intentando reconstruir los últimos días de Álvaro, sus pasos, el accidente que le costó la vida y el peso de la sospecha de que sea cualquier cosa menos un accidente. Secretos enmarañados en una trama familiar que sólo puede ser desentrañada desde dentro y un proceso que llevará a los tres a replantearse, desde su fe, hasta sus responsabilidades en sus propias vidas. Nunca se sale indemne de juzgar a otro hombre."

    Anónimo

    27 febrero, 2017 a las 4:01 am #213

    Sr. Rogorn: Un foro de debate es un espacio de discusión de ideas entre dos o más personas. En cualquier debate se despliegan las argumentaciones de los participantes del mismo para refutar o enriquecer la idea planteada inicialmente mediante la utilización de argumentos (que pueden tener validez o carecer de ella). Si alguna persona refuta mi idea con argumentos válidos dejándome vacío de defensa en mi planteo original, entenderé que mi evaluación de los dichos de la señora Redondo son equivocados y pediré disculpas si la he ofendido.

    Sr. Rogorn: usted se equivoca al responderme "lo que Dolores escribió en este artículo"; Dolores Redondo no escribió ningún artículo. Los dichos de la señora Redondo que yo propuse como tema de debate surgen de una entrevista que le efectuara para Zenda Marcos Chicot, el 2 de enero de 2017.

    Usted repite un texto y no efectúa argumentación u observación alguna frente a mi planteo en este foro de discusión.

Debes estar registrado para responder a este debate.