• Zenda
    Jefe de claves

    27 noviembre, 2017 a las 9:01 am #11479

    En mi deserción pesaba tanto la sangre derramada por las cuadrillas de asesinos que ejercían el terror rojo en Madrid como la que vertían los aviones de Franco, asesinando a mujeres y niños inocentes. Y tanto o más miedo tenía a la barbarie de los moros, los bandidos del Tercio y los asesinos de la Falange, que a la de los analfabetos anarquistas o comunistas».

    Puedes leer la columna completa en este enlace:

    https://www.zendalibros.com/hombre-estaba-alli/

    22 diciembre, 2019 a las 4:23 pm #31299

    Zenda el 27 de noviembre, 2017 a las 09:01

    En mi deserción pesaba tanto la sangre derramada por las cuadrillas de asesinos que ejercían el terror rojo en Madrid como la que vertían los aviones de Franco, asesinando a mujeres y niños inocentes. Y tanto o más miedo tenía a la barbarie de los moros, los bandidos del Tercio y los asesinos de la Falange, que a la de los analfabetos anarquistas o comunistas».

    Puedes leer la columna completa en este enlace:

    https://www.zendalibros.com/hombre-estaba-alli/

    "...los vacunaría contra el fanatismo y la estupidez, y sin duda los haría mejores..."

    Ay! si pudiera ser así... si tal vacuna existiera... en un mundo como el de hoy, o quizás el de siempre, pero creo que más el de hoy, donde la desinformación impera por doquier hasta el punto de que nadie creemos en nada de lo que se dice ni, casi, de lo que vemos...

    En lo que sin duda don Arturo tiene razón es que la educación es la clave. En la escuela y sobre todo en casa. En la casa porque es ridículo dejar en manos de los educadores todo ese peso y porque los educadores... ¡ay los educadores!, son también el producto de su tiempo... Pero ese tema es para otro hilo.

Debes estar registrado para responder a este debate.