• 23 junio, 2021 a las 2:33 am #45849

    Se ató los botines, miró a sus compañeros, primero al cinco, le miró el pelo, los rasgos, el porte, pasó al ocho, luego al tres. Todos sonreían, seguros del triunfo. Miró la pared, pegado con cinta, estaba una estampa de cristo crucificado.

    Se fijó en la cinta, era de papel, no quería centrarse en el cristo. Al final lo miró. Respiró hondo, a medida que sacaba el aire pedía. Te pido que me ayudés  Quiero ser normal. Te prometo, hacer un hospital donde me lo pidas quiero ser normal. Jugar como todos ellos.

    Empezó a caminar hacia el túnel, miraba todo, sus compañeros, ayudantes, técnicos. Todo iba bien, ya casi lo tenía se  que,  podía controlarlo. Los pasos retumbaban y el grito de la gente aumentaba.algo lo frenaba, se obligo a mantener la calma. Miró las puntas de sus botines, ya no podía volver atrás, apareció la escalera, llegó al centro de la cancha, no quería levantar la cabeza. Por culpa de esa actitud tenía muchos detractores. Buscó la pelota,  el árbitro marcó el comienzo del partido. Sacaron ellos, la pelota estaba lejos, el miraba las rodillas y medias de esa manera diferenciaba a sus compañeros. Muchas veses coincidían los equipos en colores de medias, eso lo desconcertaba. A los más cercanos les pedía que jueguen con botines de colores. Le llegó la pelota, engancho para la derecha, vio unas medias compañeras  y tiró el pase. Iban casi 20 minutos, estaba bien, faltaba menos, tenía la fe que esta ve lo lograría. Necesitaba orientarse y levantó un poco la cabeza, alcanzó a distinguir el área, Hera años de practica. Cada vez lo perfeccionaba más. La pelota le llego de atrás, giró y encaró el arco. No había mas remedio, tenia que levantar la cabeza.

    El arco estaba a su derecha, le faltaba el travesaño.  Se resigno, ya esta. Paso de nuevo, aprendió que si no corría podía frenar. Se paró en seco. Y todo volvió a la realidad escucho su nombre en la tribuna. MESsI….MESsI…MEsSI….estaba en el barsa. Jugaba de local. Su compañero era chabi, iniesta, Pique, Emerson y sonrío. Faltaba quince metros para entrar al área, acelero, escucho una voz que le pedía la pelota.

    —TIRALA PULGA— « ni loco si se la daba la perdía». El cabezón Rogelio, levantaba la mano a su derecha. Lo miro  tenia como siempre la camiseta de la lepra rota debajo del codo. Si se la tiraba seguro que se tiraba un pique que no se aguanta. Se creía el loco derticia. A su izquierda alcanzo a ver a lachanchita que como siempre nadie lo marcaba. No tenia pinta de llegar a ninguna pelota, Ese era su cecreto.tenía un pique corto y nadie lo alcanzabas.  La tiró adelante. El defensor lo vio pasar el sonrío, si se va hasta el fondo la tira con la zurda.  Esta mañana se le rompió la zapa  derecha y su madre dijo que hasta el martes no le compra otro par, y ahora el tenía que adivinar que haría.

    Con la zurda no tenía precisión,  pero le pegaba fuerte. Decidió ir al primer palo.  No había travesaño,  Haci que si la agarraba le pegaba arrastron , Miró el arco mientras corría.  Atrás se distinguía el río Paraná, la casa de su abuela y la chimenea de la fábrica se paró para no entrar al orsay. Todo cambío.las tribunas coloridas con los colores del Barcelona, La gente filmando con sus teléfonos la cámara de televisión siguiendolo.bajó la cabeza y corrió al primer palo. La chancha hizo lo de siempre hundió la cabeza entre los hombros tiró la mano derecha para atrás y ya lío sabia que venia el centro acomodó el cuerpo esperando la pelota, cuando llego le pego seco abajo gol. No quería levantar la cabeza solo quería buscar a su amigo y abrazarlo. como hace tantos años.    Solo estaban sus compañeros del barsa, su sonrisa fue una mueca. Todo paso, nunca podría jugar como una persona normal.

Debes estar registrado para responder a este debate.