• Belén Rojas Guardia
    Participante

    11 octubre, 2018 a las 12:12 pm #22626

    Bueno este poema surgió de mi sueño. No sé si los jueces lo leerán o no. Yo lo sentí brotar y aquí lo siembro.

     

    Yo me acojo a la tierra

    Amenazado por una densa nube,

    por una oscura masa tóxica y virtual de bitcoins, fuel, guerras, potencias,

    poderes, factorías, bancos, redes,

    algoritmos, gigabytes, google, amazon, tiranias, democracia,

    izquierda, derecha, fascismo, comunismo, medios, dinero,

    drogas, crimen, tráfico, fake news y pare de contar.

    Yo me aferro a la tierra

    A la húmeda, cálida tierra de los bosques

    la que acoge a la encina, el alcornoque, los brezales.

    La que nutre setas amables y nocivas.

    Donde arroyos, arrendajos, jilgueros y la brisa me arrullan

    al acompasado ritmo de una majorera insomne.

    Yo me cobijo en la tierra

    me dejo caer y extiendo mis brazos,

    me cubre el manto granate, naranja, oro y pardo

    que se desprende levemente de su fuente matriz.

    Cayendo y cayendo sin césar

    en el tiempo sagrado, el otoño… el que busca el invierno.

    Yo me aferro a la tierra.

    Percibo en mis pulmones el aroma de ella.

    Mi cuerpo acompasado permanece impasible,

    vacío de emociones, pleno de exuberancia

    y veo en lontananza

    barrido por la brisa

    la nube densa, la masa oscura

    lejana

    derrotada

    consumida.

     

    El poema puede leerse en

Debes estar registrado para responder a este debate.