• 7 julio, 2022 a las 8:58 pm ver respuesta

    https://royrivera27.blogspot.com/p/el-gallo-juancho-y-mariana.html?m=1

    EL GALLO JUANCHO Y MARIANA.

    Era la última madrugada para el Gallo Juancho, el último amanecer en aquel hogar que le había admitido como un integrante más de la familia durante toda su vida, desde que Mariana le encontró abandonado, deambulando por un basural, mientras ella iba angustiada por la calle, abatido por los múltiples problemas que le agobiaban, sin ser visibilizado por sus padres. Había decidido salir a caminar sin rumbo ni dirección; a ver si encontraba alguna solución para sus problemas de joven adolescente. De pronto, en aquel basural por donde ella pasaba, vio moverse algo pequeño, se acercó desganada a contemplar de que se trataba, vio aquel pequeño pollito, rascando entre los desechos humanos para conseguir algo de comer, miró a todas partes, no vio a nadie, ni una gallina que sería su madre, tampoco pollitos que serían sus hermanitos; allí estaba solo y abandonado. Se puso de cuclillas, frunció las cejas para observarla con determinación, cogió un palo para mover la basura y ayudarle a conseguir algún insecto; el pollito dio unos píos contentos, se sintió feliz de tener apoyo en su ardua tarea de alimentarse.
    Después de estar horas contemplando al pequeño pollito, al ver que le seguía por donde ella se sentaba a observarla, decidió coger y llevarse a casa; cuando llego, busco cajas de cartón y armo una casita, salió de prisa para la tienda a comprar concentrados para poder alimentarla. Por semanas nadie se había dado cuenta que Mariana se dedicaba a criar a un nuevo integrante de la familia, hasta que el pollito fue creciendo. Cuando sus padres se enteraron de la existencia de un pollo en su casa, interrogaron el motivo, Mariana explico las razones de su llegada, se comprometió a velar por él, después de darle un sermón, su padre acepto que se quedara en casa con ellos.
    Al darse cuenta de que se trataba de un gallo, después de barajar muchos nombres, Mariana decidió ponerle el nombre de Juancho.
    Desde que el gallo Juancho llego a su casa, había atraído su atención y cuidado, al extremo de que había olvidado todos los problemas que la agobiaban, fue como si hubiera pasado una terapia psicológica, ambos se veían revitalizados y contentos, era como la solución a todos sus problemas; del mismo modo, Juancho había encontrado un hogar, una protectora en este mundo de abandonos y soledades.
    Con el correr de los años Juancho creció, sus cantos madrugadores comenzó a incomodar a los vecinos, más aún los Domingos que solían dormir hasta tarde, de manera apacible. Un tema que llevo a Juancho y Mariana a lidiar procesos administrativos en la municipalidad, recolectar firmas, enfrentar multas, salir en televisión a pedir ayuda, etc. Con la única finalidad de que Juancho continúe con ella en su hogar. Procedimiento de un año que terminó con la instalación de una caja acústica en la pequeña habitación del gallo Juancho, para que sus cánticos madrugadores no salieran a incomodar a los vecinos.
    Con el correr de los años Mariana siguió su Carrera universitaria de Derecho con éxito. Juancho atendido y bien tratado, después de acompañar a Mariana muchas veces a sus actividades universitarias en calidad de un integrante de la familia y no de mascota; envejeció.
    Cuando Mariana viajo a España, aprovechando que la vida le daba una oportunidad de superación, comenzó el otoño de Juancho, pese a que la familia le trataba como Mariana les había pedido encarecidamente, comenzó la soledad a carcomer su corazón, lloraba por Mariana, mañanas o tardes, al no verla salir de casa, darle de comer o regresar por la noche; un día después de haber estado mucho tiempo afligido y triste, decidió morir.
    Una madrugada Juancho dio el último cantico, el más fuerte y prolongado que había dado hasta entonces, toda la familia de un salto salió de la cama aquel domingo inesperado. Todo el vecindario se estremeció con aquel sonido; consternados salieron a sus puertas, a sus ventanas, a ver lo que había sucedido. Al enterarse de la noticia, trataron de animar al Gallo Juancho, pero nada, él ya tenía todo decidido; algunas vecinas llegaron portando unas gallinas para ponerle al lado, para que le haga compañía, pero no, ya nada podía volverle las ganas de continuar.
    La madre estremecida de nostalgia, llamo a Mariana, le conto los pormenores de los últimos días de Juancho desde que ella viajo.
    Mariana tomo el primer vuelo, de regreso al Perú, a Lima, a la Calle Huayopampa 333 en Independencia, trayendo una hermosa gallina española para su compañía, para que no se sienta solo. Cuando Mariana, en el aeropuerto Internacional Jorge Chávez, salió al encuentro con sus familiares, su madre tenía al Gallo Juancho entre sus manos, totalmente decaído. Al ver a Mariana, increíble pero cierto, el Gallo Juancho sonrió, se animó por un instante, de un aletazo se lanzó sobre Mariana, ella la abrazo entre su pecho, le dijo que le extraño demasiado, que ahora todo va estar bien, con algo de alegría en el semblante, Juancho acaricio su cuello y su mejilla con su pico, como diciendo que sentía una última felicidad al verla; ya sin alcanzar a ver a la gallina española que le traía de compañía, sacando todas sus fuerzas, dio otro cantico inmenso en pleno terminal del aeropuerto, dejando a todos despavoridos; luego, expiró entre los brazos de Mariana.
    Ella, con el cuerpo yerto ya sin vida de Juancho entre sus manos lloró, lloró desconsolada, lloró lágrimas de desgarro y tristeza, por aquel ser que se había convertido en su amigo y compañía, desde que le encontró abandonado aquel día, recordando que le había salvado de aquella depresión y soledad en la que se encontraba, desde entonces fue su compañía, su entretenimiento y atención a lado de su familia y sus estudios.
    AUTOR: Royce Augusto Rivera Malpartida.

    18 marzo, 2022 a las 2:02 am ver respuesta

    https://www.instagram.com/p/CbOdl-DsUvB/?utm_medium=copy_link

    Aqui adjunto mi relato titulado: EL FANTASMA DE KIEV.

    Saludos.

    18 marzo, 2022 a las 1:56 am ver respuesta

    https://www.instagram.com/p/CbOc13vsbty/?utm_medium=copy_link

    Aqui adjunto mi relato titulado: El Fantasma de Kiev.

    Saludos.

    17 marzo, 2022 a las 7:22 pm ver respuesta

    https://royrivera27.blogspot.com/2022/03/el-fantasma-de-kiev.html?m=1

    Aqui mi participación con el relato: El Fantasma de Kiev. Saludos.

    17 marzo, 2022 a las 7:19 pm ver respuesta

    https://royrivera27.blogspot.com/2022/03/el-fantasma-de-kiev.html?m=1

    Aqui adjunto mi relato.

    17 marzo, 2022 a las 3:31 pm ver respuesta

    EL FANTASMA DE KIEV
    Papá! Papá! Exclame al ver a mi padre ingresar por la puerta de la casa, me levante de prisa y corrí emocionado a sus brazos, con la fuerza que le caracteriza me alzo hacía arriba para estrecharme contra su pecho, como expresando que su amor hacia mi era inmarcesible, afirmando con ese gesto, que allá en la guerra, en el frente de batalla, luchaba por mí, por nosotros, por su hogar, por su familia, por todo ese cúmulo de personas y lugares que puebla el corazón y la memoria y se llama patria.
    Vamos papá entra, estarás cansado, descansa le dije, mostrando un antiguo sillón en la pequeña sala para que se sentara. Para luego ir a buscar algo de comida que sobro del desayuno y servirle.
    En ese instante mamá ingreso apresurada, trayendo lo poco que había conseguido en la calle bombardeado por la guerra. Al ver a papá, soltó la bolsa que tenía en la mano y corrió hacia él; papá se levantó y le recibió con los brazos abiertos. Le abrazo fuerte, le dijo que le amaba mucho y que le había extrañado hasta el delirio. Después de servirle una taza de café con unos panes endurecidos, le pregunté como era la guerra, que si no le daba miedo estar allí, porque peleaban.
    Papá me dijo que, la guerra es una brutalidad del ser humano cuando ya no primaba la razón ni la diplomacia, es la extensión de la política internacional por medios bélicos; en esas condiciones, el no mataba a nadie, solo destruía objetivos militares del invasor, al igual que él también era un objetivo militar para el enemigo, que no peleaba porque odiaba al enemigo que tenia al frente, sino porque amaba a la familia que tenia atrás, pues tenia que defenderlos; que era una cuestión de valor y de honor.
    Mientras escuchaba concentrado en lo que explicaba, pude percibir el olor a pólvora y sudor, a humo y fuego en el uniforme militar que vestía.
    Los días y semanas de preocupación por él había terminado, la tranquilidad retorno a casa al tenerlo frente a nosotros; por esos instantes papá, mamá y yo fuimos felices otra vez.
    De pronto papá se levantó y dijo que debería darse un baño para descansar, le dimos la toalla y el jabón para que se aseara. Con su caminada de militar firme y rígido se fue frente a nuestros ojos hacia la ducha, abrió la puerta, ingreso y se cerró.
    Mamá y yo nos dimos un gran abrazo, feliz de tenerlo en casa. Ahora nos protegería a nosotros, deseábamos que la guerra terminara para que papá ya no vaya otra vez.
    De pronto sonó el teléfono, mamá levantó y contestó; al otro lado, el oficial a cargo le dijo que papá había muerto en combate, luchando como un valiente ucraniano, que debía prepararse para recibir el cuerpo de un héroe. Mamá sonrió y le dijo que debe haber un error, que verifiquen bien, que papá esta en casa; no hay ningún error replicó el oficial. Mamá afirmo que llamaría a papá para que el mismo le confirmara que estaba en casa.
    Nos levantamos apresurado y fuimos a buscarle a la ducha. Le llamamos una y otra vez, cada vez con más fuerza, pero al interior nadie contestó, mamá abrió la puerta de prisa, al interior no había nadie. Nos abrazamos consternados, le buscamos por todas partes como locos, con el corazón estremecido de asombro y tristeza, no le encontramos por ningún lugar. Fuimos a ver la taza de café y el pan endurecido que le serví, estaba intacto, no lo había tomado ni un sorbo. Entonces comprendimos que papá vino a despedirse, que vino a traernos la última felicidad aunque sea por un instante. Nos echamos a llorar consternados de dolor.
    #vocesdeucrania.
    Autor: Royce A. Rivera M.

    17 marzo, 2022 a las 1:49 pm ver respuesta

    https://foro.zendalibros.com/forums/users/2727/

    Alli registro mi participación con el relato: El Fantasma de Kiev.  saludos a todos.

    EL FANTASMA DE KIEV
    Papá! Papá! Exclame al ver a mi padre ingresar por la puerta de la casa, me levante de prisa y corrí emocionado a sus brazos, con la fuerza que le caracteriza me alzo hacía arriba para estrecharme contra su pecho, como expresando que su amor hacia mi era inmarcesible, afirmando con ese gesto, que allá en la guerra, en el frente de batalla, luchaba por mí, por nosotros, por su hogar, por su familia, por todo ese cúmulo de personas y lugares que puebla el corazón y la memoria y se llama patria.
    Vamos papá entra, estarás cansado, descansa le dije, mostrando un antiguo sillón en la pequeña sala para que se sentara. Para luego ir a buscar algo de comida que sobro del desayuno y servirle.
    En ese instante mamá ingreso apresurada, trayendo lo poco que había conseguido en la calle bombardeado por la guerra. Al ver a papá, soltó la bolsa que tenía en la mano y corrió hacia él; papá se levantó y le recibió con los brazos abiertos. Le abrazo fuerte, le dijo que le amaba mucho y que le había extrañado hasta el delirio. Después de servirle una taza de café con unos panes endurecidos, le pregunté como era la guerra, que si no le daba miedo estar allí, porque peleaban.
    Papá me dijo que, la guerra es una brutalidad del ser humano cuando ya no primaba la razón ni la diplomacia, es la extensión de la política internacional por medios bélicos; en esas condiciones, el no mataba a nadie, solo destruía objetivos militares del invasor, al igual que él también era un objetivo militar para el enemigo, que no peleaba porque odiaba al enemigo que tenia al frente, sino porque amaba a la familia que tenia atrás, pues tenia que defenderlos; que era una cuestión de valor y de honor.
    Mientras escuchaba concentrado en lo que explicaba, pude percibir el olor a pólvora y sudor, a humo y fuego en el uniforme militar que vestía.
    Los días y semanas de preocupación por él había terminado, la tranquilidad retorno a casa al tenerlo frente a nosotros; por esos instantes papá, mamá y yo fuimos felices otra vez.
    De pronto papá se levantó y dijo que debería darse un baño para descansar, le dimos la toalla y el jabón para que se aseara. Con su caminada de militar firme y rígido se fue frente a nuestros ojos hacia la ducha, abrió la puerta, ingreso y se cerró.
    Mamá y yo nos dimos un gran abrazo, feliz de tenerlo en casa. Ahora nos protegería a nosotros, deseábamos que la guerra terminara para que papá ya no vaya otra vez.
    De pronto sonó el teléfono, mamá levantó y contestó; al otro lado, el oficial a cargo le dijo que papá había muerto en combate, luchando como un valiente ucraniano, que debía prepararse para recibir el cuerpo de un héroe. Mamá sonrió y le dijo que debe haber un error, que verifiquen bien, que papá esta en casa; no hay ningún error replicó el oficial. Mamá afirmo que llamaría a papá para que el mismo le confirmara que estaba en casa.
    Nos levantamos apresurado y fuimos a buscarle a la ducha. Le llamamos una y otra vez, cada vez con más fuerza, pero al interior nadie contestó, mamá abrió la puerta de prisa, al interior no había nadie. Nos abrazamos consternados, le buscamos por todas partes como locos, con el corazón estremecido de asombro y tristeza, no le encontramos por ningún lugar. Fuimos a ver la taza de café y el pan endurecido que le serví, estaba intacto, no lo había tomado ni un sorbo. Entonces comprendimos que papá vino a despedirse, que vino a traernos la última felicidad aunque sea por un instante. Nos echamos a llorar consternados de dolor.
    #vocesdeucrania.
    Autor: Royce A. Rivera M.

    17 marzo, 2022 a las 1:46 pm ver respuesta

    https://foro.zendalibros.com/forums/users/2727/

    Alli registro mi participación con el relato titulado: El Fantasma de Kiev. Saludos a todos.

    17 marzo, 2022 a las 1:42 pm ver respuesta

    https://foro.zendalibros.com/forums/users/2727/

     

    Allí registro mi participación con un relato titulado: El Fantasma de Kiev. Saludos a todos.