• Angela Camporeale
    Participante

    14 octubre, 2019 a las 9:45 pm ver respuesta

    Zenda el 4 de octubre, 2019 a las 10:37

    Un animal doméstico. O salvaje. O varios. Una historia contada en primera persona, por el propio animal, o por cualquier otro narrador. Real o ficticia. Actual o de cualquier época. Escribe un relato y participa en el concurso de #historiasdeanimales de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 3.000 euros en premios. El plazo para participar comienza este 4 de octubre, Día Mundial de los Animales.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 2.000 €. El premio para la otra historia finalista es de 1.000 €.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias de animales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del viernes 4 de octubre de 2019, al domingo 20 de octubre de 2019 a las 23:59. El miércoles 23 de octubre publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 25 de octubre de 2019 se difundirán los nombres del ganador y del finalista.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasdeanimales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

     

    #historiasdeanimales

    JUAN SILVESTRE

    JUAN SILVESTRE TENIA UN PELAJE DESLUCIDO, Y A SU PESAR NO CANTABA BIEN, COSA QUE LO ENTRISTECÍA A VECES.

    SE HABÍA APODERADO DE LA RAMA ALTA DE UN JACARANDÁ QUE HABÍA CRECIDO EN EL PARQUE DE LA CIUDAD.  SALTABA DE RAMA EN RAMA TRATANDO DE LLAMAR LA ATENCIÓN, PERO SUS GORJEOS NO SORPRENDÍAN A NADIE.

    MUCHOS NIÑOS JUGABAN EN EL PARQUE, Y ESO LE PROPORCIONABA UNA GRAN ALEGRÍA.   LOS VEÍA CORRER Y SALTAR, CON SUS SONRISAS LIMPIAS Y FRANCAS…Y PENSABA QUE ERA BUENO DARLE ALEGRÍA A LOS DEMÁS, Y QUE EL CON SU CANTO TAN APAGADO, Y SU PLUMAJE SIN BRILLO, NUNCA LOGRARÍA REGOCIJAR A NADIE.

    UN DÍA DECIDIÓ CAMBIAR DE MORADA Y VIAJO DURANTE MUCHO TIEMPO.  ENCONTRÓ LUGARES ÁRIDOS Y FRÍOS, CON ARBOLES QUE HABÍAN PERDIDO SUS HOJAS, Y NADIE CON QUIEN HACER AMISTAD, PORQUE LOS PÁJAROS HABÍAN EMIGRADO.

    AMARGADO, QUISO REGRESAR Y AL LLEGAR ENCONTRÓ LA MISMA DESOLACIÓN.  ¡HABÍA VIAJADO TANTO Y EN VANO….!!!

    SU RAMA TAMBIÉN ESTABA DESNUDA.  DESALENTADO SE RESIGNO Y DECIDIÓ ESPERAR.  YA LLEGARÍA LA PRIMAVERA….

    FUE LARGA LA ESPERA, PERO COMENZARON A REVERDECER LAS RAMAS, Y  YA SE VEÍAN LOS NUEVOS BROTES.

    UN DÍA PLENO DE SOL, SALIO A DAR UNA VUELTA POR LOS ALREDEDORES DE LA PLAZA.    DE REPENTE ¡ESCUCHO UN TRINAR MARAVILLOSO……!!!

    ANSIOSO BUSCO EN DIRECCIÓN A ESE CANTO QUE LO HABÍA SUBYUGADO.

    EN EL BALCÓN DE UNA CASA HABÍA UNA JAULA…. Y UNA PAJARITA CANTANDO A VOZ EN CUELLO.   JUAN SILVESTRE NO ENTENDIÓ COMO PODÍA EMITIR UN SONIDO TAN ESTUPENDO, ESTANDO EN PRISIÓN.

    SE ENTRISTECIÓ Y PENSÓ EN LA CRUELDAD DE LOS HOMBRES.  ¿ PORQUE TENÍAN ENCERRADA A ESA PAJARITA?  ¿QUE MAL PODÍA HABERLES HECHO?

    ENTONCES TOMO UNA DECISIÓN…. EL LA LIBERARÍA.  NO SABIA COMO HACERLO, PERO LO LOGRARÍA.

    VOLVIÓ AL DÍA SIGUIENTE.  NO IBA A SER TAN FÁCIL PARA EL, TAN PEQUEÑITO, ABRIR LA PUERTA DE LA JAULA.

    JUNTO FUERZAS Y SE  ACERCO, CUIDANDO QUE NADIE LO VIERA. Y CON SU PIQUITO, CON MUCHO ESFUERZO, TRATO DE GIRAR LA MANIJITA DE LA JAULA.  LA PAJARITA NO PODÍA CREER  LO QUE VEÍA.  ¡IMAGINÓ A SU PRÍNCIPE SALVÁNDOLA DEL DRAGÓN…!!!

    TUVO QUE VOLVER AL OTRO DÍA, Y AL OTRO, PORQUE A VECES SE ASOMABA UN NIÑO EN EL BALCÓN, Y DEBÍA ESCAPAR PARA QUE NO LO ATRAPARAN TAMBIÉN A EL Y LO HICIERAN PRISIONERO.

    MUCHO SE ESFORZÓ JUAN SILVESTRE, PERO FINALMENTE LO LOGRÓ.

    NO ES DIFÍCIL IMAGINAR EL FINAL…..  ¡LA PAJARITA ESTABA TAN AGRADECIDA..!!

    JUNTOS SOBREVOLARON LA PLAZA Y SE POSARON EN LA RAMA DONDE ANIDABA JUAN SILVESTRE.

    ESTE VIÓ, COMO POR ARTE DE MAGIA, QUE SUS PLUMAS ADQUIRIERON UN INCREÍBLE RESPLANDOR Y SU CANTO…. ¡OH..!!! QUE BIEN SONABA SU CANTO.

    CLARO, SE HABÍA ENAMORADO.

    LA PAJARITA MIRABA A ESE SER, TAN VALIENTE, CON ESE PLUMAJE TAN COLORIDO, Y CON SU TRINAR TAN SUBYUGANTE.  ¡QUE SUERTE HABÍA TENIDO…!!!

    SE QUEDO A VIVIR CON EL,  Y JUNTOS VIERON CAMBIAR ESTACIÓN TRAS ESTACIÓN, COMPARTIENDO ESE NIDO QUE AL CABO DE UN TIEMPO, SE LLENO DE TRINOS Y ALEGRÍA.