• Alberto Olano Garcia
    Participante

    8 abril, 2020 a las 1:00 pm ver respuesta

    Gracias por esta iniciativa tan estupenda y muchó ánimo a todos!

    https://www.instagram.com/p/B-t94BWF3J8GudUgaH0En53KmNSW_7Jmf0QQFE0/

     

    Por si no se puede acceder a la publicación dejo aquí el relato:

    Le sorprende que pasadas las introducciones el hombre, que ya es de los pocos que la llevan, siga con la mascarilla. En otras circunstancias no le habría importado, pero si había de sincerarse, le iba a suponer un problema. Mal empezamos, si no hablo a un rostro descubierto. Percatado de sus recelos aquel le recuerda, Es por usted. Ya. El hombre se esfuerza por crear un ambiente distendido, gesticulando con amabilidad y con una tranquilidad en la mirada que sin duda le habrá facilitado mucho su oficio. Encendida la grabadora, con preguntas triviales, tangencialmente personales, el hombre consigue amansarlo, a pesar de la mascarilla. Al grano, ¿Piensa mucho en Alicia? Sintió una punzada en el estómago, A diario. ¿A qué se dedicaba? Trabajaba de auxiliar no lejos de aquí, en el hospital universitario. Siguieron las preguntas, ya todas centradas en su hija, sus aficiones, sus fobias, sus amigos, sus viajes. Llegado el momento, ¿Cómo recuerda usted los últimos días? Durante unos minutos en silencio su mente volvió a aquellos meses que todavía se le antojaban como un mal sueño y que sólo la muerte de su hija le desmentía. Aquellos meses de confinamiento donde contrastaban realidades, como encerrarse en casa o la saturación de los hospitales. Recordaba el discurso belicista común por entonces, el enemigo, estamos en guerra, héroes. Rompiendo el silencio, No podía evitar imaginármela enfundándose el uniforme cada día, colocándose la máscara y dispuesta a enfrentarse a los tanques, como aquel hombre de Tian'anmen. Dejaba el móvil en la taquilla, eso me dolía. Me la imaginaba allí, sola.¿Hablaba mucho con ella? Todos los días, cuando acababa su turno, me llamaba. Y era ella la que se preocupaba por mí, ¿sabe? Silencio, No me perdí ningún aplauso. Ahora ya nadie se acuerda. Pero no importa, a ella no le importa. Bueno, se acordarán a los que ayudó. En cualquier caso, no se metió a esto por el reconocimiento. Por eso sé que descansa tranquila, feliz, como era ella. ¿Qué le diría ahora? Le diría lo mismo que la última vez que hablé con ella, sólo que ahora -tuvo que pausar un momento- le daría un abrazo. ¿Y qué le dijo? Que te quiero y que gracias.
    #NuestrosHéroes