• 1 octubre, 2021 a las 9:46 pm ver respuesta

    Buenas tardes.

    Ya envié un relato. Como puedo hacerlo con dos, envío el segundo.

    Felices libros.

    https://www.facebook.com/bartolome.alba.5/posts/2512692882200016?notif_id=1633099535338451¬if_t=feedback_reaction_generic&ref=notif

    FELIPE II

    <

    Tengo que decidir cómo proceder. Hace un mes encargué al Consejo de Estado un informe y una opinión sobre la situación actual y el camino a seguir. Les dije que hay dos posibilidades. Una, dejar a su suerte las posesiones al norte de Italia y mantener los territorios del Mediterráneo y las Américas. A mis abuelos, los Reyes Católicos, les fue bien dominando el Mare Nostrum. Los ingresos de América deben destinarse a crear una gran flota; Inglaterra no podría contra nosotros y Francia conquistaría lo que dejáramos en Europa. La otra posibilidad sería olvidarse de crear una gran armada, mantener lo que se pueda del comercio americano y poner todos nuestros recursos en el continente. Los monarcas francés e inglés, aunque menos importantes que yo, siempre estarán complicándome la vida, pero con eso ya cuento. Todavía no he recibido el dictamen del Consejo. Quiero saber lo que piensan los almirantes y gentes del mar; y también los grandes nobles y militares de los Tercios. Curiosamente ninguno ha venido a verme; tendrán dudas y prefieren mantenerse al pairo. Bueno, sí he recibido una carta de Juan de Idiáquez, mi buen consejero, que está en Venecia, y me dice que llegue a acuerdos con los Países Bajos y con Francia –asumiendo que sufriré pérdidas- para obtener buenas relaciones y una paz duradera, aunque tenga que olvidarme de los territorios septentrionales del continente para después centrarme en el Mediterráneo y las Indias. Pretende una gran potencia naval. España es una península con mucha costa y por tanto, puede ser una nación marinera y mantener un comercio seguro con muchos países; cuando la corona de Aragón fondeaba en todo el Mediterráneo le fue muy bien; también le va estupendamente a Inglaterra. Parecen buenos consejos pero pierdo gran parte de la herencia que debo defender.  También ha venido Luis de Requesens, mi consejero y delegado en Milán y Flandes, que me advierte de que nunca abandone el continente, los grandes imperios siempre han sido terrestres, el continente es tierra firme y el mar es líquido e inestable.>>

    En otra sala del Palacio de El Escorial está Antonio Pérez, secretario del rey,  con Antoine Perrenot, consejero de Estado; el secretario del Duque de Alba; un delegado de Alejandro Farnesio y Luis de Requesens, consejero de Estado y con intereses en Milán y Flandes.

    — Bien. Nos hemos reunido para revisar la situación ante la idea del rey de abandonar los territorios europeos — toma la palabra Antonio Pérez.

    —  El Duque de Alba está muy preocupado con este asunto — interviene el secretario del Duque.

    — Mi señor también lo está — apostilla el delegado del gran militar Alejandro Farnesio.

    —  Claro. Todos estamos en esto —  vuelve a hablar Antonio Pérez —. No he podido interceptar una carta de Juan de Idiáquez que ha llegado al rey, pero otras misivas de Álvaro de Bazán y de Juan Martínez Recarde están guardadas en un cajón. Otros posibles interesados, como Diego Flores de Valdés o Cristóbal de Barros entiendo que no saben nada de la consulta del rey. Yo procuro que casi nadie sepa de este asunto y cuando alguien quiere audiencia con el rey le pongo inconvenientes. Por otro lado, Luis ha hablado personalmente con el rey, y Antoine Perrenot lo hará la semana próxima.

    — ¿Cómo ves la situación, Antonio? —  pregunta Antoine Perrenot.

    —  Está claro que al rey solo debe llegarle la información que nosotros queramos darle — contesta Antonio Pérez — Todas las opiniones que reciba tienen que servir para defender el no abandonar el continente. Nuestras posesiones están aquí. Ni conocemos suficientemente los asuntos marinos ni podemos irnos a las Indias. Tenemos que conseguir que al rey le lleguen muchas opiniones apostando por el continente y que cuando se produzca la reunión del Consejo de Estado ya esté convencido de que debe mantener su herencia. Está claro que no podemos doblegar su voluntad, pero sí podemos hacer que solo piense en lo que le decimos todos. Los que no piensan como nosotros no tendrán acceso a él. De esta forma solo tendrá una opinión: la nuestra.

    Unas semanas después, una vez celebrado el Consejo de Estado, Felipe II decidió seguir guerreando para mantener sus posesiones continentales.

     

    En los siglos siguientes España perdió el continente, las posesiones ultramarinas y el gran comercio, con una Hacienda muy deficitaria hasta nuestros días.

    Inglaterra sigue siendo una gran potencia, manteniendo unas relaciones excelentes con sus excolonias.

    Bernard Cohen (1963): “La prensa quizá no sea muy eficaz en decirle a la gente qué pensar, pero es asombrosamente exitosa en sugerirle en qué pensar.”  Hoy, 2021, el término “prensa” lo sustituimos por “medios de comunicación”.

    1 octubre, 2021 a las 9:32 pm ver respuesta

    Buenas tardes.

    Ya envié un relato.  Como puedo hacerlo con dos, adjunto el segundo.

    Felices libros.

    https://www.facebook.com/bartolome.alba.5/posts/2512692882200016?notif_id=1633099535338451¬if_t=feedback_reaction_generic&ref=notif

    FELIPE II

    <

    Tengo que decidir cómo proceder. Hace un mes encargué al Consejo de Estado un informe y una opinión sobre la situación actual y el camino a seguir. Les dije que hay dos posibilidades. Una, dejar a su suerte las posesiones al norte de Italia y mantener los territorios del Mediterráneo y las Américas. A mis abuelos, los Reyes Católicos, les fue bien dominando el Mare Nostrum. Los ingresos de América deben destinarse a crear una gran flota; Inglaterra no podría contra nosotros y Francia conquistaría lo que dejáramos en Europa. La otra posibilidad sería olvidarse de crear una gran armada, mantener lo que se pueda del comercio americano y poner todos nuestros recursos en el continente. Los monarcas francés e inglés, aunque menos importantes que yo, siempre estarán complicándome la vida, pero con eso ya cuento. Todavía no he recibido el dictamen del Consejo. Quiero saber lo que piensan los almirantes y gentes del mar; y también los grandes nobles y militares de los Tercios. Curiosamente ninguno ha venido a verme; tendrán dudas y prefieren mantenerse al pairo. Bueno, sí he recibido una carta de Juan de Idiáquez, mi buen consejero, que está en Venecia, y me dice que llegue a acuerdos con los Países Bajos y con Francia –asumiendo que sufriré pérdidas- para obtener buenas relaciones y una paz duradera, aunque tenga que olvidarme de los territorios septentrionales del continente para después centrarme en el Mediterráneo y las Indias. Pretende una gran potencia naval. España es una península con mucha costa y por tanto, puede ser una nación marinera y mantener un comercio seguro con muchos países; cuando la corona de Aragón fondeaba en todo el Mediterráneo le fue muy bien; también le va estupendamente a Inglaterra. Parecen buenos consejos pero pierdo gran parte de la herencia que debo defender.  También ha venido Luis de Requesens, mi consejero y delegado en Milán y Flandes, que me advierte de que nunca abandone el continente, los grandes imperios siempre han sido terrestres, el continente es tierra firme y el mar es líquido e inestable.>>

    En otra sala del Palacio de El Escorial está Antonio Pérez, secretario del rey,  con Antoine Perrenot, consejero de Estado; el secretario del Duque de Alba; un delegado de Alejandro Farnesio y Luis de Requesens, consejero de Estado y con intereses en Milán y Flandes.

    — Bien. Nos hemos reunido para revisar la situación ante la idea del rey de abandonar los territorios europeos — toma la palabra Antonio Pérez.

    —  El Duque de Alba está muy preocupado con este asunto — interviene el secretario del Duque.

    — Mi señor también lo está — apostilla el delegado del gran militar Alejandro Farnesio.

    —  Claro. Todos estamos en esto —  vuelve a hablar Antonio Pérez —. No he podido interceptar una carta de Juan de Idiáquez que ha llegado al rey, pero otras misivas de Álvaro de Bazán y de Juan Martínez Recarde están guardadas en un cajón. Otros posibles interesados, como Diego Flores de Valdés o Cristóbal de Barros entiendo que no saben nada de la consulta del rey. Yo procuro que casi nadie sepa de este asunto y cuando alguien quiere audiencia con el rey le pongo inconvenientes. Por otro lado, Luis ha hablado personalmente con el rey, y Antoine Perrenot lo hará la semana próxima.

    — ¿Cómo ves la situación, Antonio? —  pregunta Antoine Perrenot.

    —  Está claro que al rey solo debe llegarle la información que nosotros queramos darle — contesta Antonio Pérez — Todas las opiniones que reciba tienen que servir para defender el no abandonar el continente. Nuestras posesiones están aquí. Ni conocemos suficientemente los asuntos marinos ni podemos irnos a las Indias. Tenemos que conseguir que al rey le lleguen muchas opiniones apostando por el continente y que cuando se produzca la reunión del Consejo de Estado ya esté convencido de que debe mantener su herencia. Está claro que no podemos doblegar su voluntad, pero sí podemos hacer que solo piense en lo que le decimos todos. Los que no piensan como nosotros no tendrán acceso a él. De esta forma solo tendrá una opinión: la nuestra.

    Unas semanas después, una vez celebrado el Consejo de Estado, Felipe II decidió seguir guerreando para mantener sus posesiones continentales.

     

    En los siglos siguientes España perdió el continente, las posesiones ultramarinas y el gran comercio, con una Hacienda muy deficitaria hasta nuestros días.

    Inglaterra sigue siendo una gran potencia, manteniendo unas relaciones excelentes con sus excolonias.

    Bernard Cohen (1963): “La prensa quizá no sea muy eficaz en decirle a la gente qué pensar, pero es asombrosamente exitosa en sugerirle en qué pensar.”  Hoy, 2021, el término “prensa” lo sustituimos por “medios de comunicación”.

    26 septiembre, 2021 a las 7:02 am ver respuesta

    Buenos días.

    Adjunto URL del relato que presento.

    Muchas gracias y suerte a todos.

    https://www.facebook.com/bartolome.alba.5/posts/2507475822721722