• Diana Lacal
    Participante

    3 octubre, 2021 a las 2:01 am ver respuesta

    Diana Lacal el 3 de octubre, 2021 a las 01:59

    https://www.facebook.com/profile.php?id=1231538349
    esta es mi publicación, espero les guste

    gracias

    diana lacal

    https://www.facebook.com/profile.php?id=1231538349

    Conversaciones

    La vieja Atenas será testigo de este juicio y de otras maravillas. De estas arenas nacerán mil brotes que se esparcirán muy lejos, por todo el orbe, por todo el tiempo. Grecia dará una primavera al mundo. Lo presiento.

    ¿Sabes una cosa amigo, no tengo rencores, se que no sé mucho, nada, pero puedo seguir pensando, tal vez eso me alivia, ya me acercan la cicuta…

    Mis últimos pensamientos son para ustedes, mis queridos discípulos.

    Juntos aprendimos a parir bellas ideas, hemos puesto en duda, las más sagradas verdades, por eso no nos perdonan.

    Avanzamos con más dificultad por las colinas de piedras, pero caminando siempre, no hay cansancio, hay belleza en el hombre, hay descubrimiento, hay entusiasmo.

    ¡Qué poder desata una conversación, y que poder multiplica la virtud!

    ¡Qué invento! poner a razonar a todo el mundo, que todos duden, argumenten, escuchen al vecino, reflexionen… que locura!…. Como si el ser humano hubiera descubierto un diamante en bruto y lo estuviese puliendo, algo increíble, la razón … eso es… y si, en la vieja Atenas…orgullosa de sus hijos y de sus logros. Florecerán mil flores.

    Me preguntan para qué arriesgo el pellejo, me dicen que las palabras no son inocuas, que a veces dañan.

    Que razonar no pueden todos, ya se sabe. Hay quienes se aferran a las verdades como piedras, los que no sueltan duda ni que los degüellen, los que no salen de su baldosa, ni dejan de prenderse a sus dioses; a esos no le pidas un dialogo, mi querido amigo.

    Ya sabemos que somos apenas un grupo de locos, qué tal vez nos persigan en todos lados, quizá valga la pena.

    Tal vez el riesgo sea eso que llamamos conversación, el ir y venír de las palabras, de las voces los tonos y las matices.

    No te preocupes por mi, mi entrañable discípulo, los hombres me recordarán, ya verás.

    Reconozco que es un invento complejo, una apuesta arriesgada, no pueden hacerlo nada más que los hombres, los animales no, por mas que quieran. Porque rebuznar o ladrar no es mas que la misma repetición en siglos en procura de alimento o abrigo. En cambio las palabras acuñan ideas, halagos, mentiras o poesía, y tanto más. Pero siempre hay un oído que escucha o niega o pelea o tiembla de emoción.

    ¡Qué invento poder hablar, discutir, argumentar, negar o porfiar!…¡Qué maravilla somos y que peligrosos…!

    Alumbremos ideas maravillosas, enamorémonos de la justicia, busquemos la belleza y la verdad.  Y vuestro afecto me sostendrá en mi última hora, y entonces no habré vivido en vano. Y nunca nos demos por satisfechos, sigamos buscando.

    Ese camino se llama felicidad.

    Diana Lacal

     

    Diana Lacal
    Participante

    3 octubre, 2021 a las 1:59 am ver respuesta

    https://www.facebook.com/profile.php?id=1231538349
    esta es mi publicación, espero les guste

    gracias

    diana lacal

    Diana Lacal
    Participante

    24 julio, 2021 a las 1:14 am ver respuesta

    Ahi va mi aporte

     

    Locura de verano
    ( en Buenos Aires)

    Ese verano se presentó muy extraño, desde el inicio.
    Hay que decir, primero, que no hubo primavera que lo precediera. La estación mas florida desapareció del calendario así nomas, sin previo aviso.
    Y lo curioso es que nadie se percató. Es así como pasamos del frío polar del mes de agosto, nevada incluida, al tremendo calor que se empezó a manifestar apenas despuntó septiembre. Tanto que hubo que acudir a viejos ventiladores y desempolvar antes de tiempo la ropa de playa, para atenuar la canícula.
    Lo mas triste fue contemplar la muerte prematura de todos los pimpollos, el horrible espectáculo de las incipientes flores achicharradas por el sol impiadoso en pleno mes de octubre.
    Desde entonces pasaron solo unos días, raramente luminosos desde el alba hasta la medianoche, que transcurrieron en apenas unas pocas horas. Y hete aquí que sin tregua ni pausa, empezaron a sonar los villancicos y en todos los calendarios desapareció noviembre .
    ¡A ocuparse de la navidad, árbol y pesebre incluidos!…gritaron muchos, y nos afanamos en las tareas, a toda velocidad, ya que no sabíamos que nos depararía el día siguiente. Así estábamos de entregados a la vorágine loca de ese torbellino temporal.
    Nadie entendía mucho acerca de las excentricidades de ese año bisiesto, pero sabido es que nada bueno puede esperarse cuando es evidente que él nos acecha.
    Sin embargo todos veíamos con alegre inconsciencia el avatar de esos acontecimientos, que trastocaban los ciclos naturales de todos nosotros, tanto como nuestros humores y reacciones.
    La vida se aceleró, un día duró pocas horas, una semana tres días y un mes ni siquiera supimos cuanto.
    Presentíamos que el frenesí por ganarle al paso acelerado del tiempo, no podía terminar bien. Pero no se nos ocurría parar. El impulso tomaba cada vez mas velocidad.
    Así fue como se esfumó el mes de enero empeñados en correr carreras con el sol, arrancarle unos instantes mas al día y festejar cualquier tontería, con tal de no pensar en nada. El final vendría mas rápido que tarde. Y así pasó.
    El 30 de febrero al anochecer, todos nos convencimos que la muerte llegaría muy puntual.
    Nos morimos muy de prisa. Ese día imposible, ni nos dimos cuenta que nuestro mundo terminaría en una fracción de segundo.
    El mes de marzo no se presentó jamás.

    https://www.facebook.com/profile.php?id=1231538349

     

     

     

     

     

     

     

     

    Diana Lacal
    Participante

    9 marzo, 2021 a las 10:54 pm ver respuesta

    Zenda el 2 de marzo, 2021 a las 12:31

    Escribe la historia de una mujer pionera y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 14 de marzo. Escribe una historia de una pionera y participa en el nuevo concurso literario de Zenda. Cuenta una historia de una mujer pionera, de cualquier tiempo y de cualquier lugar, real o ficticia, y celebra el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, en un año en que conmemoramos el centenario de Emilia Pardo Bazán, una gran escritora, abanderada de los derechos de las mujeres.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet una historia, real o ficticia, en la que aparezca una mujer pionera. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el martes 2 de marzo de 2021 al domingo 14 de marzo de 2021 a las 23:59. El miércoles 17 de marzo publicaremos en Zenda una selección con las 10 historias que optan a los premios. El viernes 19 de marzo de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #HistoriasdePioneras en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    Les comparto la historia de mi abuela, VALENTINA....  https://www.facebook.com/profile.php?id=1231538349

    Gracias por leerla!

    #HistoriasDePioneras

    VALENTINA
    Pionera era mi abuela, la abuela Valentina. Con poco más de veinte años y un crío de dos, cruzó solita el Atlántico para juntarse con quien le prometiera la America. Y así llegó para encontrarlo acá nomas, en un puesto del mercado del Abasto, en Buenos Aires, tal como le había prometido: con un techo y un bocado.
    Para quienes habían pasado sus años adolescentes con un fusil como compañía, acurrucados en las trincheras, o juntando bayas y raíces, y escondiéndose de las balas que atravesaban su patria, comer era un lujo.
    Aprendieron muy temprano la precariedad de todo, vivieron la destrucción de su mundo. Un plato en la mesa y un techo constituía un milagro. Los años de la primera guerra y apenas terminada, eran pura miseria en Italia.
    Y era temerario soñar, partir, dejar todo. Pero justo eso hacen los pioneros! Construyen donde no hay, a puro pulmón, inventan una vida para ellos y facilitan muchas más.
    Así ni bien llegar Valentina se arremangó y a ayudar en la verdulería, a lavar trapos que hacían de pañales y a ir construyendo ladrillo sobre ladrillo, a la par de su hombre, algo parecido a su sueño. Sin flaquear ni mirar atrás. Un techo y un trabajo, para qué más.
    Y eso si, los hijos que fueron llegando y los nietos y esa casa que creció y la familia que hizo de la Argentina un hogar. Y esos hogares multiplicados fueron el fruto de pioneras como ella, que con una inquebrantable voluntad, y un amor a toda prueba, nos hicieron lo que somos.
    Mujeres allende los mares, abuelas y bisabuelas luchadoras incansables, constructoras, espejo de hombres y mujeres que como ellas siguen enhebrando sueños en memoria de su memoria, de sus afanes y de su fe inquebrantable.

    En memoria de la valiente Valentina.