• Edgar Gómez López
    Participante

    6 marzo, 2022 a las 12:08 am ver respuesta

    Buenas noches,

    Ojalá esta pesadilla se acabe ya. Aquí os mando mi relato y el enlace:

    https://www.instagram.com/p/CavV8BRoib4MfKhFDtSkKCyWV6uFa7Qtr2Sto40/

     

    Estúpidos y benditos problemas del primer mundo

     

    Se acostó preocupada, sin saber qué hacer. Al día siguiente, tenía una presentación importante y no llegaría a tiempo para recoger a los niños. Podía pedirle a su madre que le ayudase, pero le daba mucha pereza escucharle decir que debía implicarse más su ex. Pedírselo a él, significaría agradecérselo con un café luego, y no tenía tiempo para sus historias. Que los recogiera su hermana, tenía el problema de tener que aguantar que les diera dulces y por la noche estuvieran hiperactivos por el azúcar. Se sintió sobrepasada por el estrés y el ritmo que llevaba, apenas pudo descansar repasando los puntos que debía tratar en la presentación.

    Unas horas después, su oficina estaba en llamas. Todo el mundo corría a su alrededor. Con sus dos hijos agarrados a la mano, paró y sacó el teléfono del bolsillo para ver cómo estaban su madre, su ex y su hermana.