• 8 abril, 2022 a las 8:29 pm ver respuesta

    https://www.instagram.com/p/CcGX2NejoUe/?igshid=YmMyMTA2M2Y=

    Hola,

     

    En este enlace va mi reseña.

     

    Saludos

    Pilar Bueno Heredia

    8 abril, 2022 a las 8:26 pm ver respuesta


    https://www.instagram.com/p/CcGX2NejoUe/?igshid=YmMyMTA2M2Y=

    Hola,

     

    En este enlace va mi reseña.

     

    Saludos

    Pilar Bueno Heredia

    8 abril, 2022 a las 8:24 pm ver respuesta

    https://www.instagram.com/p/CcGV0D3j3Q_/?igshid=YmMyMTA2M2Y=

     

    Hola,

     

    En este enlace va mi reseña.

     

    Saludos

    Pilar Bueno Heredia

    23 diciembre, 2021 a las 7:59 pm ver respuesta

    Buenas tardes,

    participo en el concurso en una Navidad diferente con el mío llamado " El escritor y el vagabundo" en Facebook

    https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=6572822852788048&id=100001811951454

    También adjunto el texto más abajo

     

    ¡Muchas gracias! Saludos

    Ma. Pilar Bueno Heredia

    *****************************************

    EL ESCRITOR Y EL VAGABUNDO

    Me quedé embelesado mirando el escaparate de la librería, una guirnalda de espumillón dorada engalanaba mi novela situada en primera fila entre una de Stephen King y otra de Dan Brown. Iba ya por su segunda edición y no podía estar más feliz. Igual algún día sería famoso como ellos, me iría...
    —Tiene buena pinta, ¿verdad?
    Alguien interrumpió de pronto mis desvaríos. Me giré para ver de dónde provenía aquella voz tan ronca y tropecé con un individuo tan insólito como singular. Este ondeaba con orgullo una barba más tupida que la del líder de ZZ Top, y su mirada oscura como el agua de un pozo me escrutaba sin discreción alguna. Por su ropa raída, deduje que era un sintecho.
    Ese tipo extraño se dirigía a mí como si alguna especie de relación afectiva nos uniera.
    Se acercó un poco más y se puso a mirar él también el escaparate.
    —Creo que es una buena historia —prosiguió—, por lo que pone en la faja del libro. Sabes con el ojo derecho no veo, un puñetazo certero con un sello de oro... pero con el otro no pierdo detalle —añadió sonriendo y enseñándome unos dientes apiñados, continuó con sus alabanzas— ¿Y la portada?, es una maravilla, ¿a qué sí?, ese niño tiene los ojos más tristes que he visto jamás.
    ¡Joder! Estaba hablando de mi novela, no me lo podía creer.
    —La verdad es que sí tiene buena pinta —le contesté emocionado—. Creo que el autor es joven, es su primer libro. No sé... Me gustaría darle una oportunidad, quizá me lo compre.
    —Yo, antes leía mucho, sabes. Me gustaban las novelas de misterio y las que contaban historias duras. Cuando me adentraba en la historia, no estaba tan solo, ni tenía tanto frío, y a veces, hasta sentía cómo las palabras me arropaban. Pero de eso hace ya mucho, ahora ya no puedo comprar libros, solo puedo mirarlos desde la calle. —lo último lo dijo casi sin voz.
    Me quedé un rato sin decir nada y le pedí que no se moviera de ahí.
    Entré en la librería y volví a salir a los pocos minutos, le tendí mi novela y le dije:
    —Toma, estás de suerte, vas a tener compañía durante un tiempo, y le guiñé un ojo.
    —Muchas gracias —me replicó con voz temblorosa—, ¿Pero esa novela no era para ti?
    —No, ¡qué va! A mí me va más el género de terror, he comprado el último best seller de Stephen King. Bueno, si nos vemos algún día por aquí, ya me dirás si esa historia valía la pena. Por cierto, el escritor estaba dedicando su libro- añadí alejándome.
    —Sí claro, ya te contaré. Muchas gracias de nuevo, hoy es un día especial para mí, no esperaba nada estas fiestas —replicó alzando la voz para que lo oyera. Me di la vuelta y lo saludé con la mano por última vez, antes de girar en la calle Heriz. Él con el libro abierto, estaba sonriendo, supongo que acababa de leer mi dedicatoria, y me conmoví. Hoy, en vísperas de Navidad, recibía mi primer regalo. Este no venía envuelto en ningún papel llamativo, tampoco llevaba un lazo elegante, ni siquiera cabía en una caja y aun así, era el mejor de todos, sin ninguna duda...

     

    23 diciembre, 2021 a las 7:55 pm ver respuesta

    Buenas tardes,


    participo en el concurso en una Navidad diferente con el mío llamado " El escritor y el vagabundo" en Facebook


    https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=6572822852788048&id=100001811951454

    También adjunto el texto más abajo

     

    ¡Muchas gracias! Saludos

    Ma. Pilar Bueno Heredia

    *****************************************


    EL ESCRITOR Y EL VAGABUNDO

    Me quedé embelesado mirando el escaparate de la librería, una guirnalda de espumillón dorada engalanaba mi novela situada en primera fila entre una de Stephen King y otra de Dan Brown. Iba ya por su segunda edición y no podía estar más feliz. Igual algún día sería famoso como ellos, me iría...
    —Tiene buena pinta, ¿verdad?
    Alguien interrumpió de pronto mis desvaríos. Me giré para ver de dónde provenía aquella voz tan ronca y tropecé con un individuo tan insólito como singular. Este ondeaba con orgullo una barba más tupida que la del líder de ZZ Top, y su mirada oscura como el agua de un pozo me escrutaba sin discreción alguna. Por su ropa raída, deduje que era un sintecho.
    Ese tipo extraño se dirigía a mí como si alguna especie de relación afectiva nos uniera.
    Se acercó un poco más y se puso a mirar él también el escaparate.
    —Creo que es una buena historia —prosiguió—, por lo que pone en la faja del libro. Sabes con el ojo derecho no veo, un puñetazo certero con un sello de oro... pero con el otro no pierdo detalle —añadió sonriendo y enseñándome unos dientes apiñados, continuó con sus alabanzas— ¿Y la portada?, es una maravilla, ¿a qué sí?, ese niño tiene los ojos más tristes que he visto jamás.
    ¡Joder! Estaba hablando de mi novela, no me lo podía creer.
    —La verdad es que sí tiene buena pinta —le contesté emocionado—. Creo que el autor es joven, es su primer libro. No sé... Me gustaría darle una oportunidad, quizá me lo compre.
    —Yo, antes leía mucho, sabes. Me gustaban las novelas de misterio y las que contaban historias duras. Cuando me adentraba en la historia, no estaba tan solo, ni tenía tanto frío, y a veces, hasta sentía cómo las palabras me arropaban. Pero de eso hace ya mucho, ahora ya no puedo comprar libros, solo puedo mirarlos desde la calle. —lo último lo dijo casi sin voz.
    Me quedé un rato sin decir nada y le pedí que no se moviera de ahí.
    Entré en la librería y volví a salir a los pocos minutos, le tendí mi novela y le dije:
    —Toma, estás de suerte, vas a tener compañía durante un tiempo, y le guiñé un ojo.
    —Muchas gracias —me replicó con voz temblorosa—, ¿Pero esa novela no era para ti?
    —No, ¡qué va! A mí me va más el género de terror, he comprado el último best seller de Stephen King. Bueno, si nos vemos algún día por aquí, ya me dirás si esa historia valía la pena. Por cierto, el escritor estaba dedicando su libro- añadí alejándome.
    —Sí claro, ya te contaré. Muchas gracias de nuevo, hoy es un día especial para mí, no esperaba nada estas fiestas —replicó alzando la voz para que lo oyera. Me di la vuelta y lo saludé con la mano por última vez, antes de girar en la calle Heriz. Él con el libro abierto, estaba sonriendo, supongo que acababa de leer mi dedicatoria, y me conmoví. Hoy, en vísperas de Navidad, recibía mi primer regalo. Este no venía envuelto en ningún papel llamativo, tampoco llevaba un lazo elegante, ni siquiera cabía en una caja y aun así, era el mejor de todos, sin ninguna duda...