• 7 enero, 2022 a las 9:50 pm ver respuesta

    Zenda el 15 de diciembre, 2021 a las 12:49

    En estas Navidades, escribe. Cuenta un cuento, ambientado en las Navidades, y participa en nuestro nuevo concurso #cuentosdeNavidad. El autor del mejor relato ganará un premio de 1.000 euros. Y los autores de los dos cuentos finalistas recibirán 500 euros cada uno. Aquí puedes leer las bases de este concurso organizado por Zenda, con el patrocinio de Iberdrola. Y recuerda que puedes participar, desde hoy, 15 de diciembre de 2021, hasta el viernes 7 de enero de 2022. Debes apuntarte al concurso en nuestro foro.

    Bases del concurso de cuentos de Navidad organizado por Zenda e Iberdrola

    La entidad Ruritania Editores S.L. (en adelante “Ruritania”), sociedad válidamente constituida y con domicilio social en Alicante (C/ Periodista Tirso Marín, 16, local 2A 03540), con NIF número B87529103 y correo electrónico contacto@zendalibros.com, titular del dominio web https://www.zendalibros.com (en adelante “Zenda”), en colaboración con Iberdrola, S.A. mercantil con CIF A-48010615 y domicilio social en plaza Euskadi 5, 48009 – Bilbao (Bizkaia), han creado esta promoción de carácter gratuito que se desarrollará de acuerdo con lo previsto en las presentes bases.

    1. El objetivo de la presente promoción es promover la escritura y ofrecer a los usuarios la posibilidad de ganar un premio en metálico..

    2. La promoción se lleva a cabo en internet y pueden participar escritores aficionados y profesionales, así como blogueros y usuarios de redes sociales, de cualquier parte del mundo.

    3. Duración de la promoción: Del miércoles 15 de diciembre de 2021 a las 12:00, al viernes 7 de enero de 2022 a las 23:59. El miércoles 12 de enero de 2022 publicaremos en Zenda una selección con los 10 cuentos que optan a los premios. El viernes 14 de enero de 2022 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premio de 500 euros.

    CÓMO PARTICIPAR

    Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, ambientado en las navidades. Dicho relato debe ser publicada en internet mediante una entrada en un blog, en Facebook con una anotación, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada. Además, podrán difundir el texto en las redes sociales mediante el hashtag #cuentosdeNavidad.

    Importante: una vez los usuarios hayan publicado el cuento en sus blogs, cuentas de Facebook, de Twitter o de Instagram, tendrán que inscribirse en el Foro de Zenda en el apartado https://foro.zendalibros.com. Y si todavía no se han dado de alta en el Foro de Zenda, antes tendrán que registrarse en el apartado https://foro.zendalibros.com/registro/.

    Cada concursante podrá participar con dos cuentos como mucho, siempre que cumpla con los requisitos establecidos en estas bases.

    Los cuentos deberán ser originales e inéditos, y no deberán vulnerar en ningún modo derechos de propiedad intelectual e industrial, protección de datos o de cualquier otra índole, de terceros.

    La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres. La máxima es de 1.000 palabras.

    De entre los textos publicados en el plazo indicado, un jurado, formado por los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez, elegirá un ganador y 2 finalistas. El jurado valorará la calidad literaria y la originalidad de los textos.

    PREMIO

    1. El primer premio está dotado con 1.000 € en metálico. La dotación para los dos ganadores del segundo premio es de 500 € en metálico para cada uno. (2.000 €, en total).

    2. Los premios estarán sujetos a lo dispuesto tanto en la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, reguladora del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), como en el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento del IRPF, de manera que corresponderá a Zenda, como sujeto pasivo que satisface la renta sujeta a retención o ingreso a cuenta, la realización del ingreso a cuenta o la práctica de la retención correspondiente a efectos de dicho impuesto.

    3. Una vez escogidos los textos premiados, Zenda se pondrá en contacto con los ganadores a través de sus perfiles de redes sociales, para informarles de que han sido seleccionados como ganadores y se les solicitará que remitan un formulario con los siguientes datos: Nombre, apellidos, DNI o Pasaporte, dirección de correo electrónico, dirección postal y número de cuenta bancaria. En el caso de no poder contactar con alguno de los dos (ganador o finalista) en un plazo de cinco (5) días, el jurado podrá escoger un nuevo texto en ambos casos, y en caso de no contactar con estos segundos en el plazo de cinco (5) días, ese premio quedará desierto.

    4. El premio es personal e intransferible. El premio tendrá que ser recogido por el ganador, o la persona que este designe, identificándose con su DNI, Pasaporte o un documento acreditativo que Zenda considere equivalente.

    ¡Feliz Año a todos!

    Participo en el concurso con el siguiente relato:

     

    Guillermina

    Se acercaba la gran noche, ya faltaba poco y los nervios empezaban a aflorar.

    Desde marzo, se ponía a prepararlo todo para tenerlo a punto. Tejía bufandas o mantas, cosía muñecos de trapo a los que les preparaba todo un ajuar de ropa y accesorios; últimamente también había aprendido a hacer juguetes y adornos a ganchillo y además, de vez en cuando, adquiría algunos caramelos, bombones y otras golosinas. Cada objeto era envuelto en papel de regalo y adornado con una moña, un lazo o cintas brillantes.

    Una vez atesorada una colección generosa, la guardaba en un armario donde permanecería hasta las navidades. Para cuando llegaba la fecha señalada tenía bastantes regalos preparados.

    Disponía todo en el aparador del comedor. Donde antiguamente plantaba el belén completo, con el portal, el puente sobre el río plateado, las montañas lejanas por donde se acercaban Los Magos, el castillo de Herodes, pastorcillos, animales, lavanderas, el pozo, las palmeras y multitud de figurillas que se iban añadiendo año tras año; ahora ya solo colocaba el nacimiento. Era demasiado lío el montaje.

    No faltaba la bandeja con dulces y un termo de chocolate caliente.

    Dejaba sus mejores zapatos al pie del sillón y se acostaba con la misma ilusión de siempre.

    La noche de reyes era mágica y ella no permitiría que nada ni nadie se la estropeara.

    Al levantarse por la mañana refrenó sus ganas de correr al salón-comedor. Se impuso vestirse y peinarse adecuadamente; aunque no se calzó, con sus zapatillas estaba mucho más cómoda.

    Se dirigió a la sala, se sirvió el chocolate del termo, y se dispuso a abrir los regalos con la ilusión de la niña que fue.

    Con su frágil memoria ya no recordaba qué había en cada envoltorio. Incluso, a veces, se había olvidado de alguno de los objetos y eso le permitía sorprenderse.

    El primero que desenvolvió contenía una bufanda que se probó divertida; los tonos eran demasiado chillones para ella, pero no importaba.

    Y así, entre sorbos de chocolate y bocados de roscón, fue desempaquetando los regalos mientras aplaudía y reía de forma infantil.

    Después daba un repaso al álbum de fotos rememorando el regocijo que tiempo atrás se vivía en ese mismo salón cuando se juntaba toda la familia para intercambiar presentes. La algarabía estaba garantizada entre los adultos, sus hijos y sobrinos; diez niños entusiasmados con sus juguetes nuevos y devorando un roscón enorme. Volaban serpentinas y confetis y se fotografiaban en un ambiente de fiesta y felicidad.

    Con el tiempo unos faltan, otros crecieron y se han ido alejando... Pero ella se negó a renunciar a la celebración y se prepara su fiesta particular.

    Guillermina selecciona las prendas y golosinas que va a conservar y va apartando todo lo que donará a la parroquia.

    Se mira en el espejo que le devuelve una imagen rejuvenecida y sonriente.

    En breve, empezará a preparar los reyes del año próximo.

     

     

     

     

     

     

     

    13 abril, 2020 a las 8:35 pm ver respuesta

    santiago ernesto müller el 3 de abril, 2020 a las 16:44

    https:www.facebook.com/santiagoernesto.muller

    https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=2619874061672289&id=100009491613572

    12 abril, 2020 a las 10:54 pm ver respuesta

    Este es el cuento con el que pretendo participar en el concurso de zenda libros, Nuestros héroes.

    #NuestrosHéroes

    Un gesto inolvidable
    Despedía a su marido en el ascensor, era tan temprano que no se cruzaban con nadie que les pudiera reprochar su actitud, así que al menos intentaban mantener esa costumbre.
    Antes desayunaban juntos en el café de la esquina y luego cada uno se dirigía a su trabajo. Ahora no había ningún bar abierto.
    Se giró para que él no viera la angustia en su rostro y entró en el piso.
    ¡Todo había cambiado tanto de forma tan radical e inesperada!. -pensó con tristeza- Miró el reloj, tenía tiempo, se prepararía otro café.
    Se siente agotada, no descansa bien, tarda en conciliar el sueño mientras la mente bulle repasando los últimos acontecimientos.
    ¡Y dando gracias! - se decía a sí misma- al menos ambos seguimos trabajando. Los supermercados permanecían abiertos, ellos tenían el puesto asegurado; él con el camión y ella en la tienda. De la alimentación no se podía prescindir.
    Sin embargo su madre, que limpiaba casas, había sido despedida.
    Una de las señoras le pagó el mes entero aunque solo había trabajado seis jornadas; en las otras casas le abonaron los días trabajados.
    Un sueldo menos.
    Aunque. por otro lado, así que se quedaba con el niño.
    Los colegios no funcionaban tampoco. Si su madre no pudiera cuidarle no sabría qué hacer, solo tiene cinco años.
    Sacude la cabeza para liberarse de tanta presión. Friega el vaso, y se marcha evitando hacer ruido.
    A media mañana la abuela y el nieto salen a la calle, tiran unas botellas al contenedor del cristal y continuan caminando. Los dos llevan mascarilla y guantes.
    Al poco empiezan a oírse voces desde arriba.
    -Mijo, cánteme esa canción tan linda que aprendió
    La criatura esboza una sonrisa y empieza a cantar.
    La abuela aprieta la manita para darle ánimo.
    Alguien chillaba desde un balcón, y otra persona se unió a la anterior
    -¡Quédate en casa! ¡Vergüenza debería de darle y con un niño!
    -¡A tu país deberían mandarte!
    El niño mira a la mujer atemorizado
    - ¿abuelita quieren echarnos de aquí?
    -No mijo ¿de dónde sacó esa idea? Usted sabe que este es su país, usted nació acá.
    -Sí, lo sé, pero mi papá y mi mamá no son de aquí, ni vos tampoco.
    -No, pero vivimos aquí honradamente. Sus papás se mudaron para que usted naciera en un lugar donde con esfuerzo y trabajo pudieran darle más oportunidades; por eso mijo no le encargaron hasta que estuvieron instalados y con suficiente para mantenerle.
    Sus papás son héroes. Ahora cuando todo el mundo se queda en casa para no contagiarse de esta enfermedad tan fea que nos amenaza, sus padres siguen trabajando; sin ellos nadie podría conseguir comida. Su papá transporta alimentos y su mamá atiende en el supermercado.
    Son tan importantes como los médicos, la policía o los bomberos. Como todos los que cuidan de los demás. Deberían agradecerles.
    Nunca consienta que les desprecien, sus papás son héroes.
    Una patrulla se acercó a ellos con las luces destellando.
    -Buenas tardes señora. Nos han llamado los vecinos porque les han visto paseando. Hay que permanecer en casa.
    ¿Puede indicarme donde va?
    - Pues verá señor, vamos a por un compañerito de mi nieto. Siempre lo traemos de la escuela hasta que viene su mamá; ahora como no hay escuela pues, andaba en su casa y una vecina le cuidaba mientras la madre trabajaba.
    La mamá es enfermera y cayó mala. Ya no le quieren atender por temor a enfermar y no puede quedar desamparado, así que mija me llamó para que fuera a por él; mija está trabajando.
    - Señora, podemos acercarla nosotros.
    ¿Qué te parece chaval, quieres ir en el coche y que pongamos las sirenas?
    La criatura cabizbaja no contesta.
    - Agente, mi nieto está asustado, nos chillan que nos vayamos a nuestro país, y al verle a usted...
    -Entiendo.
    El hombre se agacha, le coloca la gorra al crío y mirándole a los ojos le propone:
    -Verás, iremos a buscar a tu amigo.De camino diremos por el megáfono lo que vais a hacer para que todos se enteren.
    Y pediremos que aplaudan a tu abuela y a tus papás por ser tan valientes.
    Tu familia sabe que solo si nos ayudamos unos a otros conseguiremos salir de esta, otros necesitan aprenderlo aún.
    El niño corre alegre hacia el coche al tiempo que la mujer emocionada se deshace en agradecimientos; su nieto nunca olvidará ese gesto.

    14 octubre, 2019 a las 12:04 am ver respuesta

    M. Victoria Amirola Martínez el 13 de octubre, 2019 a las 22:57

    https://mariviamirola.wordpress.com/2019/10/13/la-herencia/

    No encuentro ninguna pregunta que deba contestar.

    Envío mi relato con la intención de participar en el concurso.

    Gracias

    13 octubre, 2019 a las 10:57 pm ver respuesta

    Zenda el 4 de octubre, 2019 a las 10:37

    Un animal doméstico. O salvaje. O varios. Una historia contada en primera persona, por el propio animal, o por cualquier otro narrador. Real o ficticia. Actual o de cualquier época. Escribe un relato y participa en el concurso de #historiasdeanimales de Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 3.000 euros en premios. El plazo para participar comienza este 4 de octubre, Día Mundial de los Animales.

    El jurado de este concurso lo forman los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 2.000 €. El premio para la otra historia finalista es de 1.000 €.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Las historias de animales deberán ser originales e inéditas. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar del viernes 4 de octubre de 2019, al domingo 20 de octubre de 2019 a las 23:59. El miércoles 23 de octubre publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 25 de octubre de 2019 se difundirán los nombres del ganador y del finalista.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #historiasdeanimales en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu historia!

    https://mariviamirola.wordpress.com/2019/10/13/la-herencia/