• Moja
    Participante

    11 marzo, 2017 a las 12:21 am ver respuesta

    Suscribo totalmente la respuesta de Diario Villanueva, pero creo que alguien debería explicar lo que es la RAE y la Lingüística no ya del siglo XXI, sino del siglo XX, a la gente que no tiene ni idea de Lingüística, y a algunos que creen que sí. Como bien dice el director de la RAE las academias de la lengua nacieron con carácter prescriptivo, porque era lo habitual en aquella época en la que las potencias europeas buscaban la hegemonía no solo a través de la fuerza sino también de la cultura, (deberían tomar nota hoy), pero desde principios del siglo XX la lengua se considera un constructo convencional que generan sus usuarios y la RAE y sus ediciones describen lo que dicen los hablantes, así que a mí me gusta poner como ejemplo que criticar a la RAE es tan absurdo como criticar a los mapas de carreteras por su estado, un mapa solo describe el estado de las cosas, y si tú eres extranjero o un inocente y alguien te llama truhán,  pendenciero o trapacero, lo ideal es que si vas al diccionario sepas que te han dicho, quejate al que te insulte, igual que si una carretera esta llena de baches debes quejarte al que las hace no al que las describe con un mapa.

    Y aún digo más,  debería usarse el DRAE como herramienta de análisis social, porque el tan manido ejemplo del sexo débil apareció en el diccionario de la RAE durante la dictadura, que no antes de ésta,  lo cual es símbolo del éxito de implementación del ideario franquista en la sociedad a través de propaganda rancia y retrógrada de corte tradicional católico,  y supongo que como gracias a dios ese ideario se va superando, y a nadie se le ocurre llamar hoy sexo débil al conjunto de las mujeres, pronto desaparecerá del diccionario.

    Sí criticaré a la RAE porque para comprobar esto último he tenido que acudir a recursos de la universidad de Toronto y de Heidegger, a ver si se modernizan y ponen recursos al servicio de estudiosos y curiosos, que para eso son la más importante academia lingüística que existe.

    Moja
    Participante

    11 marzo, 2017 a las 12:17 am ver respuesta

    Rogorn, no me parece mala tu idea de añadir comentarios a las definiciones, pero en realidad creo que el problema es un poco, de desinformación generalizada, porque la Lingüística es una disciplina descriptiva prácticamente desde principios del siglo XIX,  o quizás antes, la dialectología ya consideraba como dignas de estudio todas las variedades dialectales, pero en España la gente tiene interiorizado que la RAE te dice como hablar, cuando no es así,  sino al contrario, la RAE dice como habla la gente, y lo que no sabe nadie es que la academia funciona documentando usos que pasan al DRAE si son suficientemente estables y generalizados como para hacerlo, y fin de la historia.

    Y este generalizado sentir general tan errado, que lo encuentras incluso entre filólogos, se debe al trato y uso que el franquismo hizo de la educación,  la censura y la lengua española como símbolo patrio. La educación fue regulada por estrategas de la propaganda y estudiosos reaccionarios, de los que aún hoy se utilizan sus sistemas,  y que intentaron hacer desaparecer los sistemas educativos republicanos para regresar al sistema del siglo de Oro, que al régimen le venía muy bien, con desprestigio de las otras lenguas peninsulares y otra de las grandes falacias sobre la lengua española, la superioridad del español de valladolid, junto al repetido "¿cómo se dice tal cosa? Espera, que lo miro en el Diccionario. ".  Y lo consiguieron, mientras el mundo estaba lleno de grandes hispanistas extranjeros referentes de la lingüística moderna, España volvió a los preceptos del siglo XVIII, incluso entre los estudiantes de la antigua filología hispánica. La situación ha mejorado algo con el actual grado de lengua y Literatura españolas, pero valga como ejemplo mi caso en el que me han asignado un tutor para mi trabajo fin de grado que se ha especializado en Análisis del discurso, disciplina nacida en los años 50 del siglo pasado, con gran auge desde los años 80, y que he tenido que investigar por mi cuenta porque no se da en mi grado.

    Así que creo que habrá que explicar mejor que los académicos no inventan ni provocan nada, si hay términos machistas o degradantes es porque hay gente machista o que denigra a los demás, y quizás debería verse el DRAE como un documento útil para señalar los problemas de la sociedad.