• rosa ceballos
    Participante

    7 marzo, 2017 a las 11:38 pm ver respuesta

    Si para defender el laicismo en la sociedad atacamos a las personas religiosas.....apaga y vámonos.

    Las feministas defendemos a la mujer que lleva un pañuelo y a la que no lo lleva, criticamos al que obliga a llevarlo y al que obliga a no llevarlo.

    Pero a la mujer que lo lleva, cuidado, dejadla en paz.

    Menudo bodrio de artículo, Sr. Pérez-Reverte

    ¿Calladas como meretrices?

    Se le ha ido a usted la olla, "caballero"

    rosa ceballos
    Participante

    7 marzo, 2017 a las 10:46 am ver respuesta

    Los musulmanes no te obligan a ponerte un pañuelo o hiyab (nadie ha hablado de un burka, no mezclemos)para estar en su casa. Esto es una patraña muy utilizada como argumento por los que tienen una imagen de los musulmanes más propia de un cuento de terror para niños que de un conocimiento real de ese colectivo humano.
    Y para atacar al feminismo cualquier excusa es buena.
    Especialmente lamentable cuando el ataque viene de mujeres.
    Saludos

    rosa ceballos
    Participante

    6 marzo, 2017 a las 5:00 pm ver respuesta

    Totalmente de acuerdo con el criterio de la RAE en boca de su Director.

    Bien hace en atender a la sensibilidad de colectivos o de minorías, pero sin caer en una corrección política que desvirtuaría su misión como notaria, no como policía, como notaria (me parece entender que es más esto) del uso y evolución del idioma.

    Una entrevista magnífica y un Director de la RAE magnífico, muchas gracias.

    rosa ceballos
    Participante

    6 marzo, 2017 a las 4:43 pm ver respuesta

    Totalmente de acuerdo con Javier Marías siempre que hace referencia a las redes sociales.....bueno, y siempre en general jajajaja
    Los españoles parecemos muy cabreados, es una merienda de hienas y el respeto brilla por su ausencia.

    Campañas orquestadas, ha dicho un participante....seguro, nos manejan como a marionetas....porque nos dejamos, y encantados de que nos pongan tan a mano un desahogo para nuestro cabreo.

    Y entramos en bucle de cabreo, contra todo y unos contra otros.....en vez de aportar soluciones para....algo

    rosa ceballos
    Participante

    6 marzo, 2017 a las 4:16 pm ver respuesta

    Respondo al participante romeiro y con todo el respeto le digo que suponer a todas las mujeres de nuestro entorno cultural unos valores de libertad individual y asertividad como mujeres para lo que atañe a su aspecto físico y su atuendo.......es mucho suponer. Lejos de eso, lo que veo es que unas se dejan influir por su tradición y su cultura (intimamente ligada a los preceptos del Corán, que inciden en todos los aspectos de su vida, parece ser y, siendo así, sigue siendo cultura en sentido amplio y no sólo estrictamente religión) y otras nos dejamos influir por la publicidad, las modas, ciertos liderazgos que no entro a valorar, etc.....cuando no por las personas de nuestro entorno familiar más cercano. ¿Es esto anormal? Creo que es normal y que no es motivo ni justifica discriminar a las personas por su aspecto para el ejercicio de cualquier profesión, incluyendo a las que se ejercen con uniforme, pues ni siquiera el uniforme militar tiene por qué igualarse al milímetro, mucho menos el de una azafata de vuelo. Ésta, cumpliendo con los distintivos básicos de azafata reconocibles por los pasajeros, va sobrada. Si hemos viajado en avión sabemos que tras el despegue, las azafatas se quitan el preceptivo gorrito y cada una lleva el pelo y el peinado como le parece oportuno, a lo cual, nada que objetar.

    Mi madre en ciertas épocas en las que era práctica habitual cubrirse la cabeza con un pañuelo, lo hacía. Para desplazarse en coche descapotado y no llegar a destino "con greñas de a salto de mata".....luego.... también lo hacía por recato, a su manera.....por el tan tradicional nuestro "qué dirán".

    Sinceramente, armar tremolinas por un pañuelo en la cabeza.....mezclando con feminismo, con no sé qué más y algunas gotitas de demagogia....no acabo de entenderlo (Esto va para el Sr. Pérez-Reverte). Los alumnos de cualquier colegio están expuestos a cosas peores hoy día, por desgracia. Para empezar, están expuestos a los adultos y nuestros prejuicios, que no son de los chavales, son nuestros.

    Saludos

    rosa ceballos
    Participante

    6 marzo, 2017 a las 1:28 pm ver respuesta

    El hiyab es más cultural-tradicional que religioso.

    Y no sospecho de la profesionalidad de una profesora porque lleve un pañuelo en la cabeza, o zapatos de tacón de aguja o el pelo de color verde. No temo que adoctrine a nuestros hijos, además si lo intentase lo sabríamos enseguida. Supongo que impartirá la docencia en la materia que le toque y que será una persona inteligente y vocacional de la enseñanza que sabrá con quién trata: con niños, adolescentes, jóvenes, y las vulnerabilidades y fortalezas de cada etapa vital de esos alumnos. No tengo por qué dudar de que sea una buena profesora o, al menos, tan buena o mala como cualquier otra, sin que ello dependa de llevar el pelo cubierto por un pañuelo o la cabeza rapada al 1 por pertenencia a cualquier tribu o secta que vaya usted a saber las normas inflexibles que impone y la intolerancia que gasta.....Perdamos el miedo al que es diferente, sobre todo si muestra su diferencia abiertamente y no la esconde.