• 28 enero, 2021 a las 12:57 pm ver respuesta

    María Teresa Santiago Ariza el 28 de enero, 2021 a las 12:29

    Buenos días a todos/as,

    Aquí mi relato sobre el profesor que me ayudo a alcanzar y dedicarme a aquello que más me gustaba, la música.

    https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=2789953394630264&id=100008468910286

     

    ¡¡Saludos!!

     

    https://www.facebook.com/puri.gutierrez.1

    Hola. Aquí dejo el enlace para mi microrrelato El retrato. Es una historia real. Gracias. Saludos

    28 enero, 2021 a las 12:53 pm ver respuesta

    Zenda el 14 de enero, 2021 a las 12:30

    Escribe sobre tu mejor maestro y participa en el nuevo concurso de  Zenda, patrocinado por Iberdrola y dotado con 2.000 euros en premios. El certamen comienza hoy y terminará el 28 de enero, día de Santo Tomás de Aquino, patrón de las universidades, de estudiantes y profesores.

    ¿Cómo recuerdas a tu mejor maestro, a la mejor profesora o profesor que has tenido en primaria, en infantil, en EGB, en párvulos, en BUP, en la ESO, en Bachillerato, en COU, en la FP, en la Universidad, en una academia,...? Participa en el nuevo certamen de Zenda, patrocinado por Iberdrola.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para la dos historias finalistas es de 500 € para cada uno.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    1) Los relatos deberán ser originales e inéditos. Para poder participar en el concurso será necesario escribir en Internet un cuento, real o ficticio, en el que aparezca una persona dedicada a cualquier tipo de enseñanza. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu historia en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el jueves 14 de enero de 2021 al jueves 28 de enero de 2021 a las 23:59. El miércoles 3 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 5 de febrero de 2021 se difundirán los nombres del ganador del primer premio de 1.000 euros y de los ganadores de los segundos premios de 500 euros.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MiMejorMaestro en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    https://www.facebook.com/puri.gutierrez.1

    El retrato
    Me disponía a entrar en el cajero automático del barrio vecino, porque en el far south-west there isn´t, cuando, de repente, me saltó a los ojos el póster que estaba pegado en la puerta, pero ¡carajo! si es Don Jorge, Don Jorge Rodríguez Padrón, mi viejo y maravilloso profe. Me paré frente a él observándolo fijamente, y descubrí, por la leyenda, que anunciaba un acto que ya había tenido lugar –que me había perdido, pues- y que la foto, de gran formato, estaba impresa en un papel plastificado adhesivo de calidad. Después de lamentar, por unos segundos, no haber podido disfrutar la conferencia, y en compañía ya de Garcilaso, Sor Juana Inés, Juan Ramón, Gabriela, Federico… de la poesía que me inundó, raspé la puntita superior del cartel, que parecía fuerte y resistente, pero, ante el apremio de un desperrado desesperado que sospechó mi intención, no me quedó más remedio que suspender la operación y entrar a buscar mi dinero. Al salir miré la foto fijamente y le prometí volver, ¿cómo voy a dejarte aquí, solito, a expensas de que, mañana mismo, te arranquen la piel a trozos o te peguen a un David Bisbal encima? Ya había pergeñado mi plan.
    Con nocturnidad y alevosía –literales amabas, vamos- regresé al cajero automático provista de un hermoso pedazo de cartón y, en la más absoluta clandestinidad, me hice con el retrato, sin que me observaran otros ojos distintos al del cíclope del gran hermano incrustado en la pared, del cual pasé, pues pensé en buena lógica, que la sustracción de un pliego distinto al del papel moneda no le interesaría demasiado. Después de aplicar un ratito mi sudorosa pericia de filigranas para que la gran foto adhesiva no se convirtiera en una papa arrugada, pude, finalmente, despegarla del cristal y pegarla en mi cartón. La llevé a casa en el asiento del copiloto, donde viajó con gran dignidad, por cierto; tanta, que el empleado de la gasolinera en la que suelo repostar porque me sirven, y porque en el far south-west there isn´t, el gomero, al que conozco desde pibes, al verlo, me preguntó tan discretamente, para qué lo quieres… a lo que contesté con la misma discreción, es mi profesor preferido y no pienso dejarlo abandonado en un cajero automático de carretera. Durante el viaje me enteré del tema de su conferencia en la capital, y hasta conversamos sobre los Esperpentos de D. Ramón María.
    El resto de la historia es sencilla: al día siguiente recorté la publicidad y otras leyendas de la foto, respetando su nombre. Un par de semanas más tarde lo llevé a que le pusieran un marco; de madera anaranjada, bonito. Y aquí está, frente a mi mesa de estudio. Sigue enseñándome el Maestro, ¡gracias, D. Jorge!