• Dayana Hernández
    Participante

    26 enero, 2022 a las 10:27 pm ver respuesta

    https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10159879511752154&id=51092715

     

    Después de la Noche más Oscura
    "Lámparas que se apagan, esperanzas que se encienden: Aurora" Omar Jayam.

    Era 2009 y mi madre, internada, me habló por primera vez de la profesora Lasala. ¡Tienes que buscarla Dayana, y tienes que presentar ese tema libre! Yo no estaba tan convencida, que a tu madre le dé un infarto no es poca cosa. Pero mi madre además era mi colega de profesión, sabía de mi anhelo de convertirme en endodoncista, me había regalado la tercera edición del libro de Lasala, Padre y pionero de la endodoncia iberoamericana. Había que ir a Barquisimeto.
    Y allí estaba ella, con sus ojos de profundo azul, con su sonrisa y su acento español. Ese marzo de 2009 me tracé una meta: ser su alumna.
    Trabajé duro, comencé las clases de endodoncia después de una larga selección, donde no solo sopesaron mis calificaciones sino cómo trataba a los pacientes y a mis compañeros. "El papel lo aguanta todo" decía la Dra Fajardo...ella sabía bien de lo que hablaba.
    Cuando buscaba motivación leía un discurso que había dado el Dr Ángel, la primera vez que aceptó un padrinazgo, antes de morir. Y fue cuando lo recordé. Entraba en el ascensor, del brazo de una alumna. Sus gafas gruesas, su pelo blanco, su traje...le saludaban todos al pasar. Fue mi único encuentro con quien sería un pilar fundamental en mi vida personal y profesional. Fue la única vez, aún siendo estudiante, vi al Dr Lasala.
    Acudí a su biografía y aún hoy, a su legado.
    La abrí un oscuro dia octubre, el día después de mi secuestro. Necesitaba sobreponerme como él lo hizo al asesinato de su padre, al paseíto del 36. Necesitaba agradecerle a la vida, que un día de noviembre en los años 40, cruzara un lago helado con una maleta llena de libros.
    No sé si fue el episodio donde consiguió el boleto a América el que más me inspiró. O su pasaje "sentir a Venezuela" pero sin duda lo que más me conmovió, fue ver, el brillo en los ojos a cada uno de los profesores a quienes le pregunté por él.
    El más aragonés de los endodoncistas iberoamericanos me estaba dando un regalo, muchos años después de su partida.
    Tardé lo mío en comprender, que el mayor regalo que me dio fue su "Aurorín", que con bastón y ojazos de profundo azul corregía mis anglicismos. Fue ella quien me dió el empujón necesario aquella primera presentación donde, nerviosísima, exponía los ángulos de curvatura de un molar superior "a mi padre le habría encantado estar aquí".
    Que cuando odié la realidad de mi país se preocupó en decirme, que a pesar de lo que había sufrido su familia, la mejor venganza era salir adelante con alegría y amor, que la peor venganza era el olvido. Ella que nació con su padre en la cárcel por ser médico en el frente, ella que estuvo separada de su padre cuando él en Francia trabajaba en una fábrica de conservas, ella que fue la niña más feliz del mundo, en el pueblo de La Quebrada, en los Andes venezolanos, aunque su padre se fuera en mula a atender parturientas en medio de la montaña. Ella, que siguió los pasos de su padre, que luchó contra la oscuridad en "la casa que vence las sombras" en la Universidad Central de Venezuela. Quien aún hoy recuerda aquella estudiante que era enfermera, mi madre.
    Tardé años en darme cuenta que el mejor legado que recibí del Dr Lasala, fue su hija, mi mentora, la Dra Aurora Lasala.
    Cuando necesité un consejo sobre el autismo de mi hijo, allí estuvo para mí.
    Cuando, devastada, con un bebé recién nacido, no conseguía fórmula para alimentarlo, ahí estuvo con consejos de lactancia, la Dra Lasala. Cuando di el paso de emigrar, al país de mis abuelos, allí tuve el consejo y el apoyo de la Dra Lasala. Cuando di mi primera conferencia, tuve el apoyo de Aurora Lasala. Decir su nombre es sacarle una sonrisa a un antiguo alumno, es emular buenos momentos como aquellos bajo una mata de mango, a orillas de una quebrada, a las faldas del Ávila, escuchando un ensayo orquesta sinfónica juvenil Venezuela.
    Es tener un apoyo incondicional, aunque estés en Australia, es añorar volver a ver esa luz de esos ojos. Ese saber estar. Esa maestra de maestros. Alegría de vivir. Aurora después de la noche más oscura.

    Dayana Hernández
    Participante

    26 enero, 2022 a las 10:26 pm ver respuesta

    Zenda el 17 de enero, 2022 a las 12:56

    Queremos homenajear a nuestros profesores. Escribe un relato —tienes de plazo desde el lunes 17  hasta el domingo 30 de enero de 2022— protagonizado por un maestro, de cualquier tipo de enseñanza,  y participa en el nuevo concurso de Zenda patrocinado por Iberdrola, dotado con 2.000 euros en premios.

    El jurado está formado por Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

    El primer premio está dotado con 1.000 €. El premio para los dos finalistas es de 500 €.

    A continuación te explicamos cómo participar.

    Queremos homenajear a nuestros maestros. A nuestros docentes. A los profesores que nos han formado y nos forman en cualquier etapa de nuestras vidas, en colegios, escuelas, universidades. Escribe un relato, ficticio o real, ambientado en cualquier momento, protagonizado por una maestra de EGB, por un profesor de la ESO, de la Formación Profesional, en la Universidad, en una academia,...   y participa en nuestro nuevo concurso #MaestrosInolvidables.

    1) Los textos deberán ser originales e inéditos. La extensión mínima de los textos es de 100 caracteres y la máxima, de 1.000 palabras. Cada concursante podrá participar con un máximo de dos textos.

    2) Debes publicar tu relato en internet, como entrada de un blog, como una anotación en Facebook, en Twitter con un tuit o un hilo, o en Instagram mediante una publicación o una historia destacada.

    3) Después, si aún no estás dado de alta debes registrarte en este foro de Zenda y escribir una respuesta al final de esta misma entrada. En la respuesta, incluye la dirección donde has publicado el texto. No es necesario publicar aquí el texto completo, basta con la URL (la dirección web).

    4) Calendario del concurso: puedes participar desde el lunes 17  al domingo 30 de enero de 2022 a las 23:59. El miércoles 2 de febrero publicaremos en Zenda una selección con los 10 relatos que optan a los premios. El viernes 4 de febrero de 2022 se difundirán los nombres del ganador y de los dos finalistas.

    Y podrás divulgarlo con la etiqueta #MaestrosInolvidables en las redes sociales.

    En este enlace puedes consultar las bases del concurso.

    ¡Participa y escribe tu relato!

    https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10159879511752154&id=510927153

     

    Con todo mi cariño